Cuando demuelen tu pasado

173


por Mariana y punto

Hace más de 10 años que mis tatas vendieron la casa en la que vivieron toda mi niñez. La casa a la que me iba después del colegio a almorzar, en la que tomaba leche en mamadera echada en el suelo del living, en la que trataba de jugar con mi hermano a los autitos en la alfombra y en la que comía el mejor arroz de mi vida que ahora intento imitar.

Hace mucho que sabía que en su lugar habían construido un edificio, pero fue recién hace unas semanas que pasé caminando por fuera por primera vez.

Lo mismo pasó con mi colegio, que con todo lo venido a menos que estaba su edificio fue bien traumático pasar por fuera y verlo en el suelo. Tanto que todavía no me animo a ver un video que hay en Internet donde muestran el paso desde lo que era hacia la nada que es ahora.

Quizás yo soy demasiado apegada a lo material, pero así como es emocionante volver a los espacios de la infancia o lugares importantes de nuestro pasado, pucha que es triste darse cuenta así de evidentemente que nunca vas a poder volver.

37 COMENTARIOS

  1. hace poco desarmaron la casa de mis tatas 🙁 y cortaron algunos árboles del patio grande que hay, para construir una casa nueva.. que fome, es como triste a veces
    saludos a todos

  2. No creo que tenga que ver con ser apegada a lo material, al contrario, lo que te duele no es tener el lugar sino que saber que ahí está tu infancia, tus recuerdos.

    Yo no he tenido la experiencia (mi casa todavía está en pie), pero el año pasado (antes del terremoto) llevé a mi mamá a Los Ángeles a ver si su casa todavía existía. Paseamos por toda Calle o’Higgins y ella iba con la boca tapada, los ojos llenos de lágrimas, porque nada era igual, ni los arbolitos. De repente reconocía una esquina y apuntaba y gritaba “ahí estaba el almacén!” o “Esa de ahí era mi casa!!” Es de las cosas más emocionantes que me ha tocado ver en vivo y en directo.

  3. Yo todavía no viajo a Talca porque no quiero afrontar la pérdida de la casa del campo donde pasé todos mis veranos y FDS de mi infancia. Me da mucha pena ver las fotos. También cayeron las casas de mis dos abuelas que eran de adobe. Una vive en una mediagua aún y está luchando por ganarse el subsidio de reconstrucción, que le ha costado un mundo, a pesar de que su pensión es de $66000. Lamentablemente ella no quiere estar de allegada y prefiere vivir en su mediagua. La casa de mi otra abuela ni siquiera ha sido demolida, ella a pasado por las casas de casi todos sus hijos, acomodándose, sin intención de recuperar su independencia.

    Este FDS mi familia viajó y yo no me atreví a ir por pena de ver mi infancia en el suelo =(

      • Lo sé, pero no me siento preparada para hacerlo. Sobretodo porque sé que agarraría a mi abuelita y me la traería para que no pase frío en su mediagua y ella no quiere porque espera eternamente que vaya la asistente social y le aprueben el subsidio, entonces, saldría pelea.

        Al Campo me da pena ir, con eso estoy en negación, siempre soñé que mis futuros hijos pudieran vivir lo que viví ahí, era una casa colonial tan grande, que servía para que 8 hermano con 30 hijos en total estuvieran sin incomodarse y ahora quedan como dos piezas en pie, con peligro de derrumbe =(

        • Puxa…qué pena lo que escribes….me duele el corazón!. Yo amo a mi abuela y no soportaría que le pasara algo que la incomodara. Estudio en Talca y tengo algunos contactos, porqué no me envías los datos de tu abue y veo si puedo hacer algo……tú sabes que este mundo se mueve por pitutos y si tengo a alguien conocido que pueda ayudar, lo hacemos…..Aunque no prometo nada.
          Saludos
          Dame tu mail

  4. Uhhh la casa de mi infancia, la q me crié, era una casona gigante, llenas de escaleras y recovecos donde me escondía a jugar y soñaba con mundos imaginarios. Todavía recuerdo que me daba terror meterme debajo de la escalera que llevaba a una pieza llena de cachureos, q en su tiempo en que la casa era Top, había sido una especie de solarium.
    Siempre me imaginé que algún día iba llevar a mis hijos (q aún no tengo) a re-descubrir esos lugares con ellos.
    Pero el 2007 un terremoto en Tocopilla hechó abajo esos sueños.
    Debo de confesar que el 2009 fui al norte, pasé por Tocpilla, pero no quisé entrar a la ciudad, ya que no solamente se vino abajo esa casa, sino que también la de mis abuelos, asi como lugares como mi primer jardín infantil, o la fuente de soda donde ibamos con mi padre a tomar té. Es triste, es el progreso, dicen o la fuerza de la naturaleza. Pero mis recuerdos están intactos, sobre todo esos relacionados a las tardes donde entre juguetes y maderas viejas, viajaba a lugares increíbles!!!

