Conversaciones sobre el terremoto 

136


por Mariana y punto

Supongo que como la mayoría, en la última semana prácticamente sólo he tenido conversaciones sobre el terremoto. Que cómo lo pasó cada uno, que pensaron que se iban a morir, que cómo está tu familia, que qué terrible todo, que estoy mareada, no para de temblar, que cómo podemos hacer algo e incluso tallas de mal gusto con risa nerviosa que no he podido evitar.

El otro día mi hermano chico cumplió 10 años y al sapear una conversación con sus amiguitos caché que pucha que está grande y que sus conversaciones no son tan distintas a las mías, tal vez un poco más en serio y con grandes declaraciones; mucha trivia y frases como “Bachelet lloró porque se destruyó su país”, fuertes palabras hacia los saqueadores, que niños más chicos que ellos no se asustaron “porque no conocen el miedo”, que pensaban que se iban a morir, o “yo no creo en el fin del mundo”. Sobrinas de otra amiga, harto más chicas, comentaban en cambio “qué se te rompió a ti?”.

Ahora ya hablamos un poco de otras cosas, la tele ya vuelve a su programación normal después de las noticias ininterrumpidas. Pero seguro que el tema del terremoto no desaparecerá.

27 COMENTARIOS

  1. el otro día en un cumple el tema era ese…y les grité: por favor cortemos el tema… suficiente con la tele!
    como q ya uno se desgasta, yo lloré toda la semana pasada viendo las noticias, y durmiendo mal…. yendo a terreno a catastrar las casas, verificando los daños, de verdad, demasiado agotador.
    esta semana ya está más en calma la cosa.

  2. Estamos preparando en mi pega un folleto de consejos sobre cómo manejar post terremoto a los niños, y uno de los consejos dados por profesionales es no hablar mucho sobre el sismo delante de ellos, evitar detalles escabrosos y tratar de explicárselos como si fuera un cuento.

    Un amigo que tuvo que arrancar esa noche con su hijo en Iloca lo despertó en medio de la noche diciéndole que se iban de excursión al cerro y que todo el pueblo se había puesto de acuerdo para ir a explorar. A mí no se me habría ocurrido, lo admiro por eso.

    • Que lindo…es estilo “la vida es bella”
      Los niños son tan inocentes que ven todo como un juego , es uno el que sin querer les traspasa sus miedos, si un niño pequeño esta asustado hay que tener ojo en lo que estamos haciendo.
      Es como el hijo de un colega que ya casi ni se acuerda y pensaba que el terremoto era por un cablecito que se solto de la tele.

      • aajaja es como tragicomico…
        es cierto…
        yo tengo como buenos recuerdos del terremoto del 85… encontraba entrete dormir en el suelo y toda esa cuática,era como un campamento…. tenia como 5 años.,
        lo q me marcó fue q presencié como se cayó la tele….era gigante y yo no pude atraparla, me sentía media culpable.
        ohhh… q pena

      • Te encuentro toda la razon, en ese momento yo no estaba con mi hija pero mi mamá fue super inteligente y la sacó de la cama meciendola y jugando, mi hija no se asusto en ningun momento y despues jugaron a que se vestian de noche y que dormirian todos en la cama grande por pura diversion. Se puede decir que ella lo encontro de lo mas entretenido y al otro dia me conto todo como si hubiese sido un juego. No la he dejado ver noticias, y le pongo canales de monitos o peliculas, eso si ella cree que cualquier cosa que no funciona o se echa a perder es por culpa del terremoto pero se lo toma con toda tranquilidad.

        • creo que esta bien que no traumatices a tu niñita, pero también creo que ella debe saber lo que ocurre, varios sicologos dicen que es necesario involucrar a los niños y no hacerlos ausentes de lo que esta pasando, ellos tienen que saber lo que sucedio en el pais, y a raiz de esto enseñarles, no me parece adecuado omitir información, quizas no tiene nada que ver pero es como el cuento de la abejita y el polén.

    • uy, yo creo que en el momento mismo de un terremoto o réplica hay que conservar la calma delante de los niños, sobre todo de los muy chicos, pero aparte de ese momento creo que si los niños no son tan chicos (sobre 5 años se me ocurre) deben estar conscientes de lo que ha pasado, de que hay gente que está mal, de la suerte que tienen (si es que no les pasó nada), y de lo que tienen que hacer si pasa de nuevo.

