Adanowsky, el show

70

Adan
por Paty Leiva

Y fuimos a ver a Adanowsky!… My god, que buen show. Partamos por la original estructura del espectáculo: primero aparecieron los Gush, los músicos que acompañaban al protagonista, eran 2 hermanos y 2 primos, jovencísimos (tienen un aire a Andy Samberg, como si fueran sus parientes buenos-mozos-franceses) y como taletransportados desde los setentas. Cantaron un par de canciones –incluso una  acapella– saludando en perfecto español para preceder a la estrella. Un maestro de ceremonias de sombrero de copa y bigote nos saludó animadamente presentando al gran y único Adanowsky. El ídolo –que no podía dejar de recordarme a Sandro y a Jean Paul Belmondo al mismo tiempo– aparece de ajustadísimo pantalón negro, camisa abierta y chaqueta brillante, con una sonrisa que mostaba su generosa dentadura. Mino.

Durante todo el show mantuve una franca sonrisa en la cara, la que a veces se convertía en carcajada. Adanowsky usó capa de vampiro, ofreció besos, se sacó la camisa… El maestro de ceremonias hizo de todo (o sea, “de todo”). A las 3 am los ánimos no podían estar más arriba: un escenario lleno de hombres guapos, entusiastas y buenos músicos; un divo que resultó ser un excelente bailarín; y esas exquisitas canciones era todo lo que se necesitaba ese inolvidable viernes por la noche.

15 COMENTARIOS

  1. Iba a venir a Valdivia la semana pasada. Por motivos que no me explicó (le envié un msg a traves de FB), no se concretó su tocata en la capital de Los Ríos. Que lata 🙁

    El disco está increíble… vintage a rajatabla!!!!

    Saludos

  2. excelente show.. concuerdo totalmente qe estuvo muy weno

    lo mejor de todo.. qe él mostró todo el rato, las mejores de las ondas

Dejar una respuesta