Invitada: Rita Cox

1596

Ritacox
Rita Cox | Periodista, Directora de Marketing Editorial en Ocho Libros Editores

1. Cuál es tu lugar preferido de la ciudad en que vives?
Primero, agradezco haber nacido en Santiago donde, lamentablemente para el resto del país, se concentra el movimiento y la infraestructura. Se desprende, entonces, que soy ciento por ciento urbana. De esta ciudad hay varios lugares que me inquietan.

Lo Barnechea, donde vivo, es una peculiar mezcla de clases sociales, integración y estilos de vida. Está La Dehesa con su evidente poder adquisitivo (Portal La Dehesa, por ejemplo) y drásticamente, cruzando una vereda encontramos a la clase media trabajadora, nada pudiente. Luego, Lo Barnechea tiene una cosa pueblerina, cuya imagen más clara es la que captamos cerca de la iglesia, donde es posible toparse con un señor de chupalla y camisa cuadrillé. Pero además, dado que muy cerca está Instituto Hebreo y un par de sinagogas, en esta comuna reside una buena parte de la comunidad judía en Chile. Es muy lindo ver a las familias judías los viernes. Si vas al supermercado, los ves comprando los productos de la comida de esa noche. Y una vez que se pone el sol, los ves caminando en familia en dirección a los templos. Un panorama que se repite durante todo el sábado. Me gusta sentir que hay espacio para todos.
Más abajo, Providencia y el centro. Calle Huérfanos es una aventura. José Miguel de la Barra, Monjitas, Merced –el barrio del Parque Forestal– es una delicia. No necesariamente para vivir, pero sí para darse una vuelta una vez por semana, mirar, detenerse en el Café de la Barra, ver qué está pasando en el Museo de Bellas Artes y el Museo de Artes Visuales. Siempre regreso a casa feliz luego de esos paseos.

2. La película que más veces has visto?

Definitivamente, “La Edad de la Inocencia”, de Scorsese. Desde que arranca con ese plano secuencia, cuya coreografía es un verdadero ballet, hasta los créditos finales me mantiene en alerta y deja sin aliento. La historia de amor imposible es tremenda y me hace llorar. Como que duele. El vestuario es magnífico, la recreación de época soberbia (la vajilla, el mobiliario, etc.) La escena del guante de Michelle Pfeiffer y Daniel Day Lewis es LO elegante y sensual. Pero además, a esta película le tengo un entrañable cariño, ya que me introdujo a Edith Warton, la escritora cuya novela homónima es el sustento de la peli. Ella es genial.

3. Describe un día normal para tí:
Mis días, al menos de lunes a viernes, son lo más parecido al “Día de la Marmota”, la película de Bill Murray. Tipo 6.30 AM siento el llamado de la selva: Mi hija Martina (dos años) exige su “lessshe” así es que parto a su pieza, la acuesto en mi cama, corro a la cocina (la chica es impaciente) y le hago su mamadera. De regreso en la cama siempre viene la pregunta de rigor: “¿Está rica, me amas?”. Y ella asiente. Una vez que su estómago está lleno, o duermo hasta las 7.30 o aprovecho de leer La Tercera acostadita. Luego viene la ducha, el enchulamiento para enfrentar el día y el café. Ordeno un poco la casa. A las 9.00 llega la Versa, pilar del hogar, quien cuida a la Martina.
Caminata hasta el paradero: Desde hace algunas semanas decidimos con mi marido dejar el auto en casa (hay que ahorrar energía y me da tiempo para leer o aprovechar el tiempo en algo placentero). A las 9.30 estoy en mi oficina (Ocho Libros Editores). Prendo el computador, reviso correos, me doy unas vueltas por facebook, reviso el resto de los diarios y algunos sitios (entre ellos Zancada) y me largo a producir. Eso hasta las 14. A esa hora hago una pausa, almuerzo algo y parto a mi oficina 2, en Estoril (hago comunicación estratégica para algunos clientes). A las 18 vuelvo a encaramarme en el Transantiago y me voy a casa para estar allí a las 18.30 clavado, para que la Versa se pueda ir. En Verano y primavera, me uno a mi hija y la acompaño a jugar con sus amiguitos en el jardín del condominio. A las 19.30 subo a mi depto. Lleno la tina, la baño, la encremo, y le preparo la comida. Son las 20.30 y llega mi marido. Mientras él juega con la Marti, yo caliento nuestra comida. Luego, él la hace dormir y yo me pongo pijama y me voy al sobre. Vemos películas, alguna serie o esperamos Ultima Mirada. Finalmente, lo que venga….
Suena muy dogmático, pero disfruto mucho la rutina.
Salgo muy poco de noche, pero al menos una vez por semana junto a mi marido vamos al cine. Los fines de semana, harta familia, ya que todos los bandos se pelean por ver a mí hija. Los amigos suelen quedar relegados para los cafés de la semana, algún happy hour, aunque con mis amiguis hablo a diario e internet me ayuda mucho.

4. Cuál es tu mejor manera de perder tiempo?
Caminar por Providencia y el centro. Caminar sin destino, detenerme frente alguna curiosidad, vitrinear sin la presión de tener que comprar. Otra delicia es sentarme en una cafecito a internetear u hojear revistas.

