Libro pack: volver a clases

87


por Cristóbal Carrasco*

Hay demasiados libros sobre escuelas, sobre jóvenes en clases y también, libros sobre campus universitarios. Pero, quizás, los mejores sean los que no sólo hablaron de esa extraña condición de estudiar y estudiar todo el año. Acá va la lista de novelas sobre escuelas y universidad:

Indignación: Philip Roth, quizás el mejor escritor de novelas de campus, narra en esta novela publicada en 2008, la historia de un joven judío que se inscribe en una universidad para salvarse del reclutamiento militar. Pero es, al mismo tiempo, una reflexión sutil sobre los efectos de las injusticias que debemos sobrellevar en la vida. Con la apariencia de ser una novela universitaria, Roth escribió el –quizás– mejor libro de sus últimos años.

La ciudad y los perros: Mario Vargas Llosa, último premio Nobel, comenzó su obra novelística en 1963 con esta novela que recogió, en parte, sus experiencias como estudiante en el colegio militar peruano Leoncio Prado. Ahora que Vargas Llosa parece estar condenado a la posteridad, esta novela, junto con su Conversación en la Catedral, serán quizás aquellas obras que se mantendrán inseparable a su figura.

Papelucho historiador: esta es una obsesión personal. Gracias a este Papelucho comencé a leer y gracias a este Papelucho –el más didáctico, quizás– comprendí que estar en clases no es tan malo. En realidad, estar en clases –o ser estudiante– es tan malo o bueno como todas las cosas; pero si hay algo que agradecerle a Marcela Paz, es que comprimió años de aburridas clases de historia de Chile en una épica pequeña y cándida.

El guardián entre el centeno: Holden Caulfield, protagonista del libro escrito por J.D Salinger en 1951, es quizás el estudiante que todos quisimos ser, o más bien, el estudiante que hubiesemos soñado ser si no fuéramos tan cobardes o no nos dejaran irnos en barco como a Ismael en Moby Dick o Huck Finn. Salinger fue capaz de definir, en menos de 200 páginas, todas las obsesiones solipsistas de una generación, obsesiones que, intuyo, todavía perviven en los estudiantes.

*zancudo invitado

12 COMENTARIOS

  1. Excelente post….se agradecen las contribuciones del zancudo invitado. Me falta el libro de Roth, pero coincido plenamente con los otros, obras maestras…!!

  2. Me encanta Papelucho historiador, al punto que terminé estudiando historia, a ver si alguna vez me animo a enseñarles a mis estudiantes la guerra de independencia como se la enseñaban a Papelucho.
    De los otros no he leído ninguno así es que no puedo opinar.

  3. Leí ambos libros de Vargas Llosa, sin embargo Conversación en la catedral es impresionante, hasta el punto en que uno llega a odiar al protagonista un poco, le dan ganas de ser el para hacer las cosas de otra manera…

    • Tengo a Conversación en La Catedral aca a mi lado ahora, sacándome la lengua para que continuemos con la lectura. Como me gusta Vargas Llosa!

  4. El guardián entre el centeno es un libro de culto… el joven protagonista parece llamar a la identificación con el lector y su drama no deja de ser actual, no importa cuando fue escrito. Ahora, como el gossip literario también existe, este libro estaba entre las cosas que le encontraron en su mochila al asesino de John Lennon; y también fue usado como la obsesión de un personaje de Mel Gibson, que DEBÍA tener todas las ediciones de este libro donde estuviera… en fin, chismes… También hay otro chisme peor sobre Salinger, el autor, su personalidad oscura y su debilidad por las muy jovencitas…

  5. El guardian entre el centeno esta rodiada de toda esa mistica de libro de culto, Llegó a mi por un ex pololo, quise devolverle todo menos el libro, es una obra maestra.

  6. Indignación de Philipp Roth es buenísimo. Lo leí en un viaje en avión con muchas turbulencias y aún así no lo podía soltar. Buenísima la historia, cómo escribe, el final…muuuuy recomendable.

    La ciudad y los perros es de esos libros que me debo a mí misma…está en mis lista de cosas que tengo que leer sí o sí antes de morir.

  7. “Infancia”, de Coetzee… podría sumarse a la lista, ¿no?
    Y otro, “Vieja Escuela”, de Tobias Wolff… Buenísimo.

  8. ohh me senti tan identificada, porque yo también gracias a Papelucho Historiador me enamore de la lectura, aun recuerdo que estaba en 3º básico y fue genial.
    Bueno y el guardian entre el centeno, es uno de mis libros favoritos.

Dejar una respuesta