Entrevista a MERKLEY??? en JOIA magazine 07

1060


por Paty Leiva

Lo que más disfruto de la llegada de cada nueva edición de revista Joia, es que la cantidad –y calidad– de información visual es tan potente, que puedo hacer durar el placer de mirar… Cuando la abro por primera vez no sé dónde detenerme. Parto con un ansioso scanneo general y después voy desmenuzando/saboreando imágenes que, por lo general, no logro olvidar.

En la edición flúor 07, mi ojo hizo su primera parada en las imágenes de MERKLEY??? Imposible no hacerlo. Seductoras e intrigantes diría de primera lectura… Justamente este artículo cuenta con una entrevista al artista, de la que extrajimos un fragmento para compartir con ustedes. Enjoy.


Hemos escuchado que te sientes más pintor que fotógrafo…
Claro, es que la mayor parte de mi vida la he pasado pintando y dibujando. Antes pensaba que la fotografía era genial, pero me parecía que era para gente floja y sin nada que decir; consideraba que la gente creativa con ideas raras no podía usar la fotografía como medio de expresión. Siempre fui más caricaturista que otra cosa; de hecho, la mayoría de mis trabajos de esos tiempos están compuestos por héroes de caricaturas, y podríamos decir que los trabajos fotográficos más recientes también: hoy compongo casi todas mis fotos con el mismo método que usaba antes para mis cuadros o mis dibujos; es decir, trabajo con la imagen fotográfica como si lo hiciese con un panel de caricatura o una pintura ilustrativa, sólo que ahora también tengo la posibilidad de trabajar las imágenes computacionalmente.

¿Notas algún parecido entre tus fotografías y alguna corriente artística de otros tiempos?
No creo que mi estilo tenga mucho que ver con lo que ha ocurrido en la historia del arte… con excepción quizás del surrealismo: tal vez pertenezco a cierto movimiento pop-surrealista. Por otro lado, es muy difícil analizar el trabajo propio de un modo objetivo; me acomoda más pensar en las influencias artísticas más importantes que he tenido, como por ejemplo Devo, Dr. Seuss, Vargas, Norman Rockwell, Wes Anderson, Apple Computers, Adobe, Pixar, Gary Larson (por su formato de caricatura de un panel), la estética entera del Lowrider y la Post-Mormon-Repression Correction, entre otros.

¿De qué modo procedes en la etapa creativa de tus trabajos?
No trabajo siempre del mismo modo, pero la mayor parte con mis cuadros fotográficos, sobre todo los más ilustrados, comienzan con el tema y la locación; luego hurgueteo entre cachureos y armarios buscando cosas que tengan que ver con la idea de la foto que quiero hacer y con el lugar elegido; en una tercera etapa empiezo a antropomorfizar la idea: es entonces cuando construyo una pequeña historia en mi cabeza con todos los miembros del elenco. No siento la necesidad de darle un final a la historia, la meta es lograr una imagen que haga al espectador detenerse brevemente para hacer funcionar su propio cerebro creativo; a veces pienso que quizá, usando mi imagen como punto de partida, los espectadores pueden contarse a sí mismos alguna historia peculiar.
También utilizo muchas imágenes de sueños y de lo inconsciente, adaptándolas a escenarios con objetos de la vida cotidiana y comidas típicas de la cultura norteamericana, de manera que las historias resulten más verosímiles.


¿Tú mismo te encargas de armar las fotografías finales en Photoshop? ¿Cómo realizas esa parte del proceso?
Tengo mis pequeñas recetas, como todo el mundo. Pero se podría decir que lo importante es que le dedico mucho tiempo. Para dejar listo un retrato simple puedo pasar frente a la pantalla media hora, pero cuando se trata de una imagen más complicada, con más contenidos, generalmente son alrededor de veinte horas photoshopeando.

¿Cómo consigues a las chicas que posan para tus fotos? ¿Es cierto que muchas las has conseguido a través de MySpace?
Casi todas las que aparecen en mi trabajo fotográfico son personas conocidas: amigos, amigas o gente relativamente cercana. Cuando haces que las mujeres se vean bien, es fácil conseguir voluntarias. Yo no les pido que me dejen fotografiarlas –a menos que, dadas las circunstancias, sea grosero de mi parte no ofrecerme–, la mayoría pide ser fotografiada, y yo no pongo mucha resistencia. De manera que no es realmente MySpace lo que me ha aportado modelos. Lo que sí me ha servido de MySpace es que me ha dado la oportunidad de conocer gente de mentalidad semejantemente a la mía, ampliando de ese modo un círculo social que puede luego ir aportándose mutuamente.

Erwin Olaf, fotógrafo holandés, en la última edición de Joia nos dijo que pensaba que el mundo se dividía en 2 tipos de personas: los exhibicionistas y los voyeuristas. ¿Te identificas con alguno de los dos tipos?
Creo que soy tanto voyeurista como exhibicionista. Definitivamente soy un payaso, pero al mismo tiempo me gusta mucho ir a sentarme a las graderías del circo. Afortunadamente no hay ninguna regla que me impida realizar ambas actividades.


Hace poco publicaste un libro llamado “111???”, tuvimos el placer de verlo y nos ha gustado mucho. ¿Qué nos puedes contar acerca de él?
El libro nació exactamente cuando terminé la imagen de Jenny (la de la portada); en ese momento le comenté que tal vez sería una buena idea hacer un libro de todas las chicas que conocíamos en sus propios sofás y con sus propios zapatos favoritos. Yo acostumbro estar pensando en grandes proyectos y suelo comentárselos a mis cercanos, el caso es que esta vez Jenny fue sin rodeos y le contó a la gente que yo efectivamente ya estaba haciendo un libro. En la primera fiesta a la que fui después de haberle hecho esos comentarios a Jenny, cuatro chicas se me acercaron diciéndome que querían salir en el libro. Una vez que fotografías a alguien desnudo con la promesa de hacer un libro, las únicas opciones que tienes son: (a) hacer el libro, o (b) ser un total cretino. Entonces hice el libro.
La respuesta ha sido fantástica; hacerlo independientemente en vez de hacer un trato con un editor fue una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida. Ha sido un trabajo rentable; ya están casi todas las copias vendidas. Y lo mejor: ya estoy pensando en empezar el próximo.

¿Tienes alguna relación con Sudamérica? ¿Te gustaría exponer o realizar algún trabajo en este lado del mundo?
Viví dos años en Brasil cuando era misionario mormónico. Realmente me gustaría volver ahora como ateo, podría divertirme mucho. Me gustaría tener mis cosas por toda Suramérica, la extraño.

Fuente: Joia Magazine # 7


Joia 7 from Joia Magazine on Vimeo.

8 COMENTARIOS

  1. No lo conocía, me gustó su trabajo. De todas las fotos la que más me gustó fue la de la chica en el sofá que se dio un cockatail de aquellos la noche anterior, mi mirada fue directo al frasco debajo del sillón y el perro, notable!

  2. fue a Brazil como misionero mormonico??? uffff

    Las fotos son llamativas, pero otras de joia me han gustado mas, no siendo un fan de la fotografia… Pero me parece muy bueno si este tipo de arte llega a mas y mas personas.

  3. Me encanta la revista Joia, lo malo es que me sale un poco cara encargarla a Stgo.
    La encargué una sola vez, y después me enteré de que en otro número apareció el trabajo de Mark Ryden, simplemente genial!, ojalá vendieran la revista en regiones… es mucho pedir?

Dejar una respuesta