Jeff Koons: El Consumismo al servicio del Arte

832

Eff1Eballoondog Orange-1
Jeff Koons, Balloon Dog (Orange), 1994-2000. Colección particular. © Jeff Koons

por Ana Paula do Brasil

Jeff Koons es uno de los artistas más provocativos del siglo XX. Como los precursores del Pop Art, él traduce en sus obras las características de una sociedad consumista y mediatizada, donde las imágenes tienen cada vez más poder e influencia sobre las personas. Sus obras son verdaderos íconos, muchas veces creados a partir de objetos cotidianos que ganan grandes proporciones, con superficies seductoras y una ejecución perfecta.

Actualmente, el Museo de Arte Contemporáneo de Chicago presenta una muestra totalmente dedicada al artista, resultado de una intensa investigación, la mayor realizada en 15 años. La exposición explora su potente influencia en el arte contemporáneo y su significado para las nuevas generaciones.

Koons refleja la obsesión de la sociedad con la cultura popular y niega las divisiones simplistas entre apariencia y realidad, superficie y profundidad, entre arte y funcionalidad. Con raíces en el Pop Art, Arte Conceptual y Minimalista, Koons modela sus esculturas en base a productos de consumo y manipula objetos comerciales.

Pero al contrario de sus predecesores de los años 60, el tema del trabajo de Koons se concentra en mostrar la obsesión psicológica de las personas por objetos de consumo y cómo estos objetos son diseñados para seducirlas.

*(Este artículo –y mucho más– está disponible en la Edición Especial Aniversario Zancada, lo subimos también como post para no perdernos de tus comentarios). Baja Zancada Especial Aniversario 2008 acá.
9262Drabbit
Jeff Koons, Rabbit, 1986. Colección Museo de Arte Contemporáneo, Chicago. Donación de Stefan T. Edlis y H. Gael Neeson. © Jeff Koons

“Mi trabajo usará todas las oportunidades posibles. Empleará todas las trampas posibles y hará todo – realmente todo – para comunicar y ganar la atención del espectador”, afirma el artista. En esta exposición, se muestran las obras más emblemáticas de cada una de sus series.

En las dos primeras, Pre-New y New, Koons trabaja con el deseo del público norteamericano por los nuevos productos de consumo. Al ascender objetos cotidianos a símbolos de deseo, el artista explora los juicios de valores culturales y la búsqueda por el status, la permanencia y por “el nuevo”.

Ya en la serie Equilibrium, creada en 1985, el artista sigue su análisis sobre el consumismo y el deseo de perfección. Koons cambia la materialidad de los objetos para hacer conexiones entre éstos, su valor económico y cultural y la percepción del público.

La serie Luxury and Degradation, de 1986, trata específicamente sobre la visión del consumismo decadente a partir de imágenes y objetos relacionados al marketing y consumo del alcohol.

En Statuary, también de 1986, Koons plantea una visión panorámica de la sociedad. Las esculturas, todas hechas en acero inoxidable, van desde un busto de Luis XIV hasta un conejo inflable. Para el artista, el acero inoxidable simula la seguridad económica de los objetos de lujo.

Hay muchas otras series de obras – Banality, Made in Heaven, Easy-Fun | Ethereal, Popeye, Hulk Elvis -, cada cual con sus objetos icónicos. Quizás una de las más conocidas, la serie Celebration, que Koons empezó a crear en 1994, ha sido una de las más largas de su trayectoria. En ella, el artista se basa en los eventos conmemorativos que ocurren a lo largo del año, como feriados y aniversarios, y realiza esculturas y pinturas que representan juguetes, y otros objetos infantiles en proporciones fantásticas, como el Balloon Dog, escultura de 3 metros de altura.

Mirar las obras de Koons es un placer visual, pero la apreciación no queda sólo en el ámbito estético. Más allá de puros y simples objetos, las obras de Jeff Koons alcanzan el ámbito social; son un reflejo crítico y provocativo de lo que se busca y se desea en nuestra sociedad. La clave es poner al espectador en el centro de la discusión: la fascinación visual que las obras generan en sus espectadores es justamente la “trampa” a la que se refiere Koons. La misma trampa en la que la industria del consumo nos hace muchas veces caer, haciéndonos fascinar por objetos sólo por lo que éstos parecen, o nos hacen parecer ante los demás.

62743Triple Hulk Elvisi
Jeff Koons, Triple Hulk Elvis I, 2007. Colección William J. Bell. © Jeff Koons

7 COMENTARIOS

  1. En una clase de composición, nos hablaron de koons un poco y lo amé, para mi profe era uno de los mejores exponentes de la teoria de que cualquier cosa que esté bien hecha puede ser arte.
    Me gusta, toda esa onda pop y la calidad de sus trabajos. Es fascinante.

Dejar una respuesta