      A mi hermano lo he hecho ver noticias, no le veo el sentido a ocultarle la realidad; que además ellos cachan mucho más de lo que uno cree (de ahí que me sorprendí con su conversación).
      Es más, encuentro útil que cachen, por ejemplo la niña que alertó a todos en Robinson Crusoe dudo que la hayan educado a puro cuento en este tipo de temas.

  3. me emocionaron mucho con esta nota, mi sobrino tiene 9 años y vivio el terremoto y el tsunami de pelluhue, vio destruida nuestra casa de la playa y como el mar se llevo todas sus cosas, peliculas, su ropa, su moto de 4 ruedas que le regalo mi hermano para la navidad, pero el sabe que son cosas materiales que algun dia se pueden recuperar, uno de sus amigos le conto que a cauquenes llegaria una ola gigante y el pobre estuvo 3 dias sin querer comer, le explicabamos que si estuvieramos en peligro ya no estariamos ahi…. el nos decia que solo estaba nervioso y que sabia que eso no ocurriria… pero que lo entendieramos….. en mi familia simplemente dejamos de hablar del terremoto y tsunami frente a el y sus amiguitos y de a poco estan volviedo a jugar y ser niños otra vez…

  4. Yo creo que es inevitable hablar del terremoto, y por lo que lei sobre como sobrellevar el estres post-traumatico que la situacion produce recomiendan hablar de los miedos, de lo que uno sintio. Es cierto que a veces resulta agotador y hasta latero hablar tantos dias seguidos de lo mismo, pero es una consecuencia logica por la magnitud de la tragedia y como a todos en mayor o menos medida nos cambio la vida de un dia para otro.

    Para mi por lo menos ha sido muy dificil de superar, me da miedo andar en la calle, subirme al metro, andar en lugares con mucha gente, estar en mi casa (vivo en un 5º piso), sentir replicas a cada rato, etc. Y eso que gracias a Dios no me paso nada, me imagino como estara la gente que perdio todo y me da una angustia enorme pensar que por cosas del destino a esas personas les toco y a mi no. Cada dia me propongo tratar de estar tranquila, pensar mas positivo, pero es una tarea dificil, muy dificil.

    Les dejo el link

    http://www.belelu.com/2010/03/terremoto-como-evitamos-las-secuelas-psicologicas/

  5. Yo estoy cansada del tema, pero creo que es necesario seguir, para que la gente que no se vio tan afectada no se olvide que hay muchas personas que la estan pasando mal y que hay que seguir ayudando. He hecho de todo para distraerme, pa dejar de pensar en el tema, y me ha servido mucho tejer (estoy tejiendo los “romanticos” cuadraditos de 20×20) y leer, pero siempre pensando en que tuve suerte, que toda mi familia esta bien, y que debo ayudar desde mi pequeño papel en la sociedad para que Chile se reconstruya. Como lei ayer en La Tercera, todos podemos ayudar a la reconstruccion, levantandonos un poco mas temprano y haciendo las cosas un poco mejor a como las haciamos antes del terremoto…

    • Qué buen consejo el de La Tercera.
      Es sencillo y muy cierto.
      De alguna forma llama a ser mejores en todo, como trabajadores, familia, pareja, amigos.
      Uno valora lo vulnerable que es y cómo los detalles marcan la diferencia. Ambas son reflexiones ultra trilladas, pero en situaciones como estas… Recién cobran algo de sentido.

  6. Mi hija que es chiquitita me dijo que la cama se movia como gelatina ..jejej mas linda y como yo soy relajada ya se le olvido el tema … pero creo que los niños enfrentan estas desgracias de acuerdo a como lo tomen los adultos que lo rodean..
    saludos

  7. Todo lo relacionado el terremoto ha sido muy estresante… Es verdad que uno ya está medio chato del tema, pero como dijieron antes, hablar y desahogarse es parte del período post-traumático.

    Yo lo único que realmente espero es que la gente que se salvó (que tuvo la suerte de salvarse) valore eso, que trate de ser mejor persona, que aprenda algo de todo esto.
    Cuando salgo a la calle la verdad es que me decepcionan harto las personas, porque miro y me doy cuenta de que siguen manejando igual de mal, siendo igual de prepotentes, egoistas y poco solidarios.
    Creo que estas cosas pasan por algo, y por lo mismo hay que tratar de sacar algo bueno de todo el asunto.

