¡Odio a mi jefe!

585

por Lisa S.

Pocas cosas hay tan desagradables como que no te guste tu trabajo y más encima, que tu jefe te caiga mal. Tener que llegar todos los días, bien tempranito, con tu mejor cara y sonrisa y que el tipo te desagrade a más no poder.

Lo peor es cuando has tenido jefes muy distintos; es inevitable comparar. Tengo la mala suerte de estar en un trabajo nuevo, donde la pega misma es fome y mucha, pero donde el colmo es que mi jefe es un verdadero plomo, de ésos que te llama 20 veces al día para controlarte: “¿En qué estás?, ¿para cuándo estará lista tal cosa? ¿Terminaste esto otro? Mi jefe es tan controlador que le ha dado por fijar reuniones “cortitas” para ver en qué vamos, cómo vamos y si estaremos listos en la fecha acordada. Ok, está bien. Para algo está el jefe, para supervisar que todo camine, pero ¿no será mucho? ¿De qué le sirve tener un equipo en el que él no confía; dónde quedó la función de saber delegar?

Qué fastidio. No se puede opinar en reuniones, mucho menos pensar distinto a él. Todos los trabajos están mal hechos o incompletos. ¡Lo odio! Pega mala, jefe malo. En resumen, ¿Cómo encontrar un trabajo donde al menos tu jefe no te fastidie tanto? ¿Existe la pega soñada? Yo no lo sé, pero sí sé que hay buenos jefes, como los que tuve alguna vez y a los que lamentablemente el que tengo ahora no se parece en nada.

49 COMENTARIOS

  1. No creo que exista “la pega soñada” sería como pensar en vivir en el paraiso todo el tiempo.¿Que lata no?. Tengo un trabajo que me produce muchas gratificaciones (no necesariamente monetarias), pero mi jefe, que no es para nada controlador,se pone de repente medio denso y siento que no valora tu pega y se queja por todo. Aprendí a “ignorarlo” por salud mental para no achacarme.
    Creo que este post será para muchos una forma de hacer catarsis.

  2. Yo fui jefa, y es algo bastante difícil de llevar. Tienes a tu cargo todo un departamento del que eres responsable. Es un cargo vulnerable y solitario, donde te encuentras con muchas incomprensiones, y si algo sale mal, es el jefe quien paga los costos. Hay que lidiar con los típicos patudos (les das la mano y siempre quieren más), los cómodos (se llevan los créditos de otros) y los hipócritas (chupamedias). Y hay que saber trabajar con todos ellos.

    Tuve una jefa que corregía todos mis memos e informes con lápiz pasta roja. Todo memo que se dirigiera a otro depto.debía pasar primero por su escrutinio. Hasta que un día me pilló en uno de mis días malos y le dije que ya no me los corrigiera. Le expliqué que detestaba gastar tanto papel y bosque chileno con sus correcciones; que ya había dejado de ser universitaria hace rato y no necesitaba el lapicito rojo; que siempre fui buena en castellano, redacción y ortografía; y que si alguien no entendía lo que quise decir con mi memo, me podía llamar y preguntar. Cuando ella se fue, sugirió mi nombre como suplente. Dijo que yo sabría defender mi trabajo y el del resto.

    Mi actual jefe es poco controlador. Tuve que sugerirle que hiciera reuniones mensuales con su equipo y les pidiera informes escrito de lo realizado. De esa forma tendría la certeza de quién hace mejor su trabajo y quienes tienen serios problemas de competencia. Aún así, lo prefiero, porque no está cateteando, ni importunando, ni desconfiando. Es relajado y muy muy humano.

  3. el tema da para mucho, creo que para saber mandar hay que saber que estas mandando, generalemente los jefes no tienen idea de la pega de los demás. El que yo tengo es aprovechador, pero simpatico, consige las cosas con encanto y después uno se da cuenta que le hiciste la pega que a él, como jefe, le correspondía. Siempre en las reuniones de gerencia presenta mi trabajo como de él y me da mucha rabia, sin embargo lo que gano dificilmente lo consiguiré en otro lado. Cuando me vienen los instintos asesinos hacia él,respiro hondo, cuento hasta 3 mil y me acuerdo de todas mis cuentas. Ansío el día en que pueda decirle RENUNCIO, botar los papeles de su escritorio y cerrar la puerta con un portazo.
    Para mi un final feliz-

  4. este tema si que da para harto…
    Yo vivo las dos situaciones, soy jefa de una sucursal y tengo mi jefe directo, jefa mejor dicho, que esta en santiago (yo soy de provincia).
    La verdad es que como jefa se que soy super exigente,pero tambien debo decir que trato de ser bien humana y siemre estoy preocupada por mi gente en todo sentido y ellos creo que lo perciben ya que han sido super leales con al empresa y conmigo, bueno…tambien debo decir que trabajar con puros hombres aliviana harto la cosa ya que no hay caguines, no hay lecturas entre lineas, es todo bien “face to face” como digo yo..aunque nunca se sabe que hablan de uno entre ellos, pero eso siempre pasa creo ..
    Respecto a mi pega,…ufff…cada dia me aburre mas, estoy realmente chata y siempre ando buscando otras opciones, espero encontrar algo luego y respecto a mi Jefa de stgo. me cae realmente MAL, no es para nada controladora, pero creoq ue noe s controladora conmigo pro que la verdad es que las dos sabemos que no tenemos ni una onda, lo que mas me carga de ella es que es tan poco transparente, tiene a sus “amiguis” de la empresa super bien puestas y bien pagadas conlos medios beneficios, siempre promete cosas que jamas ha cumplido, y eso hace que la mitad de la empresa no confie para nada en ella, es como bien se dice (y perdon pro la expresion) “maricona sonriente”, es ultra “melosa” y siempre he desconfiado tanto de ese tipod e personas, sobre todas las que dicen “hola mi niña!!”, o te sonrien todo el rato o te abrazan mucho y ella es asi, ademas es fanatica de Diego Torres y eso si que es incomprensible. La lata es que a veces me gustaria que estuviera mas presente en las decisiones que tomo o mas apoyo en general y es cero aporte….las unicas veces que llama es a fin de mes para saber en cuanto ($$) vamos a cerrar el mes ….y eso lo encuentro ultimo, o sea no se preocupa en todo el mes como ayudar para subir las ventas y llama el dia 30 para saber en form histerica (por que es histerica) en cuanto finalmente cerraremos.
    ME CARGA ELLA.
    PERDON POR LO LARGO DE MI COMENTARIO,PERO DE VERDAD FUE UNA CATARSIS..JAJA

