El merchandising: objetos de colección

712


por Mariana y punto

Nunca me había enganchado mucho con productos de merchandising más que por cosas de los Peanuts (como una toalla de playa perfecta que perdí como a los 15, pérdida que aun lamento) o agendas infantil-adolescentes.

Pues ahora creo que estoy cayendo rendida. Todo partió con cajitas de dvds y libritos sobre series, que no cuentan como merchandising, pero ahí con Amazon empezó este nuevo fetichismo en mí, más específicamente cuando descubrí que el bobblehead de Dwight de The Office existía de verdad, y lo encargué inmediatamente. Así, puse en mi wishlist otras cosas que caché que estaban a la venta: una polera/réplica de la camisa y corbata de Dwight, la polera de la corrida contra la rabia que organizó Michael, el tazón de “world’s best boss”.

Si todo esto me pasó sólo con una serie, supongo que el vaticinio de una amiga de que el Dwight sólo sería el primero de mis monos será cierto.

No sé si soy yo o es que realmente el merchandising se está haciendo más interesante, pero me agrada poder manifestar mis gustos y reírme con mi monito de Dwight o pasearme con el bolso de la película Turistas; y me da confianza la gente que promociona por voluntad genuina las cosas que le gustan.

11 COMENTARIOS

  1. Yo en general tengo harto merchandising pero de personajes de cómic, he tratado en todo caso de no comprar mucho, por un tema de espacio y porque todo lo que me interesa es bastante caro. No creo que sea el merchandising se haya vuelto más interesante, lo que pasa es que antes no llegaba nada a Chile y encargarlo salía carísimo. Ahora hay mucha más información sobre lo que hay, encargarlo es baratísimo y también cualquier producto comercial que exista (series de TV, cómic, películas) no se concibe sin merchandising (salvo Calvin & Hobbes) 😉

  2. A mi me tienen mal desde hace tiempo las famosas poleras de Sheldon que se comentaron en zancada, adoro la de linterna verde que tiene escrito atrás, he pensado seriamente mandarme a hacer una. Los productos pioneros en merchandising que llegaron a chile en gran cantidad fueron las series de animé, recuerdo haber comprado un tazón de Macross para un amigo secreto hace hartos años.

  3. tiendo a ser muy “cachurera”, por lo que decidi hace un tiempo desprenderme de mis colecciones de niña y adolescente… el merchandising me llama la atención,pero me resisto a la tentación.

  4. Yo sólo voy por el merchandising de los conciertos y artistas preferidos, aunque soy una poco más pilla y las poleras por ejemplo las mando yo a estampar, osea ultra personalizada porque escojo alguna foto que se nadie más tendrá (al menos en una polera ese mismo día del concierto). Lo otro lo compro afuera, las cintas (sin brillante, porque se ven tan flaytes), el gorrito, autoadhesivos, llaveros, etc, etc, etc asjasjajjajaj.
    Mínimo ir a los conciertos con 10 mil para comprar todo eso.

  5. ooohhh la polera de dwight está genial, la tendré como opción de regalo de cumpleaños pa mi hermano, que se disfraza de Dwight para ir a trabajar XD
    me gustaría tener esos fetiches de series favoritas, pero no he comprado nada porque no tenía tarjeta de crédito… ahora que tengo podré mirar alternativas jejeje

  6. Mi hermana la Dany es súper fanática de Justin Timberlake y además del típico merchandising (discos, poleras, chapitas, etc.), tiene un bobblehead de él, una lonchera, un termo, un títere, un magneto para el refri, un oso de peluche con su cara estampada, el calendario oficial, un libro -biografía no autorizada-, el poster gigante del concierto, entre otras cosas.

    Rebusca mucho para comprarlos, busca en las tiendas Anatolia, y también compra por Amazon.

    Yo lo encuentro genial.

Dejar una respuesta