Army Wives: mucho más drama del necesario

51

army-wives-cast
por Patty Rabanales G.

Mala no es. Sólo puedo partir de esa manera al describir la nueva serie de People & Arts, Army Wives.

Resulta interesante que la serie se centre en la vida de las esposas de los soldados estadounidenses y no en ellos. Es interesante también que muestre la vida de estas mujeres al interior de una base militar, con todo lo que eso implica, llámese pelambres, infidelidades, peleas y secretos, sin embargo, esta nueva soap opera gringa es puro drama. Está bien, nos puede gustar el drama y seguramente podemos empatizar con aquellas mujeres que se quedan cuidando a los niños mientras sus maridos acuden a la guerra sin saber si volverán con vida, no obstante, resulta demasiado recargada de tristeza.

Una madre cuyo hijo la golpea cuando el marido se va a las misiones; otra madre que debe alquilar el vientre para pagar las deudas; la otra que debe trabajar en un bar para conseguir dinero extra para criar a sus niños, los dos de padres distintos. Por último, la cuarta esposa, ésa que es como la protectora de las nuevas y que misteriosamente dejó Harvard cuando estaba a punto de terminar la carrera de Derecho.

Y si piensan que ahí termina el drama, se equivocan. Falta el quinto protagonista, un psicólogo, esposo de una soldado que vuelve a casa luego de dos años en Afganistán y que recurre al trago para olvidar eso que le pasó y que nadie sabe.

¿Y qué hacen sus maridos por mientras? Quedan como héroes, siempre dignos, con defectos poco importantes, como si todos ellos fueron intachables, peleando guerras absurdas y ajenas.

La vida de estas cuatro (o cinco) personas tan distintas y que se transforman en amigas es liviana y no muy creíble. Es para ver cuando no hay nada mejor que ver.

4 COMENTARIOS

  1. A mi no me tinca para nada y con lo que dices de ella, ahora menos.

    Me carga que los gringos tengan un tan mal sentido del nacionalismo y alaben tanto a los soldados… no veo nada heroico en matarse unos a otros.

  2. una manera más de lavar la imagen y de humanizar a esas máquinas de matar “en nombre de la libertad” que son los soldados y los nacionalistas gringos.

  3. he visto la serie y a diferencia de Denise Sherwood (que es la indecisa e inmadura prostituta infiel del grupo) le tengo bastante empatia al grupo de amigas, tienen razon en que no ahondan eso sí en los defectos de sus maridos soldados (si alguno se metio con alguna soldado o cometio crimenes de guerra o si muere en combate o llega en una bolsas)…

Dejar una respuesta