  5. No lo pensaría como ser apegada a lo material. Creo que uno arma recuerdos y cariños a partir de la materia, y obviamente la casa de los abuelos y el colegio de una es fuente de innumerables recuerdos de buenos momentos y de amor, en definitiva.

    • estoy de acuerdo contigo…. yo aún recuerdo la casa de mi infancia y mi adolescencia (viví 15 años ahí) y no tanto por el aspecto material, ya que en la casa que estoy ahora es mejor, mas grande y cómoda… pero no puedo evitar hacer un puchero nostalgico cuando paso por mi ex casa… después de todo viví tantas cosas ahí.
      me dio ene penar irme…. despedirme de mi pieza, de mi rincón favorito del jardín, etc.
      ahhhhhhhh que recuerdos….sinf, snif.

  6. a mi me pasó que una de las casas donde vivi cuando chica, la mas bonita y de la que tengo los mejores recuerdos, ¡ya no existia! y lo más triste fue ver que en vez de ser un edificio (donde por lo menos hay nuevas familias o alguna sensacion de futuro) el terreno lo habian convertido en un ¡estacionamiento!

  7. Me pasa con el edificio en dónde vivían mis abuelos y en dónde trabajó mi abuelo toda su vida. Como estudiaba a dos cuadras de ahí y queda en pleno centro, era el lugar de reunión de tod@s l@s hij@s y niet@s, lo que hizo que se convirtiera en mi primer hogar, porque pasaba mucho más tiempo ahí que en mi casa. A mi abuelo finalmente lo despidieron y a poco después falleció. Aún cuando el edificio sigue en pie me da demasiada pena pasar por ahí, así es que trato de evitar esa calle

  8. Despues del terremoto tuvieron que demoler el colegio donde estudie toda mi vida en Concepcion… Se me apreta la garganta cuando me acuerdo de como quedo, pero fue peor ver el espacio vacio… mis hijos (q todavia no tengo) nunca podran conocer el lugar donde estudie… Ahora estan construyendo, pero jamas va a ser lo mismo 🙁

  9. La casa de mis abuelos era el lugar mágico de mi niñez. Donde me creía princesa y jugué a mil juegos entre sus pasillos, alfombras y sus jardines. Era realmente un lugar especial y afortunadamente siento que lo aproveché harto. Alcancé a estar ahí con mis hijas e incluso fui con mis amigas. A principio de febrero mis abuelos se fueron porque ahí habrá una clínica. También se fue mi papá (las casas estaban al lado) de la casa en que yo nací. Ahora nada de eso debe existir, pero no he vuelto a pasar, no me atrevo.

  10. A mí me paso con mi escuela de basica, yo no le habia puesto mucha atencion al hecho de que la iban a demoler para construir una nueva, pero cuando la ví en el piso fue chocante, no sé como describirlo fue una mezcla de nostalgia y mucha pena, pasé 9 años de mi vida en un lugar que ya no existe, me imagino como se sintió la gente en el sur con el terremoto. Tambien me paso que cuando fallecio mi abuelo la vieja loca de mi abuela (me carga decirle así, es solo la mamá de mi papá) saco de raiz un olivo que mi abuelo cuidaba demasiado, con eso de plano me puse a llorar, fue como que hubieran eliminado lo poco que quedaba de él :(, esa señora esta loca de patio…

  11. No puedo evitar recordar aquel episodio de How I Met Your Mother (alerta de spoiler) en que finalmente demuelen al Arcadian… pobre Zoey (fin spoiler).

    Igual yo viví momentos en que la guata se me apretaba al pasar frente a mi segunda casa de infancia, que fue demolida para construir locales comerciales, yo creo que el hecho de que el lugar físico ya no exista confirma en forma definitiva que hay tiempos que simplemente no volverán.

  12. Yo también soy súper apegada a los lugares, cuando demuelen siento que se llevan todos mis recuerdos. Así me pasó con mi jardín infantil, quedaba en 5 norte entre calle quillota y 5 oriente, botaron la casa que por lo demás era maravillosa, y construyeron un edificio. De todas formas, de las casas que habían en esa época, quedan poquísimas, y todas eran tan lindas… Lo mismo ha pasado con la mayor parte de Av. Libertad, el edificio de los Padres Franceses (que casi me dio un ataque el otro día cuando me di cuenta), la parte donde está el mall, o simplemente en bosques de montemar, que hace 10, 15 años no había nada (ídem cochoa) y ahora esta lleno de edificios hechos a la rápida, como que necesitaran venderlos ahora YA.

