El Ejército de Juguetes en acción

75


por Fran Torres & Mariana y punto

Le preguntamos a nuestra Fran Torres que nos contara cómo le fue en su periplo en la costa de la Séptima Región cuando fue junto a sus dos compañeros del Ejército de Juguetes a rescatar y ayudar a niños de algunas de las localidades más afectadas por el terremoto.

La Fran viajó con Carolina Castro y Leonidas Loyola en un recorrido por Iloca, Llico, Vichuquén, Lipimávida y La Pesca y esto es lo que nos contó de los días que pasaron junto a los niños.

-Qué actividades hicieron?
-La idea principal era juntar juguetes de todo tipo y para todas las edades y poder ir a dejarlos con una actividad extra. Como tuvimos tiempo para organizar todo, llegamos directo a los colegios, donde fue más fácil hacer las actividades, hicimos a talleres de dibujos, y conversamos con los niños sobre el dia del tsunami y terremoto; compartimos experiencia, nos escuchamos y al mismo tiempo dibujaban, al finalizar la actividad le entregábamos los regalos. Les dijimos que estos regalos los mandaban gente de Santiago y Valparaíso. Que eran regalos para ellos, porque era valientes y se merecían nuestro respeto y admiracion.

-Cómo los recibió la gente?
-La gente cuando sabe que la ayuda viene con un plus, cuando sabe que uno va ayudar con el corazón más allá de lo material, te recibe con el doble de amor que tú les puedes entregar: nos recibieron con almuerzos, comidas, desayunos, nos dieron alojamiento, traslado, etc… gente preocupada de nosotros y agradecida por lo que estabamos haciendo con sus hijos.

-Qué fue lo que más les gustó a ellos?
-Los niños son expresivos, quieren hablar y contarte cosas, quieren ser escuchados. Nos imaginamos que sería de otra forma nuestro trabajo, íbamos con cero expectativas porque no podíamos tenerlas… pero los niños realmente nos dieron lecciones de vida y de esperanza.

-Crees que quedó algo pendiente?
-Todo. Siempre hay cosas pendientes, siempre se puede hacer más, para nosotro este es el comienzo, no sólo porque la heridas del terremoto aun están presentes, sino porque esos niños requieren ser escuchados, tienen mucho que decir y mucho que aprender aparte de lo que enseñan en el colegio. Nosotros seguiremos yendo a esas zona, nuestra idea es poder hacer talleres y hacer un seguimiento sicológico de los niños, ver cómo avanzan y cómo han ido cicatrizando el tema de esta catástrofe.

Para enterarse de más detalles o cómo apoyar al Ejército de Juguetes, el mail es ejercitodejuguetes@gmail.com

12 COMENTARIOS

  1. Que linda iniciativa.

    Mucha gente quedó sin nada, perdió sus casas, su ropita, sus muebles.

    En Talcahuano aún hay haarta gente viviendo en carpas porque sus casas se las llevó el maremoto y no hay lugar dónde hacerlas. Y a pesar de todo eso, siguen adelante, no se dejan estar. es super admirable.

    Me conmueven estas iniciativas como también la gente que a pesar de todo lo que pasó, no pierde la esperanza y sale adelante.

  2. Q linda iniciativa!!
    Y lo mejor es q no lo plantearon como caridad y lástima, sino como q Chile los admira por ser tan chiquititos y tan valientes.

    Ya..me emocioné…es q ojalá ningún niño pasara nunca por eso.

  3. felicitaciones por la iniciativa. los niños no deben dejar de ser niños y un ejército de juguetes es una linda forma de devolverles un poco la inocencia después de vivir algo tan terrible como lo que pasó.

  4. Mi familia tambien perdió todo en Pelluhue, gracias a Dios lograron escapar hacia el cerro y se salvaron del tsunami, cuando llegaron no había nada, pero nos pusimos de pie como siempre…. pero qué pasa con las familias q no tienen nada, y que no pueden construir nuevamente, que pasa con los niños que perdieron sus sueños…. es terrible ver toda la destruccion que dejó esto… es penoso ver que en CAUQUENES hay q demoler 8700 casa (67% del total) y solo han demolido 400, se han contruido 800 medias aguas… y el resto qué…. el frío y la lluvia la llegó….y la rabia y temor de la gente está mas vivo que nunca…

    Solo pido respeto por las personas, respeto que algunos no conocen….

    Bueno…. es maravilloso lo que han realizado…. nosotros con mi familia fuimos a Pelluhue a dejar cosas, entre ellos, dulces, y todos nuestros peluches, esos de la infancia y q uno los guarda como el mas grande tesoro, los entregamos todos, con nuestros ojos llenos de lagrimas, pero pensando que un niño podía ser un momento feliz…

    PORFA NO SE OLVIDEN DE LA GENTE DE CAUQUENES…. ESTAN AMS OLVIDADOS QUE TODOS….

    • cauquenes fue el verdadero epicentro, cayó todo el hospital, la municipalidad, los dos liceos, 3 colegios, el teatro, el club social, el gimnasio, el puente que une la ciudad, el comercio y muchas casas hay cuadras enteras en pleno centro que ahora son sitios eriazos y una nube de polvo permanente producto de las demoliciones.

      • gABY así es…yo soy de allá, por eso hablo con tanta razón y pena, como dices no quedó nada de pie… por eso la gente está desesperada, porque no hay soluciones y lamentablemente la gente de Municipalidad empezando por el Alcalde solo se arreglan entre ellos, el descontento es TOTAl y la desolación aún mayor…. por eso se está organizando una marcha acá en STGO para el 19 de Mayo a las 11:00 am, espero que las chicas de Zancada me ayuden a cubrir esto y suban la información que les pedí por correo electrónico.

        CAUQUENES NO SE PUEDE DORMIR, NO DEJEMOS QUE EL EPICENTRO DEL TERREMOTO EN CHILE, PIERDA LA ESPERANZA.

  5. que gratificante es una sonrisa despues de un desastre
    muy bien hecho! felicitaciones al ejercito de juguetes!!
    con pequeñas cosas a un niño se le arregla el mundo!! y es importante que las proximas generaciones recuerden esto como una gran experiencia de la cual ellos fueron muy valientes.

  6. Soy Carolina, otra cabecilla del Ejército de Juguetes. Agradezco, en nombre de Leonidas y Fran, las palabras gratificantes.
    Fue una experiencia inolvidable e inspiradora. Si algo aprendimos es que en todos los lugares que visitamos la gente necesita apoyo moral, abrazos, presencia. No imágenes que sólo sirven para una foto.
    Yo no soporto los temblores, pero fui capaz de resistir tres días en Iloca, donde temblaba cada cinco minutos. Me dio lo mismo, la conciencia de que estaba haciendo lo correcto y de que forma parte de mi lucha por una sociedad más justa hicieron que fuera soportable e, incluso, que quisiera quedarme más.
    Como Ejército de Juguetes, volveremos.
    No prometemos públicamente porque no somos políticos. La movilización la llevamos dentro.
    Gracias Zancada!

Dejar una respuesta