Jamie Lidell en vivo: aún mejor

71


por Ana Paula, fotos: Rodrigo Ferrari

Prendido e impecable. Esas son las palabras que me vienen a la cabeza cuando me acuerdo del recital que Jamie Lidell nos regaló en el Amanda el martes recién pasado.

Lidell no necesita mucho apoyo para hacer una buena presentación, pero en este caso los músicos que lo acompañaban –en la batería y en el teclado– entregaron la armonía perfecta para que el recital fuese aún más potente.

Lidell presentó canciones de su último álbum, Compass, junto con sus éxitos de otros años, como Another Day y Multiply. Por muchas veces lograba despegar mis ojos del escenario (y de la chaqueta alucinante que llevaba puesta), y me quedaba pegada viendo la gente bailando, fascinada con la voz del Lidell, que en vivo se hace aún más precisa y potente.

El sonido fue impecable, y el espacio fue suficiente notar lo simpático que es. Show aparte fue el tecladista, quien estaba demasiado prendido y traspasaba al público su buena vibra.

Pero lo que más me gustó fueron nuevas versiones para algunas de sus canciones más conocidas, como A little bit more (que Lidell presentó solo, confirmando su dominio sobre los aparatos electrónicos), y principalmente What’s the use (una de mis favoritas y que ganó una versión más enérgica).

Definitivamente, mis expectativas se cumplieron, y me atrevo a decir que a toda la gente que estaba ahí, también.


2 COMENTARIOS

  1. Siiii! qué manera de pasarlo bien! Él y la banda estuvieron de lujo. Super entregados al show. La voz de Jamie, impecable.
    El único punto bajo para mi fue el público. F O M E. Apenas cantaban, apenas bailaban, estaban más preocupados de sus tragos. Tenía unas ganas de hacer callar a unas rucias que no paraban la cháchara y no me dejaban disfrutar 🙁 No sé dónde estabas ubicada tú, pero por donde yo estaba (por la escalera) fue así…Bueh, en fin.
    Pero al final lo gocé como nunca…Tan entusiasmada como cuando lo conocí y amé su música unos cuantos años atrás. De lujo!.

  2. Muy bueno, no lo conocía y me gustó mucho!!!
    Lo mejor: su voz, el tecladista (un genio), su chaqueta y las calcomanías de dinosaurios brillantes de su computador.
    Lo peor: Tocó muy poco rato, la entrada muy cara para lo corto que fue, el ambiente típico de Amanda.

Dejar una respuesta