Fiestas de fin de año

432

Fiesta 1
por Ana Paula do Brasil

Haber trabajado por algunos años en productoras pequeñas hizo que me olvidara de lo insólito que es una fiesta de fin de año de empresa. Entre discursos, saludos, sonrisas, es siempre una buena oportunidad para acordarse de que, si bien hay un lado bien latero de trabajar en una empresa tradicional, hay cosas que al final valen la pena.

El viernes pasado tuve la oportunidad de asistir a la fiesta de la empresa donde trabajo. Fue divertidísimo, y pasé casi todo el tiempo entreteniéndome con los personajes en el lugar:

• Están los jefes que siguen siendo jefes incluso en un ambiente de fiesta
• Los jefes que se quitan la máscara de jefes y revelan un lado nunca imaginado
• Las chicas que normalmente se visten de manera sobria y en esa oportunidad se ponen la ropa más extravagante y osada que tienen en el closet
• Los que esperan ansiosamente la fiesta para finalmente acercarse a la chica del Piso 5.
• Las “parejas prohibidas” que después de unos whiskies ya no se aguantan y se miran descaradamente
• Los hombres serios, “de familia”, pero que coquetean con la mitad de las mujeres presentes
• Los que pasan el día con la cara cerrada y que te sorprenden en la fiesta bailando el “koala” o “atrévete-te-te”
• Los señores que llevan 20, 30 años trabajando en la empresa, por los cuales tienes el mayor respeto, y que pasan delante de ti con la corbata amarrada a la cabeza y la camisa abierta hasta el ombligo
• Los que estaban esperando esta fecha ansiosamente para olvidarse del stress diario, y quieren puro divertirse.

Y qué decir del día siguiente, todos vuelven a la rutina como si nada hubiese pasado, algunos te miran con la expresión “cómo bailaste… ¿no?”, pero entre mails y conversas de pasillo, los chismes se propagan. Y todo vuelve a su más completa normalidad.

8 COMENTARIOS

  1. Pues a mí me parece bien k los jefes sigan siendo jefes en las fiestas de este tipo. No falta la gente desubicada k se “sube por el chorro” después y cree k pq.los vio bailando y bromeando pueden tomarse a la ligera la relación laboral k tienen.

    Te faltó el típico borrachín. Ese k se toma sus tres traguitos y arma su fiesta propia o te da la lata, se pone catete, y ese tipo de cosas.

    Yo creo k las fiestas de empresas son entretes, pero k igual las personas no debemos olvidar los cientos de ojos k observan tu comportamiento… más k mal, sigues rodeada de compañeros de trabajo.

    A mí me gusta bailar por sobre todas las cosas y eso, afortunadamente, aún no es mal mirado 🙂

  2. Si completamente de acuerdo con Lorena, en este tipo de cosas, siempre te observan…

    Yo por lo general, tengo muy buena relación pero no tengo amigos en el trabajo.

  3. Eso de las minas piolas que se revelan en las fiestas me tocó verlo este año. Impresionante….lo más raro es que fue una señora, que es jefa en la oficina, hiper recatada, muy amable, educada, reservada…pues en la fiesta no había mini más corta que la de ella ni espalda más descubierta que la suya…nos dejó a todos marcando ocupado.

  4. Entretenidas las fiestas de fin de año en la empresa!!!!! yo las extraño,ahora estoy en una productora y aunque la mayoria piense que es el carrete con patas ….nada que ver ,somos muy pocos!!!!!!!!

  5. :O
    Te falto una, los que caen como paracaidistas, pero ademas llevan curriculum y se engrupen al jefe de recurosos humanos con un perfil ad hoc a la empresa, y consigen pega a los dias despues
    Yo supe de un caso asi
    Tan Tan…

  6. La fiesta de mi oficina fue a toda raja. Lo pasé demasiado bien. Había un weón que hizo bailar a todo el local. Los jefes comieron y se fueron y ahí se armó porque mal que mal el jefe siempre seguirá siendo jefe….

  7. Jajajajaja igual divertido… aun no trabajo, espero que cuando lo haga law fiestas de empresa sean choras y no haya mucho borracho, eso si me carga.

Dejar una respuesta