Mueren dos Grandes

157

Cine-2
por Mallory Knox
Como si hubiese sido casualidad, el domingo en la noche me puse a ver Fresas Salvajes, una de las muchas películas maravillosas de Ingmar Bergman que nos alecciona de manera sutil sobre como la vida nos cobra y enrostra de alguna los errores que hemos cometido. Al día siguiente, me entero que este director de cine sueco había muerto, quien a sus 89 años había dirigido cerca de 40 películas y muchas obras de teatro.

El martes parto a arrendar unas películas, aprovechando la oferta de $690 de ese día en Blockbuster y en mi actual afán por verme todos los clásicos arriendo La Noche y hoy me entero que a sólo 24 horas de la muerte de Bergman muere el cineasta italiano Michelangelo Antonioni, quien en su época aporta una nueva mirada al cine italiano de la post guerra, reflejando la crisis del hombre de esa época.

Sus películas, al igual que las de Bergman son un referente a la hora de ver un exquisito cine, de aquellos que quedan en tu mente después que has apagado el televisor y siguen en tu cabeza por algunos días, reflexionando sobre aquellas cosas que no lograste ver, pero que van apareciendo como ideas que van cobrando un sentido, hasta llegar a entender aquella profunda lección que querían que entendieras. Por ahora, seguiré con mi investigación de estos directores y pensando que fue pura casualidad, pero qué casualidad.

5 COMENTARIOS

  1. ahh el cine ….
    los poetas de las imagenes nos dejaron…
    debieramos hacer un minuto de silencio……………………………………………………………………………………………………………………………..

  2. yo que tú tengo más cuidado con la próx pelicula que eliges…no vaya a ser que c/vez que veas una mates a un director 😛

Dejar una respuesta