  5. Ojalá el trabajo ideal exista porque así no pierdo la esperanza.
    La verdad es que mi trabajo tiene harto de ideal, sobre todo para uno que es periodista y es dificil la cosa, pero tiene un defecto: es fome.
    Formalmente tiene todo bien, no es mala plata, tiene buenos horarios, beneficios, contrato, cerca de la casa y sobre todo una jefa increible. Principalmente es gracias a ella que me he quedado más de dos años. Es la raja, no me molesta en nada, se apoya en mi, me da ene flexibilidad sobre todo ahora que tengo una guagua, me reconoce las cosas que hago bien, etc. Si ella se fuera me voy al tiro. Tengo mucha suerte, porque el jefe puede determinar mucho una pega.

  6. Entonces es solo cosa de suerte no mas, lastima que pocas veces uno se puede regodear con las pegas disponibles.
    POr ahora, me quedaría con el trabajo de m 😀

  7. Tema para largo… Creo que el principal problema con los jefes es que en muchos casos se tarta de gente a la que ascienden no por tener buen manejo de equipos o capacidad de mando y gestión, sino porque en su pega de no-jefe lo hacen bien y quieren ganar mas plata, entonces se pierde lo bueno que hacia antes y mas encima es mal jefe…
    Yo, por suerte tengo una buena jefa: te trata bien, te enseña harto, reconoce tu pega y no hincha con cosas ridiculas como si te vas 20 minutos antes. Claro, tiene sus cosas también, es super demandante, no se te puede ir una porque justo esa pregunta, y tienes que saber resumir y atacar el punto en 5 minutos porque su tiempo es muuy escaso. son los bemoles de tener una jefa matea. De todos modos, mi acierto personal ha sido que he aprendido a pensar como ella, y como lo nota, me da más libertad y…responsabilidad. De hecho, tengo un par de personas a cargo y el ser “la jefa chica” no ha sido fácil, la gente a mi cargo es mayor que yo, son hombres y llevan mas tiempo en la empresa, asi que me tuve que ganar su aprecio y respeto…

  8. No se que es peor tener un jefe controlador o el que no tinene autoridad. Yo tuve una jefa negligente, sacadora de vuelta pero muy simpatica y eso me daba rabia y cargo de conciencia a la vez.

  9. no puedo contenerme, debo seguir opinando. Las empresas son las que les dan libertades a los “jefes” a ser como son. Quizás la pregunta debería ser ¿porque hay empresas tan malas? O sea malas en relación a sus empleados. Hay sectores que definitivamente son “perros” con sus contratados. Como el tema laboral da para tanto, me pregunto si han escuhado de la campaña del programa de Radio Horizonte: Todos contra el muro, en relación a extender las vacaciones a 20 días hábiles, sería una manera de descansar un poquito mas de los hinchapelotas de la pega: jefes y demases

  10. yo igual tuve una jefa que era cara dura, llegaba a medio dia a trabajar, se dedicaba a puro hablar por telefono con sus amigas, tomaba cafe en el mall, y todos les teniamos que hacer la pega y como era taaaann simpatica siempre se llevaba todas las flores, pro que en eso era inteligente..sabia manejarse, me daba tanta rabia cuando llegaban las liquidaciones de sueldo y su sueldo superaba los 7 digitos y el mio con suerte alcanzaba las 200 lucas y yo era la que me habia quedado hasta las 11 de la noche haciendo los informes que le correspondia a ella..QUE RABIA!!

  11. He escuchado la campaña de la Radio Horizonte, de hehco tienen un blog tambien “3 semanas no alcanzan”, aunque me gustaria obviamente tener mas vacaciones creo que es mas importante reducir las horas de trabajo, eso encuentro que es demasiado,teniendo menos horas de trabajo tendriamos mas tiempo para hacer lo que queramos como por ej: buscar otra pega si estamos chatos con los jefes…

  12. El sólo hecho de ver escrito este post, me sube increíblemente el ánimo, ya que al menos queda el consuelo de no ser laúnica persona que pasa por esto,incluyendo las “reuniones cortitas diarias”. (aunque en mi caso tb.incluiría la mala paga o las promesas de ascenso incumplidas).

    Pero viéndolo positivamente: Lo importante es pensar que si te la puedes con todo esto, te la puedes con cualquier pega y por otro lado, la búsqueda de una pega ideal es eterna, y la esperanza es lo último que se pierde…
    Un abrazo!

