El exquisito arte de comprar entradas para un concierto

61


por johanna watson

No sé si a ustedes les pasa, pero para mí, el acto de ir en busca de la entrada para un concierto es una de las compras más placenteras y emocionantes que se pueden hacer.

Este simple hecho (de transacción al fin y al cabo) reúne una serie de elementos que hacen adrenalínico el momento previo a tener aquella entrada en la mano, y después que te la entregan se convierte en una mezcla de sensaciones: tranquilidad (ya vas al recital, es un hecho) felicidad (al menos esbozas una sonrisa, no lo niegues) y si bien son caras, se siente algo así como que fue “plata bien gastada”.

Aquel trozo insignificante de papel, sin ningún tipo de diseño en particular, te garantiza un montón de momentos únicos que conservarás en tu memoria, durante el resto de tus días, y que desde luego te dará tema de conversación en distintas oportunidades.

Además, este ticket, así de feo y fome te invita a conservarlo indiscutiblemente, ya que es la prueba fehaciente de que estuviste ahí, viviendo el momento, cantando y vibrando a todo pulmón junto al artista o la banda que te gusta junto a miles de personas que comparten lo mismo que tú… lindo no?

Seguramente esto no le sucede a todo el mundo, porque primero hay que ser amante de la música para sentirlo, aunque quizá es la misma sensación que siente el viajero cuando compra pasajes, cuando el amante de la buena mesa reserva en un buen restaurant, o cuando el fan de una película compra las entradas para su estreno.

El fin puede ser distinto, pero es el medio, el ticket el que te garantiza: todo está por venir.

24 COMENTARIOS

  1. Noooo este post me llega justo en el momento en que me di cuenta que NO PODRE ir al concierto de Simply Red porque me meti a la pagina de Ticketmaster y no quedan entradas mas que de las de arriba de 40 lukas…buuuu snif! snif!

    • mercado libre siempre es otra buena opción, e incluso encuentras entradas más baratas porq en varias empresas regalan entradas y la gente las vende más baratas. Prueba ahí! 😉

  2. Eso de sentir que plata fue bien gastada es lo meeejooor ahi no hay ningun remordimiento en pagar. El otro punto es que cuando te ganas una entrada tambien es lo máximo.

  3. Debo reconocer que nunca he comprado una entrada a un concierto. Siempre voy gratis, jejejeje… pero la sensación debe ser increíble. Igual guardé muchas credenciales de prensa para cubrir recitales e incluso las pegué atrás de la puerta de mi escritorio, era un lindo collage. Lástima que el tiempo, la madera y el masking tape no son buenos amigos…

  4. Además de lo escrito en el post, creo que una de las mejores experiencias de la vida es ver en vivo a tu grupo o cantante favorito. Es realmente impagable (aunque en realidad si lo es, jaja y pucha que cuesta caro derrepente), pero es lo mejor. La ansiedad de los días anteriores, los nervios en la espera en el lugar del concierto, la emoción y que se te ponga piel de gallina (por lo menos a mi) cuando se apagan las luces y todo el mundo grita, o emocionarse hasta lás lagrimas…es una de las cosas que más me gusta de la vida.

  5. siiiii es una de las pocas veces que siento que gaste bien la plata
    a mi me pasa lo mismo me emociono muchisimo cuando tengo la entrada en mano y claro las tengo todas guardaditas porque em traen muy buenos recuerdos
    de hehco hoy ire abuscar mi entrada para 2 many dj’s asi que feliz!!

  6. siii es la mejor sensación del mundo, al menos yo me gasto un buen porcentaje de mi sueldo en conciertos, es la mejor manera de gastar mi plata, la experiencia me deja mucho, son momentos inolvidables.

