Independientes: el encanto del bajo presupuesto

48

Road Research
por Mariana y punto

Gabourey Sibide, protagonista de Precious, cuando agradeció al ganar en los Film Independent Spirit Awards contó que su mamá le pagaba para que fuera al colegio, que se acordaba de que ahorró una semana para ver Welcome to the Dollhouse, y que cuando la vio fue la primera vez que pensó “yo podría hacer eso”.

Encuentro que es de las expresiones más exactas para describir lo que se siente al embalarse y emprender un proyecto, por chico o grande que sea. Y que sumado al amor al arte, la libertad y la poca expectativa fuera de la experiencia misma, hacen que de lo independiente salgan maravillas.

Personalmente, los proyectos en los que más me ha gustado trabajar son esos en que la gente importante que no cacha nada no se mete. Esos con amigos, apasionados, sin tanta exigencia formal, donde puedes pasar un martes en la tarde cheleando y conversando en vez de avanzar “realmente”, pero un sábado en la noche de fin de semana largo trabajando… esos donde no se siente como obligación, de los que quieres participar porque sí y como sea.

8 COMENTARIOS

  1. comparto este post en un 100%, cuando tienes un trabajo formal apestoso, pucha que se agradecen las invitaciones a trabajar en proyectos de amigos, da lo mismo quedarse hasta tarde o trabajar fines de semanas…

  2. me encantaria pertenecer a un proyecto independiente, no ambicioso, libre de presiones solo por amor al arte, me da envidia la gente que no “es nadie” y salen con proyectos fabulosos, como en el cine independienmte

  3. Q bien, yo he trabajado en cosas así y la verdad, es tan
    motivante trabajar, q no te das cuenta q lo estas haciendo.
    Creo q a veces es más valioso para el alma, q recibir dinero a cambio, sobre todo se nota q las cosas estan hechas con delicadeza.

  4. totalmente de acuerdo 😀
    Aunque no me paguen, es genial usar el tiempo en un proyecto que te motiva y es mejor aún cuando logras motivar a otros también.
    Espero no perder las ganas con los años.

  5. Es verdad no hay nada mas lindo que embalarse en proyectos por amor al arte, desgraciadamente con el paso de los años, los gastos y las responsabilidades, eso se olvida… Hay que tratar de recordarlo y no perderlo porque eso ayuda a levantar el alma y a sentirse muchisimo mejor….

Dejar una respuesta