  13. chutas…parece que se necesitaba dsahogo x aki….
    Yo a falta de una tengo 2 jefas…jiji…si trabajo medio tiempo en 2 partes, y debo reconocer que dentro de sus diferencias ambas son buenas jefas.
    Es cierto que mi balanza se inclina por Alejandra, que es mi jefa más antigua, ella es total, a parte de ser una regia profesional en su area es de lo más horizontal en su relación, me ha enseñado kilos, se obliga a hacer cosas que de otra forma no haría, en fin, cero que siempre ha asumido un rol formador conmigo, me abre espacios…x cierto que tampoco todo es jauja xke me pasa la cuenta cuando me equivovo a veces la relación no tiene limites y como somos re amigas se nos sale la pega x un lado y la conversa amistosa x otro y a veces nos enredamos, pero en gral tengo la posibilidad de que si algo me molesta o tengo algún reparo con su trabajo, decirlo. Lo que más me agrada es que respeta autorías, es decir, por más pequeño que haya sido el aporte en tal o cual cosa..nosotras trabajamos en investigación en ciencias sociales…ella pone mi nombre y eso lo respeto caleta.
    Puedo decir ke yo adoro a mis jefas

  14. y de esos que dicen que odian a la gente patuda y son lo más patudo que hay? tirando opiniones a diestra y siniestra sin asomo de tino?

  15. He tenido jefes increibles que me han aportado y me han hecho crecer un montón. Pero también he tenido de los otros, los cabrones, abusadores, coñetes, y curiosamente, en ese caso siempre ha concidido una situación particular:siempre me cagan la hora del almuerzo. Por alguna razón los jefes cabrones siempre aparecen con pegas urgentes o reuniones a la hora en que voy a almorzar. Eso, sumado a la mala paga, mal ambiente y trato pésimo es la gota que me rebalsa el vaso. De hecho el respeto a mi hora de almuerzo es mi medidor y ahora si por alguna razón eso no se cumple… chaito no mas, porque ya sé como viene a mano.

  16. Tuve un jefe que durante meses se dedicó a aportillar mi trabajo, a desprestigiarme delante de los jefes que estaban por sobre él y a hacerme la vida imposible sólo porque quería poner a otra persona en mi puesto. Llegó incluso a llamarme a mi casa para putearme. La situación llegó a tal extremo que presenté mi renuncia al directorio y conté todo lo que estaba pasando. Raya pa la suma, me pidieron que me quedara y lo echaron a él. De todas formas me costó harto recuperarme de ese episodio.

  17. Yo tuve un jefe que era lo mas chanta del mundo. Era como new rich y mas encima miraba en menos al resto de la gente.
    Pero mas que nada era chanta porque, a pesar de ser el director creativo de una agencia, copiaba todos los diseños de sus libros… y los copiaba descaradamente!

    Me acuerdo y me da rabia.

  18. yo tuve un jefe bipolar un dia te decia delante de todos que eras la mas seca y creativa de todas y al otro con cuea te saludaba, un dia te hacia sentir increible y al otro una mierda, entonces como que todos querian un poco de sus halagos, pero cuando te llegaba la puteada te dejaba llorando. y delante de otros. brigido. estuve en la cuerda floja emocional los priemros meses pero despues aprendi a no tomar muy en serio ni sus retos ni sus halagos.

  19. Lisa: Tooooda la razón. Yo tengo un jefe que me enfurece con su sola presencia. Y lo peor…es un incompetente. Se muere de miedo cuando sus superiores vienen a las reuniones y no sabe como justificar sus metidas de pata…y lo peor…no echa la culpa a todos los demás.
    Lo peor de ser jefe es no tener pasta para serlo y por ambición , no asumirlo de una vez. Y…¿ lo peor de lo peor? Un jefe machista;de esos que creen que por ser mujeres lo arreglamos todo con un ataque de histeria. Ahhh…hombres, al fin y al cabo.

  20. Yo soy de Santiago, y ahora estoy trabajando en una ciudad en el norte de Chile y la verdad que el trato aca es otro…tengo un jefe que no se mete en nada, te dice que tienes que hacer y listo. Y una puede dar su opinion y es valorada.
    Trabaje en Santiago en una oficina de arquitectura y es LO PEOR, te estrujan, te mandonean, tienes que soportar al jefe (arquitecto) histerico y mas encima te pagan una miseria. EN cambio ahora que trabajo para una minera, estoy de lo mas relajada y ganando el doble de lo que ganaria en una oficina de arquitortura….

  21. Les voy a contar mi experiencia con un jefe que conoci, que si bien no fue nunca jefe mio, he visto como trataba a sus empleados.

    Este señor de nombre Miguel les gritaba y trataba a sus empleados como si fueran lo peor del mundo, haciedolos responsables de cosas que pasaban, que en realidad era por culpa de el.
    Si llegabas 5 minutos tarde te hacia escuchar un sermon de media hora en los cuales, todo a los gritos, te explicaba que esos 5 minutos tarde perjudicaban a la empresa. Un boludo de aquellos.
    Era un pobre infeliz, una persona enferma, pero que al dueño le servia. No se hasta que punto, pero a el le servia tener a una persona asi en ese sector. Porque todas las veces que sus empleados se quejaron, siempre fue al pedo.

    Varios de sus empleados tuvieron que ir al psicologo por los trastornos que les provoco este señor.

    No voy a dejar su nombre por respeto pero si les digo que trabaja en el sector Stock de la empresa Casa Sarmiento S.R.L.

  22. Mi jefe es un tipo odioso, pretencioso, vago y además un cobarde.
    Solo le preocupa “salir bien en la foto” pero para que esto pase, somos nosotros los que tenemos que hacer el trabajo, que nos hace repetir cientos de veces basándose en argumentos “estratégicos”. Vamos que no tiene ni puñetera idea.
    Ya ha conseguido varias veces sacarme de quicio y me ha provocado ataques de ansiedad.
    Lo que más deseo es que se jubile y nos deje tranquilos, pero es tan vago que no quiere jubilarse porque según el, en casa gasta luz, agua…. y en la empresa tiene comedor, internet y tres “chinos” que le hacemos el trabajo.

  23. Buf Lisa,
    Estas en la misma situacion que yo, reuniones cortitas a lo largo de la semana, reiteradas llamadas para ver cómo va todo, desconmfianza, todo esta mal o incompleto, o lo que esta completo o bien nunca jamas lo reconocerá, si hace falta le pone una coma y asunto resuelto, ya lo ha hecho él, pero lo peor, es que se cree de verdad que sin el nada funciona. Que horror de jefes!

