Santo Remedio regala un almuerzo para dos

84


Por Michele Monet

CONCURSO CERRADO: ver resultados

Cuando uno trabaja en oficina siempre está el dilema de donde ir almorzar y algunas veces uno se aburre de comer la misma comida que ofrece los locales cerca de tu trabajo o simplemente de hacer malabarismos con el dinero y tiempo para ir a un lugar. Por eso mismo nuestros queridos amigos del bar restaurant Santo Remedio invitan a todas las zancadict@s a participar en un entretenido concurso!

Como varios ya saben, Santo Remedio se especializa en tragos y alimentos afrodisíacos, así que si quieres ganar un almuerzo para dos personas, sólo debes hacerte amigo del Facebook de Santo Remedio y contarnos tu mejor historia de “pollito al velador” en los comentarios de este post.

Los comentarios serán elegidos bajo nuestro subjetivísimo punto de vista y tienes plazo hasta este viernes 13 de Mayo 2011 para participar, Mucha Suerte!

Santo Remedio
Dirección: Román Diaz 152, Providencia, Santiago.
Teléfono: 56-2-2350984

*Recuerda que al dejar tu comentario te pedimos el favor que escribas un mail que revisas seguido.

11 COMENTARIOS

  1. Hace un tiempo que tengo un amigo con ventaja; ventaja de conocernos hace muchos años, ventaja de que vivimos cerca, ventaja de que somos capaces de ser maduros y de reirnos de la vida (aunque esto se lo debo exclusivamente a èl) y hace un par semanas, que no nos veìamos, mucho trabajo o mucho estudio, pero ambos ya estabamos al borde de un colapso nervioso por no tener un dìa libre para descanzar. Iba en el taxi un dìa, preocupada de llegar tarde, con el parpado a punto de cerrarse solo, y a pocos metros de donde tomè el taxi veo a mi amigo, no lo pensè dos veces e hice que el chofer se detuviera y le dije a mi amigo que tal vez no importaba si ambos llegabamos tarde a nuestras responsabilidades sòlo por ese dìa: ¡Què grafificante! La pròxima tampoco lo pienso y me arranco.

  2. Con mi compañero de la vida estamos cesantes, nos vendría muy bien poder salir a regalonearnos un rato, y lo mejor, comiendo riquísimo y sin pagar! 😉

  3. estaba de cumpleaños, y na po… te invito a almorzar, y vamos..! inventé en la pega que me juntaría con mi papá que no veía hace muchos años, y la hora de almuerzo fue de 1 a 4, increible… !

  4. ¡El placer de comer!. Sentarse a la mesa en buena compañía… saborear los alimentos y agradecer, agradecer al Universo la posibilidad de tener alimentos en la mesa…una buena costumbre que todos deberíamos tener… pero también agradecer tener sentidos: oido, vista, olfato, tacto, gusto… que privilegio!. Y esta reflexión… gracias a ¡El placer de comer!…

  5. una buena fue estando en el trabajo aun y ya era casi hora de salida y estaba solo en la oficina y llego mi polola, me dijo que cerrara la puerta, me bajo los pantalones y me tiro al sillón y me dijo que no hiciera nada, que ella haría todo. así da gusto ir a trabajar XD

  6. Apenas comenzo el año estudiantil, y el primer dia de universidad, nos parecio mas entretenido capear clases e irnos juntos a inaugurar las otras clases… las de sexo 😛

  7. Huy si, a veces en días como estos, dices que ganas de estar en lugarcito que no solo sea demasiado agradable sino también ultra rico y variado, Santo Remedo siempre ah sido una de mis opciones, a demás queda muy cerca de mi casa, sí de maravilloso!
    Tengo ganas de ir, pero estamos a 11 o sea, tengo mi cuenta corriente igual que toooooodos los que lean este post, en CERO! y hoy, es uno de esos días, en ue quiero estar en Santo Remedio comiendo algo ricoo!!
    Que ganas de comer!! o sea de GANARRRRRR.
    saludos!

  8. Santo Remedio lo mejor para motivar a las parejas…como fan y clienta lo recomiendo si o si…

    Bueno, mi mejor historia de POLLITO AL VELADOR, me sucedió nace unos años, cuando trabajaba de secretaria en una multitienda. Tenía una atracción fatal con uno de mis compañeros, cada vez que nuestras miradas se cruzaban nuestros cuerpos se ponían a palpitar de deseo. A si es que un día decidimos que ya era hora de hacernos chupete y nos fuimos a un motelucho de cuarta que lo único que tenía de bueno era que quedaba cerca del trabajo. Cuando llegamos no nos importó que la cama tuviera olor a añejo, ni que las tablas del piso crujieran con cada movimiento de nuestros cuerpos…la verdad es que lo pasamos salvaje, fue digno de kamasutra…el encuentro fue perfecto…excepto a que cuando me estaba vistiendo, sorprendida vi que pegado en la sábana había un asqueroso chicle, lo que delataba que no habían sido lavadas desde hace quizá cuanto tiempo….salimos apretando cachete para nunca más volver…pero lo comido y lo bailado nadie me lo quita jajaja…

  9. Recuerdo te tuve una experiencia de pollito al velador un poco trágicómica, porque como en mi trabajo me daban sólo 45 minutos para colación, tuve que saltarme el almuerzo para ir con la mujer que me hacía temblar las piernas cada vez que veía su cuerpazo. A si es que la invité a uno de esos lugares donde las parejas dan rienda suelta a sus deseos carnales y lo estábamos pasando la raj….cuando a mi, por falta de alimento me empezaron a sonar las tripas…qué plancha, me quise morir!!!…afortunadamente, mi pareja fue muy comprensiva, casi maternal…y como andaba con un paquetito de galletas de agua en su cartera, me lo pasó para que mi guatita dejara de rugir…y finalmente pudiéramos concretar nuestras pasiones…

Dejar una respuesta