Invitado: Gonzalo Pavón

369

Prontuario
Gonzalo Pavón | Director creativo Radio Duna

1. Cuál es tu lugar preferido de la ciudad en que vives?
La ducha de mi departamento, que en realidad no es mío.

2. La película que más veces has visto?
El bueno, el malo y el feo, pero no podría garantizarlo. El Samurai, de Melville, es otra posibilidad.

3. Describe un día normal para ti.
Cuando llega la hora, siempre me quedo dormido.

4. Cuál es tu mejor manera de perder tiempo?
Cocinándole a mis amigos. No puede ser que siempre les guste todo.

5. Cuál hubiera sido tu oficio ideal pero imposible?
Ser músico de Bob Dylan; de seguro nos llevaríamos bien. Él es difícil de tratar; yo no. Una lástima que tengamos 38 años de diferencia.

6. Cuando haces zapping en la tele, en qué canal terminas cayendo siempre?
Si al más frío invierno le sumamos sólo televisión abierta, el zapping termina siendo una genuina autoflagelación. Prefiero una película, y las manos adentro de la cama.

7. Cuéntanos una manía insoportable que tengas.
Aunque el departamento esté en estado de desgracia, los discos nunca perderán su orden alfabético.

8. Cuál fue el último disco que compraste y la última canción que bajaste de internet?
Lo último que compré, Oscar Peterson: The Trio; grabado en Chicago el año 1961. Una maravilla. De internet: Paris 1919, de John Cale. Toda la música que he descubierto durante los últimos cinco años –y que más me ha gustado– , viene de ahí.

9. Cuál ha sido tu mejor y tu peor cumpleaños, por qué?
El mejor, cuando me llegó la bicicleta de mis sueños. El peor de todos, el mismo: terminé con vómitos y espasmos debido a una sobredosis de merenguitos. Debo haber cumplido nueve o diez.

10. Cuál fue el primer libro que no pudiste soltar?
Aún tengo la edición ilustrada del Gigante Egoísta –editorial Quimantú- que me regaló una profesora de la Alianza Francesa en julio de 1984. 23 años y 31 días.

Links relacionados: Radio Duna

COMPARTIR
Artículo anteriorBotines
Artículo siguientePolice en Chile: Venta de entradas

21 COMENTARIOS

  1. Cierto: tomo leche en polvo; eso forma parte de mi rutina semanal. Luego de la batalla contra la horizontalidad -y de la ducha anteriormente descrita-, me queda poco tiempo como para tomarme un café. Llego a la radio, caminando, a eso de las 9, y me hago un café con leche en polvo. De ahí en adelante, cada día varía bastante. Me imagino que esas sorpresas son las que me tienen así, señorita: con cara de susto.

Dejar una respuesta