  24. Yo en particular he sufrido con muchos jefes, trabajos muy buenos he interesantes de los cuales había futuro, por desgracia he tenido jefes pero en especial Mujeres “Jefas” que no dudo que sepan de su trabajo, pero que simplemente no saben dirigir. Su objetividad está segada, quieren que todo se haga con forme a sus ideas y cuando fallan o le hechan la culpa a su subordinado o le piden ayuda (ahora si) para que las saqué del problema, pero mientras no tienen problemas les gusta sentir ese poder que nunca más tendran y por eso se comportan de esa manera diciendo, ahora es mi oportunidad sino nunca más tendré para HUMILLAR a la gente.

    De mis estudios sobre este tipo de Jefas es que se basan en un estado SEXUAL para dirigir a su gente y no por conocimientos o experiencia laboral, ya que dan mayores ventajas a las gente que les gusta o que se lleva bien con ellas, y no es broma ni enojo, es una realidad que hasta la fecha sigue existiendo, sea fea o bonita la Jefa actúan por instinto y no como el Hombre por razón y es por ello también que se encuentran las ideas y empiezan los problemas. Esos instintos incluyen gustos físicos, gustos por trato, odio a los hombres por rencor, por enviadia de no ser hombres y últimente más marcado por Lesbianismo.

    Lo malo es que actualmente las leyes favorecen a las mujeres y un hombre acosado laboralmente no puede hacer mucho para demandar y hasta entre los mismos hombres nos desprestigiamos diciendo que maricón es por no aguantar o peores motes. Lo recomendable es tratar de hablar con la Jefa y sino funciona demandarla lo más pronto posible, pues sino las cosas seguiran igual y tomaran más fuerza y será la caída de las economías del país.

    Pues he oído muchos comentarios diciendo que me peleé con mi jefe y la mejor opción fue renunciar, no aguante a mi jefe y renuncie, mi jefe no le caía bien y renuncie, y al final a todo aquel que ha tenido problemas con jefes o renuncia o lo corren, lo PEOR es que el jefe o jefa sigue como la fresca mañana sin que los haya despeinado el viento de cambio. Hay que cambiar nuestra actitud y no dejarnos ya, sino como dicen en la tele, nuestros hijos son los que sufriran las consecuencias de nuestros errores al dejar que todo esto siga pasando.

  25. ¡¡¡pobrecito Manuel que tiene que sufrir en este mundo lleno de mujeres envidiosas de los hombres y seudolesbianas hambrientas de poder!!!

  26. Yo en particular he sufrido con muchos jefes, y he tenido excelentes trabajos pero que he dejado por la incompetencia de ciertas personas que sólo porque no les caes te arruinan la vida y en especial con Mujeres “Jefas” que no dudo que sepan de su trabajo, pero que simplemente no saben dirigir. Su objetividad está segada, quieren que todo se haga con forme a sus ideas y cuando fallan o le hechan la culpa a su subordinado o le piden ayuda (ahora si) para que las saqué del problema, pero mientras no tienen problemas les gusta sentir ese poder que nunca más tendran y por eso se comportan de esa manera diciendo, ahora es mi oportunidad sino nunca más tendré para HUMILLAR a la gente.

    De mis estudios sobre este tipo de Jefas es que se basan en un estado SEXUAL para dirigir a su gente y no por conocimientos o experiencia laboral, ya que dan mayores ventajas a las gente que les gusta o que se lleva bien con ellas, y no es broma ni enojo, es una realidad que hasta la fecha sigue existiendo, sea fea o bonita la Jefa actúan por instinto y no como el Hombre por razón y es por ello también que se encuentran las ideas y empiezan los problemas. Esos instintos incluyen gustos físicos, gustos por trato, odio a los hombres por rencor, por enviadia de no ser hombres y últimente más marcado por Lesbianismo.

    Lo malo es que actualmente las leyes favorecen a las mujeres y un hombre acosado laboralmente no puede hacer mucho para demandar y hasta entre los mismos hombres nos desprestigiamos diciendo que maricón es por no aguantar o peores motes. Lo recomendable es tratar de hablar con la Jefa y sino funciona demandarla lo más pronto posible, pues sino las cosas seguiran igual y tomaran más fuerza y será la caída de las economías del país.

    Pues he oído muchos comentarios diciendo que me peleé con mi jefe y la mejor opción fue renunciar, no aguante a mi jefe y renuncie, mi jefe no le caía bien y renuncie, y al final a todo aquel que ha tenido problemas con jefes o renuncia o lo corren, lo PEOR es que el jefe o jefa sigue como la fresca mañana sin que los haya despeinado el viento de cambio. Hay que cambiar nuestra actitud y no dejarnos ya, sino como dicen en la tele, nuestros hijos son los que sufriran las consecuencias de nuestros errores al dejar que todo esto siga pasando.

  27. “odio a los hombres por rencor, por enviadia de no ser hombres y últimente más marcado por Lesbianismo.”.. Creo que es lo mas gracioso y ridiculo que he escuchado en el ultimo tiempo!

  28. Después de varios años de interactuar con personal base, de coordinación, supervisión y algunos niveles de gerencia, es imposible ignorar uno de los secretos más conocidos de la administración contemporánea: Poco más del 80% del personal considera estar bajo la supervisión de un gerente inepto. O lo que es peor, pareciera ser un requisito indispensable para gerenciar, en ciertas y determinadas empresas, no saber absolutamente nada del negocio, de administración y de aspectos elementales del trato con el personal para ocupar un cargo de tanta relevancia.

