Stephen Dorff: mino

68


por m

Desde que me enteré de la existencia de Somewhere (que se estrenó en cines el jueves recién pasado) tuve ganas de verla. No sólo porque era la nueva película de Sofia Coppola, sino porque sería protagonizada por Stephen Dorff, uno de mis mayores amores de adolescencia.

Lo conocí a mediados de los 90 cuando vi una y otra vez Backbeat, una cinta que recreaba los primeros años de Los Beatles en Hamburgo y en la que Dorff personificaba a Stu, el primer bajista del grupo que murió a los 21 años de un derrame cerebral. Cuando lo vi por primera vez, de inmediato pensé que se convertiría en un nuevo Johnny Depp: tenía rasgos perfectos, pero a la vez algo de chico malo que lo hacía irresistible. Pero el tiempo pasó y con Dorff no pasó nada. Estuvo en un par de películas no muy trascendentes como personaje secundario y algunos videoclips, nada más.

Eso hasta que Sofía lo rescató del olvido y lo convirtió en Johnny Marco, un actor hollywoodense algo aburrido que comienza a disfrutar de los ratos que pasa con su hija pre adolescente. El papel no pudo haberle quedado mejor. Con el look preciso de galán desgarbado, Dorff logra dar perfecto con el personaje y muchas veces sólo su cara de letargo y sin necesidad de decir una sola palabra consigue mostrarnos a cabalidad quién es Johnny Marco.

Probablemente es gracias a este papel que ya tiene agendadas cuatro cintas para el 2011, una comedia, dos thrillers y una cinta de fantasía. Ojalá que esto no pare, porque aunque han pasado más de 15 años desde que lo vi por primera vez, hoy a sus 37 años sigue teniendo esa cara de entre pena, abacanado y amurrado que lo hace totalmente atractivo.

Foto: COPYRIGHT 2010 SOMEWHERE LLC © 2010 Universal Studios.

13 COMENTARIOS

  1. Yo lo vi en SFW (So Fucking what) una película donde además aparecía una Reese Whiterspoon jovencísima y me encantó, con un papel de un tipo aburrido por la vida, que secuestran y emiten su secuestro por la TV y se transforma en un ídolo de masas. Después le perdí la pista y salvo algunas apariciones decadentes (como el vampiro malo en Blade) como que se había esfumado del cine. Ojalá que este papel revitalice su carrera porque mal actor no era.

  2. El es guapo, con eso de niño mal que encanta… pero la peli me desilusionó, esperaba harto más de la Coppola. Muy intimista y con escenas hasta forzadas. La que se luce es Elle Fanning.

Dejar una respuesta