5. Cuál hubiera sido tu oficio ideal pero imposible?
Me hubiese gustado ser siquiatra. Qué más apasionante que conocer los mecanismos de la cabeza, y contar con la información apropiada en términos médicos. Además, ya me imagino en la consulta escuchando a mis pacientes. Hubiese sido una forma productiva de encausar mi irremediable inclinación a saber sobre la vida de los demás.
Más posible, me encantaría hacer clases en la universidad. He recibido estudiantes en práctica de periodismo de las mejores escuelas (supuestamente) y ha sido muy decepcionante. Mi pega sería como un apostolado. Un asunto de compromiso social.
En cuanto a oficios, la pega de los cool hunter. Que te paguen por mirar y a partir de eso influenciar el mercado debe ser entretenidísimo, pero la edad no me acompaña. Entiendo que son veiteañeros los indicados para hacer la pega.

6. Cuando haces zapping en la tele, en qué canal terminas cayendo siempre?
Esos dramones de Chilevisión (Mujeres Infieles, Historias de Eva, etc. Ya que son todos iguales) son un placer culpable. Mientras los veo estoy pendiente de lo malos que son (los guiones, las actuaciones, etc.), pero al mismo tiempo los disfruto, ya que son morbosillos (algunos medios calentones -shuulos) y eso me supera. Pero además, engancho con los actores: El 90 por ciento son NN y eso es muy atractivo.

7. Cuéntanos una manía insoportable que tengas
Ortodoxa de la limpieza y el orden. Me altera un mueble con polvo, tomar un libro y quedar con las manos cochinas. Y simplemente enloquezco con un muro manchado. Pobre de mi hija, la tengo adoctrinada: Cada vez que osa posar una de sus manitos en mis murallas blancas… se va de llamado de atención. Antes me atormentaban y avergonzaban de estas manías. Hoy tengo una cómplice: Una amiga tan maniática como yo. De hecho, a veces nos llamamos felices para comentarnos que estamos pasando el pañito. Una forma de relajación ¿Patéticas?
Otra maña es encremarme las manos a cada rato y echarme brillo de labios. Un acto compulsivo.

8. Cuál fue el último disco que compraste y la última canción que bajaste de internet?
En la casa, los roles están bien definidos. La música es responsabilidad de mi marido. Es él quien compra, quien baja, y quien hace las listas para Ipod para toda la familia. Es seco.
Lo más reciente en regalos que me ha hecho (una exigencia mía) es “5:55” de Charlotte Gainsbourg.

9. Cuál ha sido tu mejor y tu peor cumpleaños, por qué?
El peor: Cumplía 12 años, creo, e invité a los chicos de mi curso. Jugábamos en una plaza y escuché que el niño que me gustaba comentar lo aburrida que estaba la cosa. A los 10 minutos estaba acostada en mi cama, deprimida. Me ausenté del resto de la celebración. No supe más de nadie. Para colmo, semanas después mi casa estaba pasada a olor a podrido. Mi mamá descubrió que dentro de una guitarra un compañerito había depositado los restos de un hot dog. Me llegó reto. En su momento fue tremendo. Hoy me encanta recordar esa anécdota.
El mejor: Espero que sea el que estoy organizando para los próximos días como un día de campo/pic-nic, familia, amigos y niños. Mucha gente, así es que llevaré bolsa extra large para guardar los regalos.

10. Cuál fue el primer libro que no pudiste soltar?
Varios: “Lotita”, de Nabokov, al que llegué gracias a mi fanatismo adolescente por “Don’t stand so close to me”, de The Police. “Menos que Cero”, de Breat Easton Ellis. Su tono nostálgico calzó con lo que sentí al salir del cuarto medio. Lo leí durante un verano en Algarrobo. Se me venía un nuevo futuro impredecible. “Estío”, de Edith Warton. “Madre que estás en los cielos” de Pablo Simonetti. Ese fue una paliza. “El ultimo Don” de Mario Puccio Puzo.

Links relacionados: www.ocholibros.cl

22 COMENTARIOS

  1. se me cayó inmediatamente después que leí ” agradezco haber nacido en Santiago donde, lamentablemente para el resto del país, se concentra el movimiento y la infraestructura. Se desprende, entonces, que soy ciento por ciento urbana”
    Nada, nada que ver…como si el resto de las “ciudades de Chile” no lo fueran…mal, muy mal.
    Santiago no es Chile. Es más, no es la única Ciudad de Chile!

  2. marité… quieras o no, objetivamente es cierto q stgo es el centro de chile (q no significa que, efectivamente, sea chile).

    Me encantó la entrevista, muy simpatica ella.

  3. Yo soy santiaguina 100% y ciento por ciento urbana, pero me cargó ese comentario sobre Santiago y el resto de la ciudades de Chile ¡además es totalmente falso!
    Me carga ella, me cae pésimo.

  4. Tipico complejo de santiaguino que piensa que santiago es chile, urbanizado y todo y que el resto de las ciudades son puro campo. Ignorancia pura.

  5. Por que los comentarios estan tan llenos de prejuicios???? Si quiere ahorrar energia, bien por ella , si considera que es urbana por vivir en stgo, bien tambien, a mi ella me da lo mismo, pero que onda con los comentarios prejuiciosos ………..

  6. Ayudadnos a detener el genocidio en Gaza! Los niños asesinados por Israel merecen nuestro esfuerzo por la paz! Hablad con vuestros amigos y vecinos, familiares y compañeros, enviad mails a vuestros gobiernos para que presionen a Israel y se detenga esta verguenza para la humanidad

  7. Bien dicho! Protesten contra el estado de Israel y su politica fascista y asesina. Basta de abusos por parte de quienes tienen el dinero y las armas, y se transformaron en invasores y ejecutores de un pueblo que lleva siglos en esas tierras.

  8. Tiene toda la razon con eso de que tuvo suerte de haber nacido en santiago. En las regiones las oportunidades son super pocas en todo sentido. Por ejemplo la pega que tiene ahora jamas la hubiera alcanzo en una region.

Dejar una respuesta