    Se debe entender por ineptitud la carencia de aptitud para una cosa, la inhabilidad e incompetencia, e incluso la muestra de necedad o incapacidad para un algo en particular.

    Se es un gerente inepto cuando se es incapaz de aceptar sus limitaciones (pero puede saber que las tiene), de generar un ambiente grato e inspirador en el escenario laboral y cuando, de manera consciente o no, se induce a los subordinados a experimentar un sentimiento de rechazo o desaprobación.

    Con esta expresión no se pretende ofender a nadie, se trata de una realidad a la que cualquier persona se expone, pues la falta de capacidad puede ser debidamente detectada y corregida en la mayoría de los casos.

    Resulta muy difícil tratar este tema sin caer en la subjetividad, de hecho sería contradictorio no hacerlo porque tales afirmaciones provienen de la percepción del gerente por parte de sus subordinados y, por supuesto, la percepción no es objetiva.

    Sentenciar a un gerente de inepto depende de muchos factores, pero en algunos casos tales afirmaciones parecieran tener sentido, situaciones donde resulta evidente la ausencia de conocimientos prácticos e incluso teóricos de personas que poseen la responsabilidad de dirigir una unidad de negocios, las cuales, con una habilidad asombrosa, hacen uso del manejo de la operación que presenta el equipo que supervisan.

    Son situaciones claras y evidentes para quienes las viven y experimentan, pero carecen de ello (de una manera incomprensible) para el resto del personal que labora en la empresa y en especial para la alta gerencia.

    Parece suficiente preguntar a cualquier persona y observar que ocho de cada diez tienen quejas de la manera en que son gerenciadas y la misma relación se repite al preguntarles si su supervisor conoce lo suficiente del negocio o del trabajo que ellos realizan. Claro, con relación a la segunda opción, esta proporción no aplica en cadenas de comida rápida ni en franquicias donde el requisito fundamental es conocer suficientemente bien todo el proceso, pero no pareciera haber la misma tendencia, en este tipo de empresas, cuando se indaga sobre la primera opción.

    No es un secreto, los empleados se quejan en los momentos en que sienten que el supervisor no puede escucharlos, lo hacen de manera clandestina en los baños, escaleras, comedores o en cualquier espacio que les proporcione cierta seguridad para expresar de manera abierta y sin censura lo que opinan de su superior. Las quejas van desde simples contradicciones hasta el efecto psicológico que genera saber que se está siendo gerenciado por una persona que no posee las competencias mínimas para hacerlo y que, en ciertas ocasiones, están por debajo de sus supervisados.

    Basado en las expresiones de los empleados (sin importar su nivel de reporte) que experimentan este tipo de situaciones, donde el gerente parece ser una clase de ejemplo ambulante de ineptitud, carente de esa capacidad gerencial inspiradora y modeladora propia de quienes deben ser líderes; se pueden listar algunas de las razones por las cuales tales características pasan inadvertidas ante la alta gerencia, estas son:

    Se les valora porque son personas con una relación longeva en la empresa: El tiempo de permanencia en un mismo cargo hace suponer que lo manejan y conocen a plenitud y más aún si la operación fluye sin errores importantes o los mismos no son del conocimiento de los superiores.

    No se les evalúa con objetividad porque están relacionados con el dueño o personas influyentes de la empresa: Son parientes, allegados o amigos de alguna persona de peso en la organización, recomendados y vendidos como “buenos profesionales” o son individuos a quienes se le deben favores o existe alguna deuda “moral”, sentimental, política o de cualquier otra índole que obliga a mantenerlos en esos cargos. Usualmente ostentan algún tipo de experiencia que supone la asimilación de las operaciones por contraste.

    Se les considera importante porque son personas con títulos y reconocimientos de envergadura: Poseen, en teoría, todo lo que se requiere para manejar una operación con éxito, sus logros académicos los anteceden y por lo tanto se da por descontada la experiencia. A veces esta situación tan sólo se presume, pues no hay evidencia de la titulación.

    Se pierde la oportunidad de cuestionarlos porque son individuos con una importante habilidad de palabra: Su increíble capacidad para convencer a la audiencia en situaciones de dudas o conflictos y el apropiado manejo de la información, aun cuando ni ellos mismos la comprendan, hace suponer un nivel de involucramiento propio de los gerentes aptos.

    Su superior es tanto o más inepto que él: Cuando el desconocimiento de la operación, el negocio o cualquier elemento práctico o teórico está ausente en los niveles de reporte es mucho más difícil identificar la existencia de la ineptitud pues no existen fundamentos para oponerse a los planteamientos o acciones que se presenten.

    La existencia de gerentes ineptos es una realidad, los hay por doquier y, en la mayoría de los casos muestran las mismas características, algunas de ellas son:

    Confunden la acción de gerenciar con la de gobernar: Un gerente capaz se involucra en la operación y busca la manera de facilitar el proceso haciendo uso del trabajo en equipo, en cambio el gerente inepto sólo exige soluciones desde su despacho estableciendo tiempos y especificando el contenido de los resultados sin tener la más mínima idea de lo que pide.

    Siempre se muestran ocupados y carentes de tiempo: Un buen gerente organiza y administra el tiempo, establece prioridades y sabe que no todo es urgente. Comprende y valora las necesidades de su equipo y está consciente de la curva del agotamiento mental y físico del personal y de la propia. Para un gerente inepto se requieren días de treinta y seis horas, todo es urgente y “para ayer”, le coloca a todos los procesos el mismo sentido de prioridad y se justifica señalando que “así es la empresa”, exige el triple de esfuerzo a su personal, los obliga a trabajar sin reparar en el tiempo, pero cuando tiene un compromiso fuera del ambiente laboral no duda en retirarse.

