Pixies en Chile: Teatro La Cúpula

230


por Paty Leiva

“Oye!
Por lo general no digo mucho pero
yo creo que tenemos una razón bien grande para celebrar.
Entonces vamos a tocar 33 canciones esta noche”.

Así comenzó Black Francis el show de Pixies el miércoles 13 de octubre en la Cúpula del Parque O’Higgins. Partimos con todo. Cecilia Ann y Rock Music, del Bossanova, mi disco favorito de la vida. Casi muero. Todos saltaban y a mi lado un tipo lanzó un grito que me puso la piel de gallina: “Somos todos adolescentes!!!!”, dijo. Le salió de lo más profundo del alma, marcando con sus palabras el comienzo de lo que fue un viaje en el tiempo para varios, porque había más de cuatro generaciones presentes.

El lugar es maravilloso (tiene una capacidad para 2 mil personas), ya lo habíamos comprobado en Air, pero este momento era mucho más añorado. De todas partes se veía bien el escenario, pero tuve la mala suerte de perderme a Kim Deal que estaba muy atrás y me la tapaban las cajas de los parlantes. Lo que sí creo es que no se debería fumar en el interior, y no lo digo sólo yo sino también los fumadores que me acompañaban, en muy poco rato el aire se pone cerdo.

No se si el hecho de que partieran con los primeros tracks de los discos (Bossanova, Surfer Rosa y Doolittle) ayudó a hacer aún más intensa la experiencia, porque como que uno no puede creer que después de tanto escuchar esos discos, ahora, en pleno 2010 los estuvieramos viendo en vivo a unos pocos metros de distancia, cumpliéndose un sueño que hace algunos años al menos yo, daba ya por perdido. Era impresionante ver la alegría del público incluso antes de empezar el show, como quien va a la mejor fiesta del mundo, o al cumpleaños de tu amigo más querido. Después coreamos cada una de las canciones sin parar de saltar.

A veces creo que en Pixies todo está en la guitarra de Joey Santiago, a veces creo que en el bajo… Por supuesto que es todo junto con la voz y la batería de David Lovering que esa noche lucía orgullosamente una polera de Rush.

Se pasearon por el Bossanova, el Surfer Rosa, el Doolittle, el Trompe Le Monde, el Come On Pilgrim e incluyeron Winterlong (su cover de Neil Young) del Complete “B” Sides.

Mis puntos altos: Broken Face, Something Against You, Isla de Encanta, Tame (me fascina el comienzo ‘hips like Cinderella’), The Sad Punk y Hey (lo más cachondo que hay), más encima las tocaron pegaditas, yo casi me desarmo saltando y todo el mundo cantaba. En verdad todo el setlist fue increíble. Mención especial para Head On (original de The Jesus ans Mary Chain) que hizo que las cabezas se dislocaran y el slam-buena-onda se desatara en la cancha.

En el teatro había demasiado humo, y mucho calor. No se como Black permanecía estoicamente frente al micrófono mientras se mandaba las 33 canciones al hilo, admirables todos. Volvieron con Where is My Mind y Gigantic, donde Kim Deal se apodera de la fiesta. Ídola. De parafernalia nada, era absolutamente innecesario. Sonaban como en los discos, como en los videos en vivo, como siempre los imaginé.

Les dejo un video con fragmentos del show, con su principio y su final incluídos, como una probadita si es que no fueron o un buen recuerdo para los que sí. De los mejores y más extensos conciertos de mi vida.

14 COMENTARIOS

  1. conchetumadre que raaaaaaaaaaaaaaaaaaabiaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
    juro que algun día tendré la plata para ir a verlos!!!!! se que volveran!!!!!!!!!!!!
    aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

  2. yo fui tambien al teatro, notable, buenísimo, pero el tema del aire es heavy … muy mala ventilación!!!!
    el lugar, como espacio, es buenisimo, de todas partes se ve muy bien.
    El bajo es lejos la característica que más me gusta y sonó como los dioses.
    Muy bien Pixies!!!!!!

  3. La dura, un grandioso trip al pasado vigente, y el mejor concierto que recuerdo, ellos tocando los temas con una energía increible y el público completo saltandoselas todas!!! Puro power, los pixies! Gigantic!

  4. Estuvo tan bueno.. y yo que al principio la pensé ene por un tema de lucas, y compre mi entrada unos días antes solamente (después de haber ido a AIR ahí mismo y kxar que sería una inversión a todas luces) y me alegro un monton.. Pixies son la banda sonora de mi adolescencia y agradezco miles que se hayan mandado un concierto como ese, en un lugar como ese (que sin humo de cigarro sería mucho mejor).

    Inolvidable.

    We love Kim Deal!

  5. CONCUERRDO PLENAMENTE CON TODO LO ESCRITO EN ESTE ARTICULO, VOLVER A SER CHICO, SALTAR Y CANTAR CON TODAS LAS CANCIONES, FUE UN MOMENTO MUY FELIZ Y UNA SUERTE HABER PODIDO PARTICIPAR DE EL, MAS ENCIMA DEL CONTEXTO EN EL QUE ESTABAMOS CON LOS “33”,

    SIMPLEMENTE FELIZ

Dejar una respuesta