Amigas de toda la vida, en un día

89

Amigas 2
por María Birkholz

Me acuerdo muy bien cómo y cuándo la conocí. Ella era amiga del amigo de un amigo y a la primera nos caímos bien. Empezamos a hablar despreocupadamente y de a poco eso se fue convirtiendo en una conversación que sólo dos buenas amigas podrían tener.

Ella me invitó a un almuerzo en su casa, seguimos compartiendo experiencias, historias, y yo le contaba cosas que hace tiempo que no me atrevía a contarle a ninguna otra amiga. Ella también, compartió conmigo traumas de infancia, historias de ex pololos, en fin, en menos de 2 horas me sentí cómoda y en confianza, tal como una hace con una amiga de infancia. El almuerzo se extendió hasta la noche, fuimos a un carrete, y al final, el típico “dame tu teléfono, sigamos en contacto!”, y el contacto se terminó ahí mismo.

A parte de ella me acuerdo de haber conocido por lo menos 2 chicas más que en el corto espacio de un carrete fueron grandes amigas mías, pero que por una razón u otra perdí de vista. Y creo que eso no hace la amistad menos verdadera, al contrario. La intensidad del encuentro le da más valor.

Me imagino que muchas por aquí tienen por lo menos un caso de gente que conoció en una noche, un viaje, un carrete, y que inexplicablemente desapareció. Quizás esa sea la misión de estas “amigas de un día”, dejarnos hablar, sentirnos cómodas y tornar un día cualquiera en un recuerdo de una vida entera.

10 COMENTARIOS

  1. Me ha ocurrido eso de hacer un amigo/a en un instante, pero he tenido la suerte de conservar a casi todos mis amigos, los que ya no están ha sido por circunstancias de la vida.

  2. En general las niñas con las que me he sentido en confianza al tiro (que son pocas) siguen siendo mis amigas, pero sí tuve una amiga así como dices en un viaje de trabajo, lo curioso es que no me esperé más tampoco.

  3. En un viaje en Europa me hice amiga de una mexicana que sólo estuvimos juntas recorriendo Madrid por 2 días. El año pasado fuí a Mexico a conocer su vida y familia. Fue lindo y hasta el día de hoy hablamos.

  4. me pasa mucho, incluso soy capaz de compartir más de mi con personas que no conozco que con mis muy amigas…cuando conozco a alguien busco un área en común o a veces hay una empatía bonita y de ahí profundizo….si no se puede me aburro. Casi nunca más veo a esas personas pero concuerdo en eso de hacer especial un instante que podría ser muy fome y de lugares comunes.

  5. Es lindo cuando conoces a alguien y a los 2 minutos sientes q nacieron para ser amigos. Me pasó eso con una amiga del cole q iba un curso más abajo q yo. Un día a los 12 años la divisé en el patio del cole, en el recreo, muerta de la risa y me dije: quiero ser su amiga, más tarde caché q vivía en mi mismo edificio y un día fui, toqué su puerta y le pregunté si quería ser mi amiga. Eso fue cuando teniamos ella 11 años y yo 12. Hoy tenemos 25 y es lejos una de las personas en las q más confio en el mundo

  6. Creo que me ha pasado varias veces eso porque soy muy sociable y buena para la conversa, pero muy mala para usar el teléfono, lo mío es la conversación cara a cara. Lo más memorable fue conocer a un gran amigo en el campig de Vichuquen donde iba a veranear. Eramos nada que ver pero teníamos mucho de que hablar. Lo divertido es que jamás nos vimos en Santiago (intencionalemente, porque muchas veces nos topamos en la calle) pero al año siguiente volvíamos a encontrarnos en Vichuquen y era como si no hubiese pasado un día. De eso han pasado 12 años y aun seguimos siendo amigos aunque a veces pasen dos o tres años sin hablarnos.

  7. Mi vieja es profe y recuerdo que como a los 14 años tuve que acompañarla a un aburrido camping que hacian sus colegas del trabajo. Yo estaba completamente choriada, cuando apareció un chico de como 16 años, que era sobrino de una colega de mi mamá… y se acabó el aburrimiento… el chico era gringo, hablaba poco español (y recuerdo que como en media hora ya se sabia todas las palabrotas que le enseñé…). No terminábamos nunca de conversar, yo le preguntaba de su país, de la música, de todo. Estuve todo el día con él, hablándole de mi vida, él hablándome de la suya, muerta de la risa y muy entretenida, pero se acabó el día y me tuve que ir… No lo volví a ver, y el otro año no se apareció x el camping… tengo noticias de él x su tia, nada más, x lo menos sé que está bien y que parece que vuelve, ojalá…

  8. este post me llego de fondo al corazon, con cuatica, a mi me paso algo muy similar en el verano cuando hice la practica, ahi conocí a la marce… que era 4 años mayor que yo pero daba lo mismo pk eramos = de pendejas, asi que estabamos a pate, y en esos 3 meses fue mi mejor amiga, mi compañera, le conte muchas cosas que no me atrevia a contar a nadie y la relacion k teniamos era la raja, pero termino la parctica para las 2, me escribio una carta de despedida con su numero pero daba lo mismo eso pk hablabamos por msn, pero hace ya varios meses k no se nada de ella 🙁
    snif

  9. Por qué creemos que un momento intenso en que intercambiamos vivencias, sentimientos, frustaciones en unas cuantas horas nos convierte en grandes amigas?
    Fácil, es más facil abrirse con un extraño que con que alguien que te conoce de toda la vida, te sacas las ropas de la imágen que tiene tu verdadera amiga de ti de la que tú misma te has encargado de darle, no te recriminarán ni te dirán “yo te lo dije”, no te juzgarán, etc. No hay mayor regalo en la vida que contar con una amistad verdadera, pero a veces ciertas cosas las minimizamos o siemplemente, las escondemos, como un adolescente lo hace con sus padres. Extraño, no?

  10. A mi me vive pasando eso!!! Pero no siento culpa porque resulta que es imposible mantener siempre contacto con todos los buenos amigos. Yo agradezco la amistad y la guardo como un tesoro y si no se puede mantener, igual agradezco lo poco que se pudo compartir.

Dejar una respuesta