La (no) importancia de perder el anillo de matrimonio

Publicado el Jueves 19 de agosto de 2010 | 98 comentarios | Archivado en : AMOR, OPINIÓN

Ring on concrete in parking garage (focus on ring)
por María Birkholtz

Nunca le puse mucha importancia al famoso “anillo de matrimonio”, pero igual cuando me casé con mi marido quisimos hacer un anillo especial y con significado.

Hasta que llegó el día en que a él se le perdió su anillo. Me acordé inmediatamente de la anécdota que mi mamá nos cuenta cuando quiere molestar a mi papá, cuando le pasó lo mismo. “Tu padre jura que fue a tirar un cigarrillo al suelo, y se le cayó su anillo en el alcantarillado!”, ella dice, con un tono muy irónico.

Resulta que cuando le comento a alguien que a mi marido se le perdió el anillo, varios me miran con cara de espanto, o lo retan, o entonces hacen una broma.

Una amiga, por ejemplo, cuenta que estaba en un barco con su marido, y él sacó la mano hacia fuera y su anillo se le cayó al mar. Ella no tuvo dudas: se sacó el suyo, y lo tiró también al mar. No le importó el hecho de que habían gastado una fortuna, y quiso que “se quedaran juntos”. Respeto su decisión y su creencia, pero la verdad es que no logro darle el peso a este objeto, como si fuera el único símbolo de una unión, y que su pérdida significaría algo más… que una simple pérdida.

Deja tu comentario