Un mundo posible: Israel y Afganistán en el MAC

34

Sp
por Ana Paula do Brasil

Caminar por la muestra “Cómo vivir juntos – Selección de la Bienal São Paulo” es caminar por un mundo posible, que coexiste en un único lugar, pese a tantas diferencias y contradicciones.

Imaginen, por ejemplo, dos países históricamente afectados por guerras. Dos países cuyos territorios y raíces culturales y religiosas fueron responsables por la destrucción de sus ciudades y personas.

Israel y Afganistán conviven juntos dentro del edificio del MAC a través de las obras de Lida Abdul y Miki Kratsman.

Lida muestra lo que quedó de la ciudad de Kabul tras la guerra contra los EEUU. En las series “White House” (2005), “Dome” (2005) y “War Games (What I Saw)” (2006), la artista intenta remontar un país destrozado. Según ella, es un intento de “rescatar algo de lo que parece irremisiblemente perdido.” A través de sus fotos la dura realidad de Afganistán gana poesía, entra en otra dimensión que remete a “un otro siglo, andando entre ruinas antiguas”.

A pocos metros de ahí, representado por las fotos de Miki Kratsman, está Israel. Más precisamente Ofakim, un pequeño pueblo ubicado en el desierto, que alberga personas oriundas de África del norte, Etiopía y Rusia, y que, como el mismo artista afirma “están tratando de encontrar formas de coexistir”. Las fotos muestran la misma destrucción que aparece en la obra de Lida, pero ahora a causa de la guerra entre Israel y Palestina. Los muros pintados por Miki reconstruyen un paisaje cuya poesía perdió para la intolerancia.

Qué ironía es pensar que en el caso de Afganistán, la guerra fue contra los EEUU. Y en el caso de Israel, los EEUU son aliados. Pero al final, ¿quién gana? ¿Hay diferencia entre el aliado y el enemigo, si como resultado lo que se encuentra son personas que intentan reubicarse en una realidad de total desolación?


Son preguntas que se nos vienen a la mente al reflexionar sobre las obras de Lida y Miki. Dos artistas, dos países, dos culturas, dos religiones, pero el mismo deseo: de que a través del arte se pueda reconstruir pasados, historias y vidas, que se pueda vislumbrar un mundo en el cual no haya aliados ni enemigos, sino que seres coexistentes. Por medio de una fotografía que se ubica en el tenue limite de lo documental y lo artístico, se muestran realidades de nuestro tan paradojal mundo, la globalización nos permite conocer rincones nunca antes imaginados, pero por otra parte no estamos preparados para convivir frente a esta diversidad.

Sabemos que todavía nos falta mucho para saber qué es vivir juntos, quizás por que todavía no entendemos muy bien dónde vivimos. Bueno, pero por lo menos en esa Bienal la respuesta a eso se hace un poco más posible.

La muestra “Cómo vivir juntos – Selección de la 27ª Bienal de São Paulo” está en el MAC Quinta Normal hasta el 1 de julio. www.mac.uchile.cl

5 COMENTARIOS

  1. Gracias por tu aporte.

    Cuando leí tu texto, me saltaron dos cosas.

    Para mí no hubo una guerra contra Afganistán, sino una invasión. Que son cosas totalmente distintas. Desgraciadamente los medios nos hacen hablar mal, porque el que traspasa la información, le interesa validar su acto de terror, en este caso una invasión. De esta manera casi queda como aceptable.

    Y cuando dices que nos falta mucho para aprender a vivir juntos, creo que se subestima a las personas y a los pueblos. Es el poder económico que, a través de las políticas de gobierno, nos traspasa un escozor a los ciudadanos, con el que empezamos a despreciar al de al lado. Un gran ejemplo es lo mal que hablan los chilenos de los argentinos (casi nos fuimos a las manos el 78), pero no así el que atravesó la cordillera y convivió con ellos. Al final uno se da cuenta que entre los seres humanos NO hay diferencias. Que los problemas de gobierno no nos hagan enfrentarnos.

    Raya para la suma: Ya sabemos vivir juntos, que las disputas por intereses económicos nos separen, eso es otra cosa. Y esas disputas, espero vivir para cuando los ricos se ahoguen en el dinero y se acabe este tiempo de crisis y paganismo.

    pd: puta que me fui lejos…sorry

  2. Pablo, gracias a ti por haber leído el texto entero!
    Bueno, en cuanto al tema de la guerra estoy de acuerdo. Creo que decir que eso fue una guerra le conviene más a los EEUU que a cualquier otra parte.
    Y cuando digo que todavía no sabemos vivir juntos, entiendo lo que tu dices respeto a ese poder económico que nos separa. Pero al leer la noticia de que quemaron un indígena en Brasilia sólo por quemarlo, que un pelotudo sale a 280 km por hora en la carretera sin importarse con los demás, cuando una amiga brasileña que vive en chile me dice que ha escuchado cosas horribles en la calle por su color, cuando matan a una pareja de homossexuales en las calles de Sao Paulo, esas cosas me hacen creer que si todavía no sabemos vivir juntos. A veces la intolerancia está en nuestro vecino más cercano.
    gracias

  3. Razón tienes.
    La intolerancia existe, el clasismo y el racismo, también.
    No sabemos vivir juntos porque todavía creemos que ignorando al del lado entonces ya va a dejar de vivir en este mundo. Creamos un mundo ficticio donde sólo los iguales tienen cabida. Pero ese mundo sólo tiene lugar en la cabeza. Entonces cuando se nos cruza una persona distinta, ahí viene una reacción deshumanizada.
    Que razón tienes!!!
    No seguí tu punto.

    Que bien que pongas estos temas. Me parece sumamente vital que en estos medios, como en el que participas, se pongan temas que no están en la agenda. La TV, el cine, la moda, el espectáculo, el chisme y el pelambre, es el alimento de hoy. Y no nos dejan tiempo para pensar. Por eso me parece vital que los blogs participen y abran el debate a otros temas. Porque aunque tu post haya tenido 1 comentario antes de que llegara yo, igual se está proponiendo algo distinto. Los medios tradicionales no les interesa. Que los blogs sean los que democraticen la información. Bien Ana Paula!!

Dejar una respuesta