  8. He tratado hablar del terremoto porque de verdad me asusté, no lloré ni entré en pánico ni nada, tampoco pensé que me iba a morir, pero despúes que volvimos a mi casa con mis papás (nos quedamos todo el sábado y domingo donde mis abuelos) y no había cable, y pude ver las noticias, niños chicos de 8-9 años llorando porque no encontraban a sus papás, terrible…dije no más!

    pa más remate me quede la semana pasada con una amiga que vive en el piso 2 para no quedarme sola ya que mis papás se fueron a trabajar y mis hermanas estaban fuera de Santiago y ella no hizo nada más que leer cosas de terremotos pasados, como el de Sumatra, el de Valdivia, el de Chillan, etc, y yo no quería saber nada, lloré dos veces porque ya no daba más de tensión, sigo mareada y pienso que a cada rato tiembla…

    Es obvio que el terremoto va a ser EL comentario de aquí a mucho tiempo más, pero me gustaría que no fuera así…dicen que es mejor hablar sobre el terremoto, pero no sé si es tan bueno.

  9. Estas son algunas recomendaciones enviadas por mi hermana desde Londres, donde estan muy preocupados por los chilenos, en especial lo sicologico.

    A la población directamente afectada

    · Evitar exponerse a ver reiteradamente imágenes de TV de imágenes del desastre. Evitar sobrestimulos: evite ver Noticias o programas violentos en la TV.

    · Comprender y asumir que la vida cambió, que no ayuda hacer como si nada hubiera ocurrido. Lo importante es obtener lecciones de lo acontecido

    · Comprender que es normal sentir ansiedad, miedos, irritabilidad alteraciones del sueño, apetito, etc. Aceptar sentirse mal. Es normal en una situación como ésta.

    · Pasar tiempo en compañía de otras personas. Si no se tiene con quien, hablar acerca de cómo se siente, escríbalo.

    · Intentar descansar, dormir lo suficiente, probablemente más que lo habitual.

    · Distraerse idealmente también con personas que no hayan pasado por el episodio. Probablemente son las que mejor le pueden ayudar a desconectarse de lo que ha sucedido.

    · Tomarse tiempo para llorar si lo necesita. No esconder sus emociones.

    · Volver dentro de lo posible a su rutina cotidiana, intentando organizar sus actividades para los próximos días.

    · Ponerse pequeñas metas, haciendo una cosa cada vez, no pretender hacer todo al mismo tiempo.

    · Hacer algo para sentirse un poco mejor (escuchar música, un paseo, jugar con el perro,…)

    · Hacer algo que le ayude a sentirte útil: donar sangre, ayudar a la vecina, participar en las acciones en respuesta a esta situación, organizar o participar en brigadas de limpieza, orden alimentación, cuidado de niños y personas enfermas, etc.)

    · Efectuar una reflexión con su núcleo familiar/social inmediato respecto de lo sucedido, revisar todos lo que se hizo o no se hizo con la finalidad de aprender de la situación, implementando medidas a futuro.

    · Buscar ayuda profesional si siente que la requiere.

    A las autoridades y servicios gubernamentales

    · No dar falsa expectativas de beneficios a los damnificados.

    · Ser coherentes en la comunicación.

    · Responder con lo prometido en tiempos oportunos.

    · Toda omisión, equivocación, espera innecesaria, comentario inoportuno, actitud inadecuada, información incompleta, que es entregada a los familiares o víctimas de un incidente crítico, pueden ser percibidos como una Segunda Agresión.

    A la prensa

    · Evitar mostrar reiteradamente imágenes del suceso (dosificar la exposición mediática)

    · Evitar invadir los espacios de los afectados entrevistándolos en su dolor.

    · Confidencialidad y manejo ético sobre información y situaciones internas de las organizaciones de socorro y ayuda humanitaria.

    A los distintos equipos de respuesta

    · Al final de cada jornada de intervención de los servicios de emergencia, y otros, se recomienda realizar ejercicios de desactivación psicológica, en lo posible guiados por personal entrenado.

    · Implementar medidas de autocuidado.

    · Buscar compañía y hablar con otras personas, compartir sentimientos y pensamientos.

