Cuando no me gusta la publicidad

128

por Ana Paula do Brasil

No soy de esas personas que creen que los publicitarios son unos chantas y que inventan mentiras para vender un producto cualquiera. Me gusta ver campañas bien pensadas, bien planeadas, creativas. Pero hay casos en que me carga la publicidad, y son aquellos cuando tengo la nítida sensación de que me quieren meter algún mensaje garganta abajo.

Me di cuenta de eso cuando un bello día llegué al gimnasio, entré en los camarines, y me encontré con un verdadero embalaje gigante de parches analgésicos. Todos los casilleros estaban tapizados, formando un tremendo outdoor dentro del ambiente.

Lo mismo pasó cuando hace poco vi un tren del metro que estaba totalmente cubierto por una publicidad de una cerveza.
De verdad creen que por la exageración me van a hacer comprar un producto? Será tan necesário atacar por todos los lados, hasta “vencer por el cansancio”? Yo ni siquiera me acuerdo de las marcas expuestas.

Creo que prefiero mucho más la propaganda que te pilla desprevenida, pero que no te agrede, sino que te sorprende positivamente. Y obvio sin contaminar más aún el ambiente, que ya está tan contaminado. Y para eso creo que muchos publicitarios podrían proponer cosas creativas pero no invasivas, pues definitivamente en ese caso cantidad no es calidad.

17 COMENTARIOS

  1. Hola, me gustaría compartir contigo (con vosotros) la primera campaña de publicidad que el Comité Olímpico Internacional ha creado para promocionar el olimpismo.

    A mí me encanta.

  2. Lo de la publicidad exagerada me carga también y al final hace que uno quiera evitar mirar, aunque quizás de algún modo igual llegue a tu inconsciente. Pero para mi lo peor son esos comerciales o jingles que estereotipan a las mujeres, tipo cerveza Cristal en que todos los hombres son campeoncitos y las mujeres tontas, cebollas y brujas. Lo de Axe es tan al límite que da risa, me acuerda de Denim con la mano en el pecho peludo.
    Es increíble también lo repetitivo que pueden ser con algunos productos, por ejemplo en los comerciales de cualquier máquina para afeitar siempre salen científicos con delantal blanco y chicas con orgasmos al tocar la cara suave del hombre afeitado y todas dicen turbo, max o sensor.

  3. considero agresiva la publicidad callejera, rara vez me he encontrado con algo original , creativo o visualmente atractivo. Es una real contaminación visual. Deberia al igual como hay critica de medios , peliculas , o musica, una critica específica de publicidad. o ¿Ya existe?

  4. es verdad lo que dice frutilla, ya no soporto ver más a la josefina correa en todos lados, es lejos la peor publicidad, por eso prefiero jumbo

  5. Totalmente de acuerdo, cuando anduve en Stgo en metro , me llamó la atención lo del metro y su excesiva publicidad. Siento lo mismo cuando me llegan a mi casa un montón de revistas de multitiendas, cuando yo sólo compré el diario.

  6. Asi es la publicidad como esa del metro pretende intervenir los espacios publicos y presisamente sacarte por cansancio lo único que logran en invadir los espacios atochando a la gente con marcas que muchas veces ni nos interesa.
    Yo prefiero el minimalismo ideas creativas con el minimo de elementos

  7. Estoy de acuerdo, no hay necesidad de gastar tanta cantidad de dinero en tapizar los bagones del metro. Cuando se puede vender de a montones con una sóla y excelente idea.
    Pero debo reconocer, que cuando veo gráficas lindas y buenas campañas, me emociono. Y me gusta que estén ahí.
    Les dejo una imagen de lo que se hizo en el metro de Japón, en una campaña de hace algún tiempo, de Apple.

    http://www.theinquirer.net/images/articles/japanipodtwo.jpg

    No pueden negarme que es hermoso.
    Saludos.