    Se muestran seguros ante su personal pero nerviosos ante sus supervisores: Un gerente apto conoce a detalle su operación y es capaz de defender sus alegatos y posiciones con explicaciones sólidas e irrefutables. En cambio, un gerente inepto grita y vocifera ante sus subordinados, haciendo uso del poder que le confiere la posición pero duda, vacila o calla ante el cuestionamiento que le realice cualquier superior.

    No delegan funciones, dependen de su gente: Los buenos gerentes conocen la operación, por lo tanto, ante una situación inesperada, son capaces de tomar las riendas de cualquier parte del proceso para que éste no se detenga. Los gerentes ineptos se dedican a justifican la ausencia de buenos resultados en situaciones donde el personal que ha asignado para una tarea en particular no asiste a sus labores. No sabe cómo mantener el flujo del proceso y depende de su personal para que el mismo se mantenga.

    Sufren del “Síndrome de Anát”: Los buenos gerentes se preocupan por buscar soluciones ingeniosas a los problemas de su área, están abiertos a escuchar a su personal y reconocen públicamente la autoría de los aportes que estos hagan a su gestión. Un gerente inepto vende las ideas que su personal le ha sugerido como suyas. En algunos casos piden que les envíen la propuesta o el desarrollo de un trabajo en formato electrónico y, tras algunas pequeñas modificaciones, las presentan a sus superiores como si fuera el resultado de su esfuerzo.

    Son aduladores, serviles y exhibicionistas con sus jefes: Un gerente apto no necesita promocionarse dentro de la empresa, la calidad de sus resultados y el buen ambiente que produce su gestión son elementos suficientemente importantes para ser valorado y considerado por quienes lo supervisan. Pero en el caso de los gerentes ineptos no ocurre lo mismo, siempre andan haciendo eco de lo que realizan, resaltando sólo aquello que considera valioso ante los ojos de sus jefes, a quienes atiende y complace de una manera servil y poco ética, sin importar la imagen que se forjen ante sus subordinados. Frente a sus superiores se muestran incansables y dedicados, manifestando que si no fuera por su “estilo gerencial” la operación no sería un éxito, obviando por completo el esfuerzo de su equipo de trabajo.

    Sufren del “Síndrome de Cronos”: Un gerente capaz buscará la manera de hacer crecer a su gente, en cambio un gerente inepto siempre estará en la búsqueda de limitaciones para evitar que su personal lo alcance.

    Para ellos siempre hay una crisis: Los buenos gerentes buscan el equilibrio entre la empresa y su personal, saben que sólo así se logran cosechar buenos frutos. Los gerentes ineptos, de manera constante y repetitiva, dicen a su personal que las cosas van de mal en peor y por lo tanto han de aceptar las condiciones que él les imponga en el ambiente laboral, pues de lo contrario estarían arriesgando sus empleos. Para ellos siempre hay una crisis que requiere de atención y cuidado, siendo ellos los únicos capaces en sortearla.

    Es necio y obstinado: Un gerente apto maneja el estrés y la inteligencia emocional, escucha recomendaciones y promueve la creatividad y la innovación, en tanto que un gerente inepto constantemente se muestra estresado y malhumorado, se empeña en que las cosas deben hacerse como él lo dice y especifica el más mínimo de los detalles, aún cuando lo que desea expresar no se vea reflejado en sus demandas. Suele emplear expresiones tales como “trate de no ser creativo”.

    Cabe destacar que lo expuesto anteriormente no se cumple en todos los casos, existen gerentes ineptos cuya tipología es única y particular siendo casi imposible encuadrarlos en características similares a las comentadas, pero cuyo impacto en el personal genera la misma clasificación de ineptitud.

    Ahora bien, y esto es quizás lo más importante, un gerente puede ser inepto para algunas cosas pero mostrar una habilidad única y extraordinaria para otras, pues de lo contrario sería tan evidente su carencia de aptitudes que no duraría el tiempo suficiente en la empresa para poder clasificarlos. Los gerentes ineptos suelen ser muy hábiles en la palabra, en el montaje de escenarios que los favorezcan, en dar una buena impresión a las personas que los desconocen o no son de su área e, incluso, en parecer verdaderas lumbreras en el campo administrativo. Estudian y ordenan las expectativas que sus superiores poseen de ellos y se las ingenian para quedar bien frente a ellos, sin importar el costo en el capital humano que ello genere. En la mayoría de los casos conocen sus limitaciones, aunque no las acepten, por lo que se valen de artilugios para alinearse con las personas que pueden ofrecerles soluciones o ideas que posteriormente mostrarán como el fruto de su experiencia y reflexiones.

    ¿Cómo afecta al personal la presencia de gerentes ineptos? Puede decirse que de muchas formas, pero las principales son las siguientes:

    Generan sentimientos de frustración: Cuando un empleado descubre que su experiencia y su nivel académico están por encina de su supervisor no tarda en experimentar un profundo sentimiento de frustración, esto ocurre debido a que el individuo se esfuerza en alcanzar títulos universitarios y experiencia en diferentes campos pensando que sólo así podrá crecer y ocupar cargos de importancia en las empresas, por lo que le resulta contradictorio un escenario donde él esté mejor preparado que su jefe. No obstante puede ocurrir que aún cuando el nivel académico los separe, sea la actitud y el estilo evidente del gerente lo que genere frustración pues no se encuentra respuesta a la pregunta ¿cómo pudo llegar ese inepto a esa posición?

    Reduce la motivación: El individuo pierde la motivación cuando el escenario donde se desenvuelve es contrario a sus principios, valores y a los motivos que lo llevaron a ocupar una posición en él. Un principio básico es el que establece que las personas correctas deben estar en los lugares correctos y este se contradice cuando una persona que es incapaz de gerenciar posee esa responsabilidad.

    Produce pérdida del interés por el trabajo: Es simple, si una persona inepta es capaz de ocupar un cargo de envergadura en la empresa ¿para qué esforzarse?

