Reportaje: Detrás de la pantalla

272


por Mariana y punto

(Este artículo –y mucho más– está en la Edición Especial Aniversario Zancada #5, puedes verla aquí o hacer click en este link para descargar el archivo PDF a tu computador.)

Quisimos sapear la forma de trabajo de algunos de los equipos blogueros que más admiramos y hacer un registro visual de lo que pasa al otro lado de sus pantallas. Ellos también partieron en casa, motivados por un proyecto que tenían ganas de hacer aunque fuera en su tiempo libre y al que ahora pueden dedicarse por completo.

Podcaster

La de Noise-Media es de esas extrañas oficinas donde uno entra y dan ganas de quedarse.
Porque se ven como un equipo que lo pasa bien y, sobre todo motivado.
Alejandro Zahler y Andrés Valdivia, los fundadores, se conocen desde cabros chicos. Los dos son ingenieros civiles, hicieron postgrado en música, y tuvieron trabajos normales en empresas normales. Hasta que empezaron con Podcaster. Tuvieron varias oficinas, pero seguían trabajando a la vez en sus day jobs. Hasta que hicieron Noise-Media. Y a Cristal en Vivo se sumaron más clientes, y hoy trabajan en esa oficina más de diez personas, y aunque son una empresa de verdad, les carga la palabra “emprendedor”.
Además de lo agradable del ambiente en esa oficina, algo de lo que más nos llamó la atención son un par de cosas que Alejandro y Andrés hacen justamente para mantener la motivación de su equipo: los pet projects (proyectos que pueden venir de cualquiera de los que trabajan en Noise-Media y que desarrollan sin importar si son especialmente rentables) y las charlas que hacen una vez a la semana, donde durante alguien expone sobre algún tema que le llame la atención.


Paniko

“Esto es una ficción” es lo primero que nos advierten los chicos de Paniko cuando entramos a la casa de Alvarito Farías. Normalmente nunca se juntan a trabajar, pero ahí están Alejandro Jofré, creador de Paniko, Álvaro Farías, sub director, y los colaboradores Cristóbal Bley e Isidora Cousiño ofreciéndonos jugo y quequitos y contándonos sobre Paniko.
Sobre que a Jofré el 11 de septiembre gringo lo marcó mucho parece. Fue a propósito de lo shockeado que quedó que creó su primer sitio web, que dedicó al tema, y que de alguna forma fue el paso que llevó a la primera versión de Paniko: un fanzine universitario impreso. Que después del segundo número no lo dejaron imprimir más en la u, y ahí, el 28/8/03 nació la versión en internet.
Paniko tuvo varios colaboradores y editores, como el mítico Luc Gajardo que llegó como actor de un video que hicieron para lanzar Las Películas de mi Vida de Fuguet. Y cuando Jofré se cambió de la Católica de Valpo a la UDP en Santiago conoció a Álvaro Farías y, cuando a fines de 2008 éste le propuso un proyecto más pro del sitio, Paniko se transformó en lo que es hasta hoy.
“Para nosotros es tan importante Javiera Mena como los premios MTV”, aseguran.
Lo que todos destacan es la generosidad de Jofré con quienes escriben en Paniko, y las movidas de Farías al conseguir auspicios y exclusivas como la entrevista con Perry Farrel en el último Lollapalooza o el reporte desde el eclipse en Rapa Nui. Y no dudan en declarar que mientras más avisadores consigan, más piensan reinvertir en poder tener enviados especiales en aún más eventos mundiales.

Disorder

Camilo Salas, Francisco Campos y Cristóbal Castillo eran amigos, vivían en Coyhaique y no sabían qué estudiar. Y de “hagamos algo en el verano” nació Disorder. No se lo tomaban tan en serio y se demoraban harto en subir material, pero de todas formas empezó a funcionar casi altiro. Además de aparecer en varios medios, lo que los llevó de una a hacerse conocidos fue que en el segundo número subieron nada menos que el video de Super Taldo, lo que les llevó muchas visitas desde google y permitió que se dieran varias cosas.
Los demás que han pasado por el equipo de Disorder fueron llegando de distintos lados: amigos de Camilo de la u, o conocidos, o gente que llegaba por mail. “El rollo era tener alguna afinidad con la persona: que le gustara lo mismo que a ti o si no que tuviera una visión demasiado cercana de lo que estaba escribiendo”, nos explica Camilo desde su pieza, el centro de operaciones de Disorder. “El resto de los colaboradores es gente que va y viene. El otro día por ejemplo vino un gallo a buscar una entrada, terminamos conversando de música y le dije si quería escribir y me dijo que sí y ahora estoy tratando de ver qué tal escribe. Pero así funciona, tampoco es muy pensado. Pero tampoco queremos actualizar todo el día ni con cualquier cosa, sino cuando queremos decir algo”.
Siguen siendo los 3 originales los que intentan ser menos volátiles, los que toman las decisiones editoriales y comerciales y que ahora hasta dan trabajo a dos personas; “no pagamos mucho, pero ya funciona como una mini empresa”. Camilo, por ejemplo, hace unos tres meses que puede vivir sólo de Disorder: “Mi mamá me dejó de mandar plata jaja. No vivo como un rey, pero puedo pagar el arriendo y comer”.

Fotos: Paty Leiva, Isidora Ortiz & Mariana y punto

2 COMENTARIOS

  1. Que wena! Hace falta arriezgarse con proyectos propios, el mercado laboral està demasiado competitivo, y tienes q saber hacer el trabajo de 3 personas para q te paguen un poco mas q el sueldo minimo. Ahora quiero empezar con un proyecto, tengo claro q los primeros meses seran cero utilidad, pero hay q arriegar no mas

  2. Sorry pero quiero saber como se llama el tipo con lentes que sale en la primera foto, al lado derecho de la taza con la rana rene jajaja gracias 🙂

Dejar una respuesta