    Ahora vendieron uno de mis ex colegios (donde más años estuve), vivo al frente (salgo por la ventana y veo entre los árboles el edificio), y no quiero que llegue el día en que boten todo, el gimnasio, que dinamiten el cerro donde con mis compañeras subíamos y había un pozo, los troncos viejos donde jugábamos, todos los jardines… Me da mucha pena!

    Bueno, y también pasa eso cuando ves a otra familia viviendo en tu ex casa y ver como (no) la cuidan.

  13. Mas que mi casa de la infancia fue mi casa en Pelluhue, la casa que con tanto esfuerzo hicimos con mi familia, recuerdo que mi viejo compró el sitio hace años, luego no había plata para construir porque los 3 hijos estábamos en la U, en eso murió mi Papito y al tiempo construimos, era una casa chiquita 3 dormitorios un baño y cocina, pero con una vista maravillosa, después la ampliamos y teníamos la tremenda casa, como son las cosas…la semana antes íbamos llegando a la casa y paro el auto y le digo a mi hermana, viste la tremenda casa que tenemos… por fin la terminamos después de tanto esfuerzo…. en fin…esa casa la disfrutamos a concho con mis sobrinos y familia, éramos tan felices en ese lugar, hasta que por el tsunami no quedó nada, solo una pared y nada más, se fueron todas nuestras cosas y recuerdos no quedó NADA y lo peor es q no podemos construir ahí, siempre he dicho q lo material da lo mismo y solo le agradezco a Dios que mi hermano y su familia alcanzó a arrancar, pero la nostalgia de pasar por ahí y ver solo esa pared me rompe el corazón. Pero bueno es tiempo de dar vuelta la hoja, compramos una parcela y ya están terminando nuestra nueva casa, ahora solo a tomarle cariño y aprecio tanto como la otra ‘casita en la pradera’ .

  14. Mi marido encuentra que es ser apegada a los lugares… para mi es recordar un poco de historia…. y siempre me había imaginado poder pasar y decir (como lo hace mi papa hasta ahora, por una casa de adobe que está por Tabancura) “ahí viví”… Pero no lo puedo hacer, excepto por un par de departamentos en los que viví 1 y 2 años hace poco: La casa desde donde fui a básica, es la salida del estacionamiento subterraneo de un Hospital (casí choqué la primera vez que me di cuenta, mirando de reojo por el espejo), la casa donde viví la media y la universidad va a ser un edificio, y por el momento todo el condominio es un hoyo de proporciones.. y la casa donde aprendí a caminar (que era lo que me quedaba.. y esperaba que siguiera así por mucho), se la llevó el Tsunami en Constitución…
    Por ahora existen los colegios (uno de basica y otro en media), pero me dio mucha pena ver como demolían el colegio de mi hermano (después de 14 años, igual era como mi colegio adoptivo) y ahora hay una universidad…

  15. mi jardín infantil se transformo en una farmacia :/
    por suerte la casa de mi abuela la vendieron y funciona una empresa que la arreglo y dejo bonita, me daría pena verla convertida en edificio :/

  16. A mi me sucedió algo similar pero con la casa en la playa,en Dichato,era una casa hecha a pulso,de eternos veranos,descalza comiendo pan con tomate…al menos me queda la tremenda inversión en recuerdos de etapas inolvidables de mi vida…

  17. Me pasó cuando tuvimos que vender la casa de mis papás. Pasar por ahí me da mucha pena, porque ya no están mis paltos de infancia… imposible no llorar, fueron los mejores años de mi vida.
    Lo mismo me pasó cuando recorrí los patios de mi colegio snif, que nostalgia

  18. Mariana, ibas en la Scuola?… el año pasado demolieron el edificio y también fue bastante traumático pasar por fuera y ver que no hay nada 🙁 el video que algunos amigos subieron a FB me dejó llorando, porque en ese colegio pasé los mejores años de mi vida. Ir a visitar el colegio nuevo, donde se encuentra la Scuola ahora no es lo mismo que ir a ver TU colegio, asique entiendo mucho tu comentario y es súper penca saber que ese lugar tan especial ya no existe 🙁

    • Fue bien triste ver la antigua Scuola rodeada de paneles, pero el día que pasé en la micro y vi que el edificio había desaparecido quedé sin palabras… cuando vi el video me impresionó ver el desmantelamiento, pensar “esa era mi sala!” y ver que ya no tiene puerta ni ventanas. He ido varias veces a la Scuola nueva porque mi hermano hizo 3° y 4° medio allá pero aunque es preciosa y tiene todo lo que yo soñaba en un colegio no me dice nada, mis recuerdos no están ahí.