    No obstante, y como se ha comentado en trabajos anteriores, la presencia de gerentes ineptos puede ser de utilidad de acuerdo al tipo de persona que lo experimente, esto se puede observar desde dos ángulos;

    Personas con orgullo implosivo: Se dejarán consumir por los sentimientos de frustración, desmotivación y desinterés dejando a un lado sus expectativas y sueños para aceptar sin reparos ser gerenciados por personas que carecen de la capacidad elemental para hacerlo. Se limitarán a expresar sus angustias, desacuerdos y opiniones en lugares seguros donde tales comentarios no lleguen a oídos de sus jefes para así garantizar su permanencia en el trabajo.

    Personas con orgullo explosivo: Fortalecerán sus metas y objetivos para alcanzar sus sueños, lucharan por no dejarse arrastrar por sentimientos adversos que le impidan avanzar en su desarrollo, observarán la situación que experimentan como pasajera y se esforzarán por destacar y demostrar el manejo optimo de la operación, sino pueden hacerlo en el mismo escenario procurarán su participación en otro.

    Quienes tienen la responsabilidad de dirigir una empresa deben mantener la objetividad al hacerlo y procurar la selección de personal realmente capacitado para ocupar cargos gerenciales; en algunos casos puede que funcione por algún tiempo la tenencia de gerentes ineptos al frente de una operación, pero tarde o temprano ello traerá consecuencias negativas a la organización que pueden poner en riesgo su operatividad.

    Es un hecho cierto que un buen número de empleados no renuncian a la empresa sino al gerente de su unidad, lo que debe ser un punto de reflexión para todo aquel que posee personal a su cargo y que sabe, de alguna manera, que no está en condiciones de gerenciarlo.

    Lo anterior es una de las causas por las que hay fugas de cerebros y buenos empleados en las empresas, personas que deciden retirarse de organizaciones sólidas y prometedoras debido a la existencia de un gerente inepto al frente del área donde laboraban.

    A veces lo que parece obvio puede ser simplemente una ilusión o la consecuencia de la acción de un paradigma que impide ver la realidad, por lo que se aconseja estar atento al estilo gerencial del personal que se posee en esos niveles y prestar atención al ambiente y a los índices de rotación de esas áreas pues, una empresa puede estar perdiendo talento humano por causa del ejercicio de un gerente inepto.

  29. Uff que alivio saber que mas mujeres tienen mi mismo problema: Odio a mi jefe y cada dia me fastidia mas, no lo soporto es tan desagradable, tan ordinario y lo peor de todo es que se cree millonario sin serlo. Cada vez que quiere me pone la “pata encima” y me grita cosas que yo creo que nadie soportaria, pero lamentablemente no he podido conseguir otra pega y mientras no lo haga tengo que aguantarlo a él y asu familia que es igual a el. Ahora estoy super deprimida, a veces solo quiero irme y no regresar jamas a este lugar, pero bueno tengo que seguir, ojala por poco tiempo…

  30. jajajajaja el tipo que posteó antes escribió un testamento inleíble ajajajajaja!!

    Bueno, yo a mi jefe lo detesto! me acosa a cada rato pa saber que hago, lo peor es que me dice “y con qué va a continuar”: me tengo que inventar la pega sola :S. Además cada vez que entra a la oficina se da la vuelta hasta ponerse detrás de mi escritorio y ver qué hago en el computador! es insoportable!!!!
    Más encima es incapaz de tomar decisiones, y todo me lo deja a mi >(

    Uffff

  31. siii trate de leerlo pero me aburrió jajaja

    uff mi actual jefe es un pastelazo que para mas remate es el dueño junto con su señora ambos bipolares es el tipico tipo vendedor que se caso con la gorda con plata y ahora tiene una empresa habla con la papa en la boca no tiene estudios pero lee todos los dias el diario financiero y se cree ing. comercial y con sus desiciones esta llevando la E a la quiebra ya que no alcanza ni para los sueldos !! es patetico yo lo tengo diagnosticado de bipolar y esquizofrenico, se jura el dueño de la verdad es realment patetico asi es que toy pensando seriamente en no regresar de mi pre natal !

  32. Jajaja, qué chistoso, aquí nos encontramos en un post de hace casi 2 años!!!

    Elizabeth, yo tb intenté leerlo pero me aburrí…..en cuanto a los jefes, sólo he tenido una, y es simpática pero que a veces pienso no puede dejar de hacer algo sin compartirlo conmigo (puro ego eso nomás, lo sé), a cada rato escucho mi nombre, no puedo ni pasar por afuera de su ofi que me está llamando. Lo bueno es que mi jefa es la jefa de todos, es decir, no tengo mandos medios…afortunadamente porq hay una q se cree la gran weá.

  33. bueno mi jefa me habla.. bueno no me habla me grita todo el tiempo, cuando algo se daña busco la manera de arreglarlo y nunca ve eso, nunca me da las gracias no ve lo bueno siempre viene y mira todo y busca alguna telaraña o algun mugresito y me grita, ensima me pone a hacer tareas que no son mi obligacion que mis compañeros de trabajo deben hacer pero que no lo hacen bien porque son ancfianos olvidadisos incompetentes, ya casi que soy el administrador de el negocio, solo me falta lavarle el carro a la vieja,cree que todo lo que entra a negocio es mi responsabilidad si mete un caballo tambien me pondria a ponerle las herraduras y a alimentarlo cuando solo fui contratado para un solo oficio, siempre me grita en publico y cuando se da cuenta de que esta equivcada no me dice nada, desconfia de mi que de que es ese dinero que porque cobre asi y asa estoy aburrido! pero ya estoy montando mi negocio asi que me toca aguantarme mientras comienzo yo… y seguir siendo aceador bodeguero administrador esclavo carga paquetes tecnico decorador por la misma miseria que me gano

