Fascinación por los artículos de librería

Publicado el Jueves 18 de junio de 2009 | 119 comentarios | Archivado en : OPINIÓN

ZZ21CABD79
por Paty Leiva

Desde siempre y mucho más cuando entré a estudiar diseño gráfico que para mi entrar a una librería (papelería) es como para un niño entrar a una juguetería. Los lápices, las tintas, los plumones, los papeles, los cuadernos y croqueras son objetos de deseo. Cuando tenía como 7 años y armaba un “club” con mi hermano, lo primero que hacía era comprar un cuaderno y un jugo en polvo (no me pregunten el por qué de mis prioridades porque no lo sé). Armábamos unos pasquines con recortes y texto escrito por nosotros que después fotocopiábamos para vender (hoy él es periodista, yo diseñadora y hacemos algo parecido a eso pero en versión digital).

Luego (bien perna yo) cuando jugaba a la escuelita le pedía a mi mamá que me comprara unos cuadernos con formato de lista de colegio de verdad, donde yo anotaba los nombres de todas las muñecas que asistían a clases.

Hoy, los artículos de oficina son los que me alucinan. No podría vivir sin conchetera, dispensador de scotch, matt para cortar, cuchillos cartoneros, archivadores, estuches para cds, sobres de todos los tamaños, carpetas, distintas tipos de hojas para imprimir (cubiertas de cds, etiquetas, tarjetas, etc), reglas, scotch doble faz (en distintos grosores), organizadores y post-it. Con lo que ya moriría de felicidad sería con el UtenSilo, el mejor organizador colgante de la historia.

Libretitas y cuadernos merecen post aparte…

Deja tu comentario