El oficio de escribir obituarios

140


por Mariana y punto

El otro día con un comentario en twitter de la Wini Plant recordé que siempre me he preguntado por qué en Chile no se da el oficio de escribir obituarios como he visto en varias películas (sólo me acuerdo de Jude Law en Closer), y ella me comentaba que frecuentemente en diarios como el NY Times los redactores hasta van a entrevistar a quienes eventualmente protagonizarán uno de sus textos.

Lo más parecido que he visto por acá fue en el diario Plan B, que en el 2004 publicaba lindas crónicas sobre la vida de personas no conocidas recientemente muertas.

Por un lado creo que el legado que alguien deja es de lo más importante, así sea un legado universal, profesional, personal, a los hijos, a los amigos más íntimos, y dejar algo de ese legado por escrito creo que es un lindo registro de la vida de alguien, y sería muy bonito que todos pudieran tener el reconocimiento póstumo que se merecen.

Es por eso que me gustaría se extendiera el oficio de escribir obituarios (públicos o íntimos), aunque encuentre medio tétrico el solo hablar de algo que tenga que ver con la muerte y aunque me da mucha pena pensar en que lo ideal hubiera sido que ese alguien pudiera ver todas esas demostraciones y reconocimientos que se dan, justamente, cuando se muere.

La única vez que me tocó hacer algo así fue cuando se murió mi nona, donde de un día a otro fui la encargada no sólo de escribir algo sobre ella, sino además de leerlo públicamente en su funeral (no sé cuál de las dos responsabilidades me aterraba más). No fue perfecto, pero fue una de las cosas más lindas que he hecho.

7 COMENTARIOS

  1. En la película Serendipity el amigo de John Cusack escribía obituarios y le escribía uno para decirlo como discurso en su matrimonio. La película no es muy buena, pero la idea de los obituarios sí me gusta.

  2. mmm gustos, cada cual con el suyo, yo la verdad no me gusta leer palabras a la posteridad de lo “bueno, santo, simpatico…” de un difunto, los que lo conocieron y compartieron con dicha persona sabian como era, alguien que vio un lado amargo (mi Madre se le murio un Tio, segun ella un asco de persona, una amiga conocio a esa persona en otro ambito de la vida y mi amiga y madre no sabian que ambas conocian al mismo hombre hasta el dia del funeral, bueno mi amiga vio el lado amable del tio de mi Madre, y las palabras buenas de mi amiga en nada cambiaron la imagen que por mas de 50 años se formo en mi Madre).
    Tampoco entiendo porque escribir en un diario se murio X persona, se caso fulano, y decir lo “bueno, inteligente, buen amigo…” de alguien, los que lo conocieron en lo positivo no necesitan que nadie le reafirme lo que ya saben, alguien que vio el lado amargo de otra persona ningun obituario hara cambiar su opinion. Para mi es solo una extraña ceremonia, quizas sea positiva cuando la persona fue muy brillante e hizo muchas cosas diferentes y desconocidas para quienes la querian. Para mi es igual a los “pesame” dificilmente ayudan en algo, es mas una extraña costumbre que algo que realmente se sienta, pero quien quiera dar “pesame” y escribir obituarios mmm… es su opcion de vida no mas, respetable pero curiosa costumbre.

  3. Me acorde del libro “Sostiene Pereira” donde Monteiro Rossi estaba encargado de escribir obituarios por anticipado de personajes que podian morir en un futuro cercano…

  4. creo q a mi abuelo le hicieron uno EL 2007, pero no me gustó porque parecía una biografía de contraportada de libro. zzzzzzzz.

Dejar una respuesta