  7. Concuerdo plenamente con el… “ya está, ya lo tengo, voy sí o sí”, eso dije el año pasado para el recital más esperado de mi vida, casi 4 meses antes y cuando los afiches aún ni salían, respiré profundo y dormí los próximos 4 meses con una sonrisa de oreja a oreja, todos los días la miraba, la leía, memoricé cada cifra, el costo de servicio, el lugar, la fecha, la localidad (si es Vip,mayor es el orgullo), no quieres doblar en los prepicados porque piensas que de tanto abrirla y cerrarla los puedes cortar, entonces se guarda estirada, en un lugar seguro, “hueso santo”, te mentiría si no digo que hasta le hablaba, en todo ese tiempo pasó a ser parte de mí, casi una plantita que había que regar a diario…. hasta que llega el gran día, te levantas, te preparas y antes de salir lo último que haces es lo primero que hiciste: Asegurarte de que está ahí, de que no se te ha olvidado (porque pasa, me lo han contado). En esa salida, a vces es la primera vez que la doblas, no puedes llevarla en su hogar donde durmió por tanto tiempo, es como q se hace grande por fin. Todo termina cuando apretujado por cients de otros que están tras de ti, pensando lo mismo que tú, un tipo intrascendente la toma y sin mayor asco la corta (hay lugares donde la queman para verificar su validez), en ese minuto ya no importa nada, es más la guardas como si nada en el bolsillo y ya ni importa si se te arruga. Sólo vuelve a tomar vida cuando llegas a tu hogar, aún extasiado, la tomas, la miras, la besas y a pesar de que le faltan algunas partes, es el único indicio que te asegura a ti y todos en el mundo, que tú fuiste parte de eso que señala ese insignificante papel.

    Disculpa, pero esto fue como la segunda parte de tu nota. Revives cuántas cosas en mí.

    Saludos.

  8. No se de qué placer me hablas si al momento de comprarla tengo que gastar mucho más de lo que gasta el resto de latinoamerica.

    Tampoco voy a poder ir a ver a Simply Red porque las entradas están (para este y todos los conciertos) DESCARADAMENTE caras!!!

  9. Como soy tan adicta a los conciertos de mis ídolos, comprar la entrada es uno de los momentos más especiales.
    Para mi todo esto comienza cuando se lanza el disco, porque ya se que debo juntar la plata para ese día.
    Soy de las que se ha devuelto a la casa con la sonrisa de oreja a oreja por tener la entrada en 1ª fila, también he llorado por tener la entrada que tanto anhelaba. Y hace algunos años lloraba porque simplemente no podía comprar ninguna ubicación.
    Sé que son caras, ahora más que nunca, pero no puedo evitarlo, ya entré al sistema, de hecho he estado trabajando desde principio de año para ir a los conciertos que me gustan. Al de Ale ya fui y no me arrepiento por haber gastado casi 70 luquitas.

  10. Lejos, en lo que menos me da culpa gastar las lucas y más disfruto es ir a un recital, lo cantado y lo bailado no me lo quita nadie!!! 🙂

  11. Amo la sensación que describes!

    Pero yo me pongo un poco sicópata cuando sé que las entradas están disponibles, tengo que ir a comprar al tiro sino me paso el rollo que me quedaré fuera de concierto!! (como me pasó con Radiohead en la primera fecha).

    La mejor inversión para el alma y para relajarse!

  12. Para mi , ir a un concierto es todo un acontecimiento, porque tengo que ir a santiago comprar los tickets, y mi partner siempre es mi hermano ( mayor) pero siempre lo invito una vez al año , a cual sea, ya hemos ido a Incubus, Oasis y ahora a Moby.. el se encarga e sacar los tickets , pero lejos es la inversion, y cuando escuchas las canciones siempre te traen buenos recuerdos

  13. me facino la nota de las entradas yo no he ido nunca a un concierto ademas k la mayoria se hace en santiago pero cuando me entere k venia simply red ..me dije: TENGO K IR COMO SEA¡¡¡ asi k comense a molestar a mi mardido para que me enviara a santiago y todos decia :pero como vas a ir a santiago si ni conoci que eres arriesgada y yo oidos sordos asi k cuando pusieron la preventa era la primera en falabella comprandola y senti todas la emociones aqui escritas ajajjajajaj eo de k la tengo estiradita en una agenda es muy cierto y cada cierto tiempo la miro kajkjajajakjakja buenissimoo¡¡¡
    oo de pasadita les dejo este link por si kieren ser parte de fans de simply red http://www.facebook.com/?ref=home#!/group.php?gid=327242465019&ref=ts

  14. Me siento totalemente identificada, con esto, soy amante de la musica y no hay nada mas reconfortante que ir a comprar una entrada para un concierto, tokata, etc. Ademas junto a mi novio compartimos gustos musicales y siempre vamos juntos a la mayoria de ellos, osea que los recuerdos son mas lindos aun.

Dejar una respuesta