La pecera de Matías Bize

801

Retrato de Matías Bize por Javier Lewin
por Mariana y punto, fotografía: Javier Lewin

para Zancada
Lo que más me gustó de esta entrevista que le hicimos a Matías Bize fue enterarme de lo importante que es para él trabajar con amigos. Que su casting más importante con Santiago Cabrera era cachar si le caía bien. Que la directora de fotografía uruguaya que él pensaba era inaccesible le dijo que sí porque le embaló el guión y porque Matías era amigo de sus amigos y eso le bastaba para querer participar de La Vida de los Peces.

Y que, aunque sea un director seco que a los 30 años ya ha hecho 4 películas exactamente como quería hacerlas -de una de las cuales Julio Medem hizo un remake– y que vive de ellas, al conversar con él juras que podría ser tu amigo.

Esto es lo que nos respondió sobre cómo maneja esta pecera que es su última película:

-Qué fue lo primero que hiciste de esta película?
-Julio Rojas tenía la idea de hacer una película de un tipo que está en una fiesta, y se despide y va pasando por diferentes situaciones; ahí me dieron ganas de meterle más a la historia de la Blanca, que en esta historia era uno más de los episodios (la Antonia Zegers que era la amiga, los amigos en el baño…) pero me interesaba que no fuera una película episódica, sino una gran historia; todos los otros elementos aportan, pero en el fondo es la historia de él con Blanca.

-Cómo escribían?
-El Julio es seco; la mayoría de los diálogos son de él, algunas cosas las escribía yo, cuando tenía una cosa muy clara; yo edito mucho de lo que él escribe.. el guión al final es mucho más largo de lo que queda en la película, también hay un proceso de montaje para que quede solamente lo medular.
No hay ningún diálogo de la película que a mí no me guste. Ninguna palabra que me suene rara. Me importa que suene real. Mi idea principal es que la película sea una noche de verdad.

-Y el nombre La Vida de los Peces?
-Queríamos un nombre rico, estaba ese desafío de cabecearnos con un nombre bien rico. Jaime Collyer también ayudó en el guión de la película, aportó varias cosas, entre ellas que apareciera un acuario, y ahí entramos en la reflexión de “mira, nosotros estamos viendo una película en una sola casa -porque yo tenía la casa dibujada-, con estos personajes que se van moviendo” y era lo mismo que él cuando estaba viendo el acuario con los peces.

-Por qué en todas tus películas siempre hay alguna tragedia terrible en las tramas secundarias?
-Es como entrar a contarte la fórmula, pero en el fondo porque es muy rico que los personajes tengan un dolor. Yo soy mucho de que hay que querer a los personajes; me cargan las películas cuando hay un personaje tonto, que no es querible, creo que siempre tienen que ser inteligentes, siempre tienen que ser buenos, aunque sea el malo de la película. Y encontramos rica la sutileza de decir que así fue, pero para qué explicar más. Eso sería otra película.

-A mí incluso me gusta no haber tenido claro de quién era la casa en La Vida de los Peces.
-Esa fue una discusión de nosotros de mucho tiempo, de quién era la casa, de quién el cumpleaños… el cumpleaños era de Pablo, ok, pero ¿se dice el nombre Pablo, el espectador va a saber que el cumpleaños es tuyo? Filo. Son cosas que no son importantes, de qué sirve saber de quién es la casa.

-Todo está hecho en una misma casa? Era como la que te imaginabas con el dibujo que tenías?
-Sí, pero tampoco yo me imagino mucho las cosas tan visualmente… sí sabía cómo la quería filmar, que la quería cerradísima, no tiene ningún plano general la película. Porque para qué, quiero estar ahí, encima de ellos.

-Por qué y cómo elegiste a Santiago Cabrera?
-Yo quería tener un muy buen actor, porque está en todas las escenas de la película. Y tenía que ser chileno. Y justo yo supe de Santiago, vi la película del Che, me preocupé de ver las cosas de él, y me junté con él. Y fui súper honesto, le hablé de la película y todo, pero en el fondo yo quería ver cómo me caía. Básicamente si me caía bien, sí, y si me caía mal, no. Y hubo muy buena onda. Nos juntamos en la Plaza Ñuñoa, nos compramos unos jugos y nos sentamos en el pasto, nos quedamos conversando harto rato y me cayó muy bien. Finalmente ese es mi casting más importante, que el hueón sea buena onda, y estoy hablando casting desde el último asistente de producción hasta la estrella, porque al final un rodaje es un evento fuerte, intenso, y creo que debe haber muy buena onda. Y a mí me gusta pasarlo bien, reírme, disfrutar, y ser súper riguroso también.
Me interesó que era buen actor, después que era buena onda y lo otro era que tenía una historia que era bastante cercana con el personaje, que venía a Chile cada cierto tiempo y tenía los diálogos de “quédate y armamos una pichanga mañana”. Y eso me parecía buenísimo, que hubiera esa conexión.