  34. Uf, tengo una jefa sacada de un cuento de terror, la tipa es joven como dos años mas que yo, gracias a un pituto tiene el cargo y todos lo saben, por lo que es intocable.
    No hace nada provechoso, salvo tomar desayuno, fumar, actualizar su facebook, hablar por telefono y controlar y humillarnos a los pobles empleados.
    El sistema mas encima no ayuda, puesto que sus metas dependen solo de nosotras, osea gana plata unicamente gracias a los plebellos, pero no ayuda en nada y nosotros tenemos q mamarnos sus historias de la nueva picina, el auto, sus vacaciones, todo pagado con nuestro sudor.
    Tal vez es el sistema y la empresa, q permite ocurra esto, gente con nada de habilidades y competencias en un alto cargo, pero que si mete la pata la culpa cae en los de abajo…
    Pero bueno habra q tener paciencia aguantar, contar hasta mil y soñar en una pega mejor, tal vez formar una empresa propia, o mandar todo a la punta del cerro y vivir de la tierra.
    Mientras habra que juntar la plata pa poder comprar el terreno.

  35. si de hablar de jefes tiranos, groseros, que denigran a sus empleados esta maria augusta herdoiza gerente de aeropuerto de Lan en Quito, yo he visto como los trata para ella nadie puede hacer bien las cosas solo ella, los demas no tienen la capacidad es una pena que ella este al mando de una empresa chilena tan importante en el Ecuador y que todo el mundo le tenga miedo y no respeto.

  36. Mi jefe es un avaro y un micerable, hasta con su propia familia es tacaño, cuando salimos a terreno prefiere cagarse de hambre en vez de tener que pagar un almuerzo para los dos. Además me paga una porquería y a los obreros les paga $4500 diarios: Quién puede vivir con esa plata? podre gente.
    Lo que mas deseo en este momento es poder decirle que se meta su cagá de trabajo en el oyo. Disculpen mi vocabulario pero ese pelotudo me tiene chato, si no fuera porque tengo una familia que mantener lo mandaría a la xuxa. Gracias.

  37. A MI ME TIENE HARTA UNA PERSONA QUE ENTRO A DONDE TRABAJO COMO GERENTE PERO EL TIPO SE CREE GUAPISIMO Y LA VERDAD ESTA MAS PINCHE FEO QUE OTRA COSA… EL TIPO ESTA FLACO QUE DIGO FLACO ESTA BIEN SECO BIGOTON PARECE CHANGO SE CIRCO..AL PRINCIPIO NOS LLEVABAMOS BIEN PERO ESE TIPO DE ACTITUDES ME CANSARON FUMA DENTRO DE LA OFICINA HASTA UNA CAJETILLA DIARIA, TOMA 20 TAZAS DE CAFE AL DIA Y ES QUE ESOS DE HABITOS SON TAMBIEN LO QUE ME MOLESTA PUES AUNQUE TAMBIEN FUMO YO NO LO HAGO DENTRO DE MI OFICINA Y EL ES UN IRRESPETUOSO POR ESO Y ADEMAS INTENTÒ ALGO CONMIGO Y ME SIENTO SUPER INCOMODA CADA VEZ QUE LO VEO PUES DESDE QUE LE DIJE QUE TENGO NOVIO(TAMBIEN PARA QUE ME DEJARA EN PAZ )SE PORTA CORTANTE Y A VECES HASTA GROSERO TAMBIEN HA TRATADO DE QUE MIS OTROS COMPAÑEROS SE UNAN A EL Y ESO HASTA TEMOR ME DA… NO SE HASTA HE PENSADO EN RENUNCIAR A MI TRABAJO YA ESTOY HARTA

  38. Dios, cómo te entiendo. Tengo una jefa prepotente y estúpida que se está dejando perder TANTAS cosas por creer que SIEMPRE tiene la razón. No puedo más. El mayor error de mi vida ha sido venir a un trabajo creyendo que era un paso adelante en mi trayectoria y comprobar que es la empresa más desordenada, poco seria e incompetente del mundo.
    Quiero trabajar. Quiero hacer las cosas bien. Y ésto es un desastre!

  39. Noooooooooooo, yo odio a mi jefecitaitaita es una vieja weona bipolar y estúpida más encima, en reuniones habla puras weas secree comica la vieja piiiii, y cuando te evalúa es como si te metiera dos penes juntos por el ano.
    Realmente es una vieja mediocre, paga poco y te trata como las webas, estoy de acuerdo si el trabajo fuera hermoso uhhhhhhh sería genial puros cuerpos exóticos y jefes estupendos wajajaja y miles semanas de vaca.

  40. Mi jefa me entrego ayer la evaluacion con un puntaje mediocre, del 90% del año pasado baje a un 75%. bueno si le haye razon en algunas cosas, pero otras me parecieron totalmente fuera de contexto, en el item si de mis errores, aprendo me coloco un 2(6 maximo), como se mide eso, si mi la parte pesada de mi trabajo comienza cuando ella se va a su casa, dado que trabajo atendiendo publico hasta las 22:30, y no es poco publico, el problema es que cuando ella llega temprano solo tiene la version de mi compañera de la mañana, que entre otras cosas no trabaja mucho, se queda con los meritos, la otra vez le dijo a una compañera, que ella tenia que hacer como las gallinas si hacia algo tenia que gritarlo, cosa que no va conmigo, la verdad es que la detesto, y me da mucha rabia y me tiene chata, el trabajo ya es estresante y me estresa mas, no podemos tener dias libres, porque alguien se tiene que quedar en mi puesto y ella no puede buscar a un reemplazante, tengo que estar muriendo para poder faltar, y si te da medio dia administrativo o pides un dia de vacaciones, es casi como si te hiciera un favor…
    eso me tiene estresada.

Dejar una respuesta