The Rapture en el Caupolicán: la fiesta interminable

32

The Rapture-2
por Sur, fotos: Paola Manfredi

Esperar afuera del Teatro Caupolicán para ver a The Rapture fue como un flash back a los 80s. Vi tanto polerón estampado con motivo fluorescente, pantalones amasados y ultra pitillos, pelos indescifrables, zapatillas blancas deportivas que ya desde el ingreso la cosa estaba entretenida.

Luego adentro se agradece enormemente que uno se pueda comprar una cerveza bien helada… no barata, pero al menos existe la opción.

La apertura del show estuvo encargada a la banda nacional The Ganjas. Sólidos, buenas voces, potentes. Pero obviamente para mi cadencia y para la de la mayoría del público lo entretenido venía después. Éramos alrededor de 800 personas furiosas por ponernos a bailar sin parar y para ello necesitábamos a los neoyorquinos comandados por la voz pituda y punzante de Luke Kenner y por el cencerro de Gabriel Andruzzi (mi favorito desde el show). Desde la primera canción todo fue fiesta. El Dance-punk del cuarteto nos hizo bailar con una intensidad a mil. Las revoluciones nunca bajaron para darnos respiro. Todo en algo así como una hora y cuarto.

Obviamente la cosa reventó con Whoo, Alright, yeah! y Get myself into it.

The Rapture Pies 2-1


The Rapture15

The Rapture14

The Rapture13

The Rapture12

The Rapture11

The Rapture10

The Rapture7

The Rapture6

The Rapture5

The Rapture4

The Rapture3

The Rapture2

The Rapture Pies

COMPARTIR
Artículo anteriorPilates ya!
Artículo siguienteEverlong, sueños y pesadillas

13 COMENTARIOS

  1. Cencerro! no me podía acordar del nombre de la cunstioncita!

    Y gracias sitas de Zancada por la entrada concedida, y a Guerritas obvio, stuvo wenísimo!

    Pa la otra que empiecen cerca de la hora si! No tenia ganas de ver a los teloneros y ellos salieron con una hora de retraso!

    Eso seria.

    Cheers!

  2. Estuvo DEMASIADO bueno. Yo generalmmente me aburro un poquito al medio de los recitales (Cuando dan las canciones mas pajeras) pero en este no, estuve bailando absolutamente todo el rato. Es dificil explicar un recital bueno la verdad , pero yo lo defino como que pasa cuando un grupo hace un show tan honesto, con tan pocos recursos y a la vez tan bailable. Y justo cuando yo ya me habia acostumbrado a ir a ver pantallas gigantes.
    Aparte el cantante gitarrista se tiró al publico, no puede ser tan rocanrol. Viva the rapture.

Dejar una respuesta