Cinepack: casas de película

56


por Daniela Paz

(Este artículo –y mucho más– está en la Edición Especial Aniversario Zancada #5, puedes verla aquí o hacer click en este link para descargar el archivo PDF a tu computador.)

Los detalles hacen la casa. Cuando vives con tus papás tu pieza es el único y mejor espacio de independencia, donde puedes tener los desaciertos estéticos más grandes cuando la decoras, pero finalmente es el lugar donde puedes ponerte creativo y expresar algo que no puedes en el resto de tu casa.

En el hogar de los Tenenbaum de “The Royal Tenenbaums” (2001) cada detalle de las piezas de los personajes refleja quienes son, y no es necesario contar una gran historia; la casa lo hace por ellos. Los colores de las paredes, el orden exagerado de algunos, los libros de Margot, los premios de Richie. En el resto de la casa los cuadros puestos perfectamente, con la decoración maximizada por adornos, recuerdos, chiches que en conjunto se ve precioso y es lo que logra que las películas de Wes Anderson además de ser inteligentes y con humor, resulten bellísimas. Cuando logra que el entorno hable sobre los personajes, sobre su manera de comportarse y desde allí nos cuente una historia.

Siempre ha sido una de las características que tiene este director: las perfectas composiciones que llaman la atención, que también nos dan ideas de decoración y que nos complementa la historia que narran los personajes.

Odio a la casa
The Break Up (2006) debe ser una de las chick flick más nostálgicas, aunque pasó sin mucha importancia en cuanto a películas de mina, lo cierto es que la historia sobre separación que cuenta duele demasiado, sobre todo cuando has compartido en una casa con alguien que quieres.

Creo que hay que tener cuidado cuando traes a alguien a tu vida, y ese cuidado es porque en cada cosa que se ve involucrado tu pareja, tendrá siempre una relación con esa persona. Si salen de vacaciones a algún lugar recordarás ese lugar con él, si acostumbran a comer en algún lugar, también tendrá un recuerdo, pero cuando vives con alguien y luego terminas la casa se vuelve un enemigo.

Porque podrás no volver a ese lugar de vacaciones, y no comer más en ese lugar, pero siempre estarás donde compartiste con la persona que querías y cuando terminan en términos odiosos, como el de esta cinta, se vuelve una tragedia porque en los objetos más simples, como un jugo que compraban juntos, se convierte en algo que la otra persona echó a perder con su recuerdo. Lo peor de ese proceso es tener que convivir con lo que alguna vez amaste de ese lugar, y que lo que antes era algo mundano, después se convierte en un enemigo, porque el recuerdo es el que duele y hay que vivir con él. No es coincidencia que esta cinta saliera después del término de Jennifer Aniston con Brad Pitt y por eso no es tampoco coincidencia que esta película sea tan triste, y que duela un poco verla a ella, pasando por algo que no hace mucho estaba viviendo y que otros también hemos vivido.

La casa familiar
Aunque vivas en familia, la casa siempre dirá mucho sobre ti. Por eso la casa de la maestra cinta The Sound of Music (1965) siempre fue un sueño. Con todo lo ostentosa que era -lo que no es para menos, si los Von Trapp eran una familia numerosa- reflejaba mucho de lo que me gusta de las casas: que sean un ambiente de familia, y que todo diga algo sobre los que viven allí.

Incluso el sólo hecho de ver esa película me trae recuerdos de mi propia casa; de verla en familia, en un canal de la tele, siempre doblada al español en el living de mi casa. Porque ese lugar siempre significó un lugar increíble, con el que uno podrá soñar con los parques, las escaleras, los cuadros, las sillas, las cortinas… todo era perfecto, lo que hizo una película inolvidable.

El sueño de la casa sola
Una de las películas que más repiten y no dejo de ver incluso en español es Home Alone (1990), y siempre una de las cosas que me llamaba más la atención era lo fantástico de la casa. Lo cierto es que es una casa bastante clásica, sin nada que envidiar, pero cuando uno la veía, quizás en los ojos del personaje, era parecida a una casa de juegos.

Finalmente cualquier casa cuando eres chico y te quedas solo se convierte en el mejor lugar donde puedes estar, y esa es la gran gracia de esta cinta, que muchos de los clichés de películas gringas los aprendí de ahí, y cuando me quedaba sola trataba de hacer lo mismo, como preparar algo en la cocina con todo lo que había en la casa, ocupar del baño las cosas de mi mamá, comer en la cama, bailar sola con la música fuerte.

Porque la aventura de tener la casa para ti, de poder hacer lo que quieras mientras eres chico y vives con tus papás se vuelve un panorama de infinitas posibilidades. En esta película la casa es uno de los más importantes protagonistas: la casa de sueño para quedarse solo, lanzarse por las escaleras, jugar con los adornos navideños, el refrigerador enorme, saltar en la gigante cama de los papás de Kevin McCallister, la araña del hermano grande y el sueño de por un momento ser el dueño de todo lo que te rodea, que cuando eres chico es el mejor y más imposible premio de todos.

7 COMENTARIOS

  1. Es cierto, las películas de Wes Anderson tienen siempre paisajes y encuadres preciosos, como The Darjeeling Limited.

    The Break Up me da rabia Vince Vaughn, como tan insoportable y pavo! jajajaj y home alone, la he visto mil veces, creo que casi me la sé de memoria, un clásico.

  2. Home Alone (o Mi Pobre Angelito como la conocí cuando salió y yo era chica) es una de las películas que sigo viendo y me rio de las mismas cosas, y esa casa es lo más bacan que hay. Me encanta cuando el arma todas esas trampas para los ladrones, o cuando llegan por primera vez y hace que se vea como que hubiera gente en la casa 😀

  3. hay dos peliculas sobre casas que me gustan pero no sé como se llaman

    las dos son comedias, una en que los protagonistas son drew barrymore y ben stiler y comparten una casa con una vieja que es de terror y que por lo mismo solo quieren espantarla para que se vaya y la otra es una bien antigua en la que trabaja tom hanks, no recuerdo a la actriz, es sobre un matrimonio que compran una casa pero tienen que repararla entera porque prácticamente se está cayendo a pedazos y obvio que los maestros son unos pasteles y dejan puras cagadas.
    son muy chistosas las dos!!!

  4. A mi me encanta la casa de Stepmom. Sé que es extra gringa, pero me gusta, por fuera claro, porque no me acuerdo mucho cómo es por dentro. Además encuentro que el lugar donde está es muy lindo.

Dejar una respuesta