  8. Hablando de publicidad, un dia haciendo zapping quede pegada con un canal argentino, en donde en pocos segundos lograron venderme la idea de jugar loteria por internet…. pocas frases simples y muy estrategicas lograron esto en mi subconsiente..
    entonces comparé cómo las empresas locales de juegos de azar nos venden sus servicios.. que me encuentro?.. esa bola de kino que canta, muchos colores, 3d, luces, letras rojas y amarillas, luces luces luces supermega exageradas.. que repiten lo mismo… gana, gana , ganaaa !! muy poca diferenciación… (solo salva el que dice que “estas perdiendo plata… que espanto”)
    y bueno aplicando esta observación al tema de central de este post, creo que en nuestro pais, se piensa que mientras más exageracion y redundancia, más eficiente….. un argumento un tanto perdido para estos tiempos….

  9. Bueno, yo prefiero la publicidad del metro porque la empresa no es sustentable economicamente, el estado la subsidia, y con el caos del transantiago más plata está perdiendo, por lo que prefiero tener un metro lleno de publicidad a que suban excesivamente los pasajes.
    Recuerden que sin publicidad las revistas serían mucho más caras, no existirian diarios gratuitos, canales abiertos, etc.
    Lo que si me molesta son las paletas publicitarias, como la que pusieron frente a Cantagallo, lo oculta totalmente, así como la propaganda política antes de las elecciones.
    Y la peor de todas: la publicidad telefónica… “hola, te habla raquel argandoña” (javier miranda, pollo fuentes, etc.) Es pa matarlos, te interrumpen todo y no hay posibilidad de echar la foca de vuelta.

  10. Siempre veo la publicidad desde el punto de vista de la creatividad, el diseño y la originalidad. Normalmente no pongo atención en el producto, pq.mis impulsos consumistas están bien controlados… Lo k veo en el metro suele gustarme… los carros blancos, verdes, rojos, me alegran la vista, no me invaden.

    Pero si hay un tipo de publicidad k me choca mucho, esa es cuando aparecen mujeres medio en pelotas para vender productos k “en otros tiempos” sólo consumían los hombres: autos, cervezas, electrónica. Tal vez sea envidia, pero tanta voluptuosidad expuesta groseramente me violenta.

  11. Ahhhh…la publicidad, recuerdo cuando se armó la polémica por FES y su publicidad sado, de copuchenta miré en la web y plop! no podía creer que existan agencias que piensan vender una marca dirigida a la masa juvenil ( pues se vende Johnsons) con un mensaje claramente enfocado a un segmento minoritario (sádicos y masoquistas), pero en fin, hay agencias y lo que es peor hay gerentes de MKT que aprueban feliz esas campañas que meten las patas a fondo a costo de perdidas millonarias, no hay explicación para eso. Lo del Metro concuerdo en que se justifica como un medio de financiarlo, no me molesta siempre y cuando la publicidad no sea ni de alcohol ni de algún producto de Lever con publicidad “mujer objeto” como axe por ejemplo. Ahora, en mi opinión el comercial de Sal Lobos lo encuentro francamente…idiota por, decir lo menos, como es un producto que no necesita publicidad pues no tiene competencia, la única explicación que se me ocurre es que el hijo del dueño de Sal Lobos se acaba de graduar de publicista …y esa es su primera campaña…no se me ocurre otra explicación para un spot tan tan imbecil, fome, grosero y sin sentido.

  12. La publicidad me agota. Está por todos lados, es violenta, muchas veces absurda y grosera.

    Ahora parece que la Josefina Correa se está candidateando para presidenta, Bajó todos los precios de aquellos productos que están en alza!.

    Pocas veces se logran resultados estéticos y eficientes, y cuando sucede, pucha que se agradece.

  13. Qué onda? Entiendo que haya gente que sienta la ciudad invadida por la saturación de información, pero también es cierto que hay muchas campañas llamativas que, a mi parecer, sobrepasan el límite publicitario. La campaña de FES, al igual que las realizadas por Diesel y Levi´s (por citar marcas de la misma categoría) han apostado por realizar sus piezas en base a una personalidad y concepto de marca, más que el puro hecho de vender jeans. FES – teniendo ropa de mediana o baja calidad – ha logrado un look que su producto no ofrece y, de pasadita, ha realizado campañas gráficas con una calidad fotográfica y de retoque pocas veces vista en Chile.
    A todo esto, me cargan los fundamentalistas que andan con el discurso de “muerte a la publicidad”. Como alguien dijo, muchas expresiones culturales y servicios no podrían existir sin el apoyo económico de la misma.

Dejar una respuesta