El ex novio estafador de Anne

1386

Anne-2por Jesse James

Anne Hathaway nos cae bien, su papel en el Diablo se viste de Prada se ganó el voto de simpatía para todos los que hicimos el loco a ratos en nuestra práctica profesional y tenemos algún tipo de obsesión con el cuento de la moda.

Pero nadie es perfecto y tampoco nuestra amiga Anne. Tenía de novio hasta hace muy poco al empresario Raffaello Follieri, con quien aparecía siempre en las fotos demostrándole su amor y en varias entrevistas diciendo que lo que la cautivó de él fue su espíritu solidario, ya que el empresario le dedicaba parte de su fortuna a la beneficencia, de hecho su empresa era supuestamente benéfica, pero resulta que ahora el amoroso está preso por llevar este “espíritu” demasiado lejos, tan lejos que para hacer negocios y ganarse la confianza de otros empresarios, decía que era emisario del Vaticano, lo que finalmente lo ayudaba a hacer transacciones con propiedades que el Vaticano estaba obligado a vender gracias a las millonarias indemnizaciones que debía pagar por delitos sexuales cometidos por miembros de la iglesia. Así, Follieri se daba la gran vida recortando plata y ahora a la pobre Anne no le quedó más remedio que terminar con él para no echar a perder su prometedora carrera.

No se sabe que tan al tanto habrá estado ella de todo eso, me imagino que no tan poco porque duró varios años con el italiano, aunque no sería ni la primera ni la última mina en ser engañada con cosas de esta naturaleza, lo penca es que este asunto era hace bastante tiempo un secreto a voces, incluso en varios sitios de gossip gringos se decía que entre ella y Kate Hudson hubo mala onda porque esta última le pasaba diciendo que su novio era un mafioso mientras filmaban Bride Wars. Todo mal!

5 COMENTARIOS

  1. Bueno poniendome en el lugar, uno no puede saber todo relacionado a la pareja de uno, si se esta pasteleando de lo lindo, uno se viene a enterar cuando ya queda muy poco por hacer, o sea al final, esperando como condorito: “Exijo una explicacion”.

Dejar una respuesta