      Mariana y punto, ver el video por primera vez cuesta mucho (a mí aún me dan escalofríos cuando lo veo), pero como dice al final: “Non importa… sarai sempre nel cuore.”

  19. yo soy de chuqui, demolieron mi ciudad de origen jaja, era tan diferente vivir ahí que obvio que a veces lo recuerdo con tanta nostalgia, ni una de las casas donde viví está, pero me tranquilizan ene los recuerdos, yo creo que va por ahí el apego, lo que representa el lugar, lo que ahí viviste y no a algo material. Hasta hoy no he podido ir a ver lo que quedó en pie, porque vivo en stgo y voy poco al norte, pero también porque aún no me decido si quiero ver en vivo y en directo mi chuquicamata cubierto de tierra.
    Besoteees!

    • Oh, demás! Recuerdo cuando supe que Chuqui ya nunca más; lo primero que pensé era justamente éso, en la gente que nació, se crió, vivió allí. Debe haber sido re jevi, porque ya no es tu casa o barrio, es una comunidad completa. Oh … fuerte.
      También recordé a la gente que habitó y laburó en las salitreras del norte. Tal como surgieron, estrepitosamente murieron. Creo que ahora sólo sobrevive María Elena.

  20. La casa donde viví desde que nací hasta los 23 años es ahora una planta de revisión técnica… mi hermana cambió su ruta para ir a la nueva casa de mis papás solo para no pasar por ahi. Yo ahora me he hado cuenta que evito ir a esa comuna, evito las calles que eran el centro de mi vida porque no me gusta en lo que se ha convertido.. ni hablar de la plaza o lo que eran los barrios mas lindos (yo vivia en uno ni tan lindo)

  21. yo vivi casi toda mi vida en una casa de campo enorme, colonial con grandes corredores y unos patios enormes,con sotano y grandes galpones,nos fuimos de ahi hace unos años,nadie mas vivio en ella(gracias a dios,no habria soportado ver a otros ahi),quedo vacia hasta el terremoto,que la destruyo casi completa(de la q nos salvamos),despues la desarmaron y todavia cuando paso por ahi,siento tanta nostalgia(ahi murio mi mama),me veo jugando con mis amigas y primas,a mis hermanos jugando pichangas eternas,hasta q mi mama salia y con un puro grito las terminaba(le hacian tira su jardin) hayyyyy fuimos muy felices ahi.

  22. Yo pienso que no sería tanto el dolor si después de arrasar con casas, edificios o barrios enteros, construyeran algo arquitectónicamente armónico, respetando lo que ya existe y el plano urbanístico y bla bla; pero no es así; levantan unas moles en serie, sin ningún arte, sin contenido, sin proyección, ni discurso, sin ton ni son, sin estética alguna; para qué hablar de los materiales que usan… una mierda! Es cuando uno piensa, shusha, derribaron mi casa o barrio o lo que fue, para ésto?
    Hay tanta renovación urbanística y tant@ arquitect@ egresad@ y me pregunto… y dónde están?

  23. Yo me cambie tantas veces de casa que no siento ese apego, creo que es importante tener un vinculo con el lugar o edificación donde pasaste muy lindos recuerdos. Pero es importante también la renovación de las construcciones, las cuales tienen fecha de expiracion. El crecimiento responsable de la ciudad conlleva necesariamente a la demolición de edificios para construir nuevos, los cuales deben satisfacer las necesidades actuales de vivienda, trabajo, etc.
    En este proceso necesitamos tener muy claro que debe preservarse y que no, en ese sentido Chile tiene una sociedad que no posee un apego importante con su patrimonio.

    saludos

  24. Yo hace unos años atrás fui con mis papás al campo donde vivía cuando chica, que lo vendimos cuando yo tenía como 8 años más o menos.
    En ese campo se quemó mi casa, cuando yo tenía como 3-4 años. A partir de ahí cuando íbamos al campo nos quedabamos en la casa de una tía que tenía campo al lado, pero estaban las lecherías, los corrales y todo donde mi viejo trabajaba.
    Cuento corto, volví al campo después de 20 años y lloré de la emoción y la pena todo el rato. Donde estaba mi casa, la que se quemó, todavía no crece pasto, pero el cerezo donde estaba mi columpio estaba igual, aunque sin columpio.
    De la lechería quedaban 4 palos parados, pero todavía se notaba la madera pintada roja. Me rajé llorando cuando la vi.
    Fue heavy porque yo me acordaba de un campo lindo, verde, lleno de vacas, ovejas y conejos, con pampas de alfalfa, hediondo a silo. Un campo bacán. Ahora era un peladero porque la persona que lo compró lo manejó pésimo.

Dejar una respuesta