    · Aprender también a pedir ayuda y reconocer que les pueden suceder síntomas muy parecidos a los propios afectados

    · Reconocer sus propias limitaciones, no cayendo en extremos como la omnipotencia o impotencia.

    Claudio Barrales Díaz . Psicólogo

  10. Uf, para un@ que está en la denominada ‘zona de catástrofe’ es difícil desligarse de lo que pasa alrededor, pese a que a mi familia y casa no nos ocurrió nada grave (sólo un pequeño tajo en la cabeza de quien escribe…)
    Levantarse significa ingeniárselas para lavarte, tomar desayuno, obtener agua y pensar en qué se hará de almuerzo para no ensuciar demasiadas cosas en la cocina. Las tardes son eternas porque no puedo aun volver a mi pega en la U y sí, da una lata inmensa ver en la tv casi todo el día información relacionada con el terremoto, tsunami y las réplicas de cada día,sentir el vuelo de aviones de guerra pasar por el techo de tu casa a cada rato, escuchar en la radio a familias reclamando que la ayuda no les llega, que están(estamos) hace 11 días sín agua potable y en algunos lugares aun sin luz, pero es la realidad que desde la VI a la IX región debemos afrontar cada día, querámoslo o no…
    Quizás en Santiago es una lata, pero para nosotr@s lamentablemente es el pan de cada día (que tampoco hay mucho!)
    Saludos chic@s y manden buenas vibras para el sur!!!!

    • Les mando a todos 16544263648967256 buenas vibras y abrazos!, espero que les llegue el agua pronto!.
      Mucha suerte y fuerza!

  11. ufff es fuerte recordar esta situación vivida…tengo 2 hijos de 3 y 5 años y lo unico que le decia a mi marido era que corriera las cortinas para que no se asustaran con la oscuridad…da pena no poder hacer nada por evitar que vivan un terremoto…mi hijo ve la destrución alrededor (vivimos en lampa por lo que hay que pasar por las autopistas destruidas)y me dice “mami…mira lo que hizo el control remoto”, confunde terremoto con control remoto…me hace reir…pero ellos se dan cuenta que las casa se cayeron y que estuvimos sin agua y sin luz por 6 días, es imposible hacerlos vivir en un burbuja…les explique la situación y les he enseñado como protegerse, creo que es la mejor lección de sobrevivencia que les puedo dar, por siempre van a ver terremotos en Chile y quiero que sepan que por fuerte que sean, se pasan en algún momento y que al planeta tierra cada cierto tiempo le pica la espalda y se la tiene que rascar…es lamentable pero es asi, se que ver a sus padre tranquilos y no en estado de panico es el regalo que les puedo dar, para que en futuros terremotos, sepan como actuar

  12. Es interesante lo que publicó Cita. De ello rescato que hay que hablar. Y si no quieres hablar del tema, por lo menos ser lo suficientemente empático para escuchar a quien quiera desahogarse contigo respecto de lo que vivió, de lo que siente, de lo que teme, de lo que no le parece. Es una manera de contribuir a la reconstrucción.

    Por mi parte no temo de sobremanera a los fuertes temblores, debe ser porque el del 85 (tenía 7 años) no fue traumático y no tengo recuerdos de terror ni nada por el estilo.
    Vivo en un 6º piso con mi novio, y agradezco que haya sucedido cuando estabamos la gran mayoría junto a nuestras familias, que si hubiese sido en horario hábil, no se como llego de la pega a la casa (¿caminando?). Eso si hubiera sido un caos.
    Por tanto, dentro de todo lo malo, saco lo bueno.

    E invito a la gente a continuar con sus vidas, pero en conciencia, es decir, sabiendo que eres afortunado por no haber perdido a tu familia, por haber podido protegerla de alguna manera, y escuchando a quienes quieran echar afuera lo más que puedan, hasta que queden livianitos.

    Como lei en una columna post terremoto, sin duda fue un “seminario de humildad de 3 minutos”.

    Cheers!

  13. Yo tengo una sobrina chica, tiene casi cuatro años y el sábado me preguntó si yo también me había dado cuenta de que el terremoto era amarillo. Amarillo? le pregunté yo, y ella muy enfática me dijo: Sí, amarillo, bien amarillo.

Dejar una respuesta