¿Tapa con la rosca?

365

Screwwinepor M&M

Cada día nos encontramos más con la sorpresa de ver que nuestros vinos de siempre vienen sellados con la tapa de rosca (o screw cup como la llaman los gringos). La idea –que es de lo más práctica especialmente cuando una no tiene mucha fuerza– lleva años dando vuelta por países desarrollados. Allá las prefieren los consumidores conocedores porque aseguran que el vino llegue a nuestra copa igualito que como salió de la bodega (sin los defectos que puede ocasionar un mal corcho natural o la oxidación).

Otra buena razón, cierto, es su precio, pues si bien no son tan baratas, sí sellan el vino mejor que un corcho natural de su mismo precio (porque como todo, hay corchos buenos y caros, y corchos malos y baratos). Si se fijan bien, estas nuevas roscas en vinos “finos” son más largas en su parte de bajo –no queda el anillito dando vueltas como en las bebidas– lo que les permite un sellado hermético, o sea no entra oxigeno al vino. Por eso se están usando en vinos que se deben jóvenes, apenas salen al mercado, como los blancos, rosados y pinot noir económicos, o en apenas unos pocos más osados cabernet o merlot de bajo precio. Por el contrario, como se supone que los grandes vinos sí necesitan de mínimas cantidades de oxigeno para evolucionar en las botellas y mejorar con los años, el corcho natural sigue siendo su gran aliado, y lo seguirá siendo hasta que nos demuestren lo contrario o… nos acostumbremos a ellas?

19 COMENTARIOS

  1. Mata pasión total. El último fin de semana, pedimos un vino en un pub y llegó una botella roscada, y todos en la mesa nos quedamos plop. Se pierde la magia de la apertura, del sonido cuando decanta la primera copa.

    En resumen: no me gustó. Rosca = sensación rasca.

  2. prefiero el corcho natural… este finde comrpamos un vino piola rico cabernet y quedamos plop ya que venia con tapa rosca al igual que valentina da la sensacion de vino rasca…

  3. Obvio que los buenos vinos DEBEN venir con un corcho natural, es parte de la tradicion del buen vino. Los corchos plásticos igual cumplen. La tapa “rasca” es práctica, ultra práctica, pero le quitan todo el encanto a destapar una botella… 🙂

  4. No es tan obvio lo del corcho natural. Para algunos vinos blancos es conveniente ya que se ven más afectados por el oxigeno que el corcho deja pasar, lo que afecta la duración del vino sin oxidarse.

  5. Me imagino que los Conocedores, prefieren vinos de calidad y con corchos caros. Estas tapas roscas son para vinos “finos”…flaites.

  6. Ups no, los conocedores prefieren el buen contenido de la botella, no se dejan llevar por el empaque, y en ese detalle entra la tapa de rosca moderna (muy diferente a la otra tapa rasca). Temo decirles que tendremos que acostumbrarnos porque pa alla va la cosa en los vinos bajo $5.000, o sea en los que tomamos con más frecuencia.

  7. yo no soy experto ni nada. Pero me pasa igual que el vino en lata (como la cerveza) no puede gustarme en apariencia, visualmente prefiero el corcho, el ritual.

    O en ultimo caso los envases tetra pack como el bola 8, en que sabes a lo que vas, para mi en mi ignorancia, un vino de mas de 2k pesos va con corcho, me quedo con la tradicion.

  8. a mi me da lo mismo el corcho, ademas mi favorito es el vino blanco y si beneficia su sabor me parece fantastico… ahora, el tinto lo encuentro mas formal y claro que el corcho le da un cache, pero todo sea por los pocos “Quercus suber L” (alcornoques) que quedan.. son tan lindos.

  9. Si pero eso de quedarse con la tradición no sirve mucho, en poco tiempo mas tendremos que acostumbrarnos a ver sólo vinos con corchos “falsos” o tapa rosca.

    Personalmente me da lo mismo, como dice celeste, todo sea por salvar los pobres y pocos árboles que quedan!

  10. Hola amigos,
    Me encontré con estos comentarios que son muy antiguos, pero igual quería hacer una aclaración en favor de los corchos.
    Debemos interiorizarnos más antes de decir que por los corchos se pierden árboles y se daña la ecología, es todo lo contrario. El árbol de corcho (“Alcornoque”, un tipo de roble) tiene una corteza única en el mundo y de esta corteza se extrae el corcho, EL ARBOL NO SE CORTA, SOLO SE DESCORTEZA. Al sacar esta corteza favorecemos al árbol porque necesita renovarla cada 9 años, es decir, si se deja de cosechar el corcho, definitivamente el árbol morirá.
    En el último tiempo se han hecho numerosos estudios que indican que el alcornoque posee una estructura celular única y muy particular, capaz de retener el dióxido de carbono; y por este motivo, el corcho es ideal en la conservación de la biodiversidad y lucha contra la desertización.
    Los expertos aseveran que cada tapón de plástico provoca 10 veces más gases de efecto invernadero que un tapón en corcho natural y las tapas de aluminio emiten 25 veces más que el tapón natural. Esto quiere decir que en un período de cien años, las emisiones de CO2 durante el ciclo de vida de mil tapones de corcho natural asciende a 1.533 gases contaminantes, mientras que en mil tapones plásticos el dióxido de carbono ascendería a 14.833 y a 37.172 en mil tapas roscas.
    Por favor les pido que se informen más, en internet hay mucha información, y si realmente les preocupa la Ecología, prefieran una botella de vino con la magia del corcho antes de los productos industrializados.
    Muchos saludos,
    Pabla Andrea Valenzuela

Dejar una respuesta