-Y cómo llegaste a trabajar con Bárbara Álvarez, la directora de fotografía?
-Ah, con la Barbarita. Yo estaba en el festival de La Habana y estaba en estado de depresión porque no tenía director de foto porque Gabriel (Díaz) que es con el que hice todas las otras películas, no podía. Y ahí en la depresión me hice muy amigo del Cote que es el director de Acné, y es continuista de Whisky, y muy amigo de la Bárbara, que es directora de foto de Whisky y de Acné, bueno ella tiene un curriculum increíble, y lo de Whisky son muy amigos míos también… y el Cote me dijo “trabaja con la Bárbara”, y yo “increíble, pero me imagino que está mina es una crack, una estrella” y él “no, es amiga, muy amiga”, y yo “ya le voy a escribir”, y la Bárbara fue súper clara, fue muy bacán, me dijo “como referencias tuyas tengo increíbles, eres amigo de mis amigos y eso ya es suficiente, me encantan tus otras películas, mándame el guión. Si el guión me gusta, voy”. Y así fue.

En la Cama, Julio Medem y otros peces


-Cómo te enteraste de que Julio Medem quería hacer un remake de En la Cama?
-Fue muy largo, hace tiempo que se venía hablando de un remake; primero me ofrecieron que yo lo dirija, hace tiempo; nosotros le vendimos los derechos a una productora norteamericana, y ellos contrataron a Medem.

-O sea no fue idea de Medem.
-No, pero bacán que Medem haya querido hacerla! Hace poco salió la noticia de que la recibieron con aplausos en el Festival de Cine de Málaga.

-Y alguna vez hablaste con él?
-No. Un amigo español me dijo que él me nombra harto, me dijo: “te pronuncia muy mal, pero que te nombre lo hace grande a él como persona”. Y yo vi un par de entrevistas de él en youtube que dice muy buena onda, que encontraba que la película era tan buena que no había por qué hacer un remake, y que entonces optó por algo distinto. Lo que me parece buenísimo, lo interesante de un remake. Que fue lo que me pasó a mí cuando me lo ofrecieron… yo ya hice lo que quería, no tenía sentido que yo hiciera el remake.

-Qué suerte que lo tomara él si podría haber sido cualquiera! Te gustaban sus películas?
-Sí! Los Amantes del Círculo Polar me encanta, Lucía y el Sexo, Vacas… Caótica Ana no la he visto, la viste?

-Es buena!
-Cierto? Como que tuvo muy mala crítica, pero a mí me dijeron que es increíble, que era la más personal de él…

-En qué crees que han evolucionado tus películas?
-A mí me gustan todas mis películas, siento que tienen una línea, que hay un director detrás de las películas. Siento que lo que he aprendido quizás más es la elegancia, el sacar cosas, la simpleza. Dejar solamente lo más importante. Construir una historia emocionante, que uno se identifique, y dejar de lado todo ego de director, como “quiero hacer un plano raro que pase por aquí” o “soy súper taquilla que hago tal cosa rara”, que creo que tampoco he tenido, pero sí eso me preocupa: que la única que se tiene que lucir es la película. Y no el actor, o yo, ni la música, aunque todo encuentro que es increíble, pero creo que sólo es increíble porque funcionan bien con la película.
Y he ido rescatando cosas como de cada película, de sensaciones que me gustaron en películas, como la profundidad en Lo Bueno de Llorar, pero no tomé lo lenta de Lo Bueno de Llorar, soy el primero que cacha que a gente le fascina o la odia, “llevo 20 minutos y no han hablado… chao”. Siento que ésta te atrapa mucho más que Lo Bueno de Llorar, que quizás es mi película iraní (risas), y me fascina, pero ahora quería hacer otra cosa.

-Te gustaría que tus películas fueran más masivas?
-Me encanta que la película sea vista, pero no haría una película distinta para que sea más vista; yo hago la película que más quiero hacer. Pero creo que a todos les debería gustar jaja.

-Y sigues metido en La Vida de los Peces nomás o ya estás pensando en la próxima?
-Totalmente, he tenido cero ideas de pensar en nada. Y cuando ya empiece a acabarse la cosa, empiezo con la nueva.

Agradecimientos: restaurant Doña Inés

34 COMENTARIOS

  1. Qué buena onda él! Amo sus películas… me encantó Lo Bueno de Llorar y En la Cama… quiero puro ver La Vida de los Peces…

  2. Excelente la entrevista, muy buenas las preguntas Marianaypunto!, él muy buena onda, me gustaron sus respuestas.
    Tengo demasiadas ganas de ver la peli!

  3. hace algunos años lo entrevisté, cuando estrenó en la cama y el tipo es súuuuuuuper buena onda. un agrado, realmente, y sus películas bacanes.

  4. es un idolo! me encanta cada vez mas solo espero ver “la vida…” y tener otra pelicula dentro de mis favoritas!
    guena la enrevista tb. muy cercano

  5. me recontra apestó lo bueno de llorar, hueá fome nomás

    pero las primeras dos del cuello de lápiz este me gustaron (en parte a causa de blanca lewin [baba]), así que no sé, a ver qué onda ésta

  6. A mi me fascinó lo bueno de llorar y todo lo que ha hecho Bize. Estoy segura que esta no será la excepción…el trailer me mató! Es el mejor cineasta chileno lejos!!

  7. “La Vida de los Peces” la vengo esperando hace mucho!
    Se ve que es una película de otro nivel.
    Muy buena la entrevista y muy buena onda él.

Dejar una respuesta