La perra o la amorosa?

42

por Lupe Gómez

He escuchado mil veces que si uno no se pone pesado las cosas no resultan. Pero creo que eso no corre para todo. Tal vez es la única saluda cuando tienes problemas con la burocracia, la Isapre, los bancos, no sé. Pero en el trato con proveedores, empleados o gente a tu cargo, soy una convencida de que la amabilidad y los buenosm modales resultan ser mucho mas efectivos si se busca la eficiencia. Lo ideal, claro está, es traer la buena educación desde la casa, así estos gestos aparecen de manera espontánea. Sin embargo, es verdad que algunos los olvidan con el pasar de los años.

Quién tiene más exito laboral? La perra o la amorosa?

13 COMENTARIOS

  1. Y… yo creo que la misma pregunta la podemos aplicar en lo que son las relaciones de pareja, no?. Si una es un amor, puede pasar por boluda, y si es una perra por histérica.
    Pero una cosa es segura, si una se vuelve medio perra te llueven los hombres… jajajaja!!!!, ¿que onda???
    saludos!

  2. Yo creo que se confunde el ser perra, que es ser abusiva, con el ser firme. Decir las cosas de una manera asertiva y firme es lo que sirve.
    No sirve ser la que grita, que da órdenes de malas maneras, la que amenaza.
    El respeto se gana, no se impone.

  3. Toda la razon Caro.
    El tema debe ser bien equilibrado, yo tengo un grupo de gente a mi cargo y la verdad es que somos casi todos de la misma edad por lo que podrian tratarme como un colega mas , sobretodo en este caso qe son en la mayoria hombres, pero he sabido ganarmelos a traves del respeto, los buenos modales, siendo preocupada por ellos como personas, dandoles oportunidades para que crezcan en la empresa, pero tambien siendo super firme cuando se han pasado de la raya o han sido descuidados con su trabajo o irresponsables, en ese tema ellos saben que no les dejo pasar una, o sea ellos saben que estoy en todas, que si hay abuso de confianza pa fuera no mas y asi he sido super retribuida en cuanto a respeto, superacion por parte de ellos e incluso me tienen cariño, siempre me hacen regalos pa las navidades, cumpelaños, santos, dia de la mujer, y ahora me tenian huevitos de chocolates, en fin…esa es mi formula..

  4. Totalmente de acuerdo con Caro y Ale, yo creo en el poder de los argumentos, me cargan los gestos descorteses y los gritos. Pero instaurar este criterio como regla general, no es fácil. En mi pega “ser prepotente y hombre es un plus” en cambio “ser amable y mujer”, significa que te van a tramitar “ene”.El camino es más largo con la segunda opción, pero yo no transo el respeto a las personas por nada. En todo caso “lo cortez no quita lo valiente”, y cuando hay que aplicar mano dura, hay que hacerlo no más.

  5. Creo que definitivamente la amorosa, no el sentido curso sino más bien en el de que si queremos lograr cosas de las demás personas debemos ser educados… Tener el don de gente coo dice mi mamá. Ahora bien, tampoco de trata de que te pasen a llevar, ser amables pero también hacernos respetar, sino la cosa no resulta.

  6. yo creo que uno cosecha lo que siembra, puede que a veces ser respetuoso y educado haga el camino más lento y parezca injusto que te pasen a llevar por ello, pero a la larga, da mejores resultados, crea un ambiente más grato y uno anda con la conciencia tranquila por no pasar por encima de nadie. Además , tarde o temprano, los demás lo aprecian y se vuelve algo recíproco, y al que no lo entiende así, seguramente, tampoco lo va a entender de la otra manera.

  7. Solía ser en la mayoria de las ocasiones cortes , educado y correcto. Hasta que me dí cuenta que ,en algunos lugares, con esa actitud no conseguía, nada , por lo que opte por seguir siendo cortes pero con un tono mas fuerte, llamemoslo un poco mas golpeado y casi amenazador (solo en casos extremos). Los problemas , quejas u otros comenzaron a solucionarse. Lo otro que tambien puede resultar es pedir el nombre del funcionario y registrarlo , luego ante instancias superiores tienes la informacion de quien te bypasseo y no te soluciono nada.

  8. Concuerdo con KLT, Hay que ser una mezcla entre ambas. Ser honesta y pedir las cosas con todas sus letras, en forma seria, pero educada. No se trata de maltratar a nadie, pero hay que evitar tener una imagen blanda y demasiado condescendiente.

    El respeto se logra cuando las personas no se sienten cómodas con uno, como haciendo una “paletiada” sino, simplemente haciendo su trabajo.

  9. Suelo ser bastante amable, me gusta tratar a la gente con amabilidad y siempre me da muy buenos resultados. Sin embargo hay un ámbito en el que muchas veces he logrado resultados siendo una auténtica perra: las imprentas. Reconozco que ya cada vez es menos. Pero cuando empecé a trabajar, como yo era muy chica (tenía 18 años) los gallos de las imprentas siempre me tiraban pa’trás las pegas, total yo era “taaan amorosa” que no me iba a enojar tanto como los clientes grandes, o se mandában condoros y la culpa siempre la tenía yo. Así que tuve que aplicar el perrismo, es decir: Pegar un par de gritos bien pegados, devolver pegas con fallas mínimas y exigir que hicieran todo de nuevo, pedir que todo estuviera para ayer y llamar cada 15 minutos para saber si ya estaba listo y rechazar la pega si estaba fuera del plazo que yo les había dado. Odiaba hacerlo, pero fue la única forma de lograr que no se me subieran por el chorro. Pero es cierto, es muuuuucho mejor y más agradable ser amable.

  10. Pa mi el respeto es lo básico. Un mismo jefe puede lograr mucho más mediante una firmeza respetuosa que una perrería..
    Me tocó tener una jefa perra, del verbo perra.. era Sub Gerenta y no le daba ni para portera, era super rota.. De los 4 jefes que tuve en esa pega, cuando me tocó ella llegó un momento en que pensé “ella o yo”.. Estaba en eso cuando la despidieron por “falta de roce” dentro de la gerencia ..(Supe que en el cargo siguiente asumió como gerente y no duró nada).
    Por lo tanto, el estilo debe variar según lo requerido, pero el respeto para mi es intransable.

  11. Tengo una profesora de taller que es una perra pero de esas que no gritan ni tiran palabrotas, si no que es “discretamente cruel”. Como que te habla suavecito y con palabras rebuscadas para lanzar comentarios hirientes, y uno no sabe como contestarle. Lo peor es que ni siquiera es por términos académicos, si no que se mete en la vida privada la muy perra. Cuando le pedí que porfavor me revisara un trabajo antes porque tenía que irme a la pega, me dijo: le sugiero que se vaya a una nocturna y no pierda su tiempo acá, PERO SI ESTOY EN CUARTO AÑO; YOU BITCH!!!

  12. A ver… yo puse un negocio hace poco. Al principio trate de ser lo mas amorosa posible, pensando que las cosas serian mejor. Pero cada vez me he tenido que poner mas “perra” en el trato, porque sino se suben por el chorro y no pescan. No se trata de ser descortes ni desagradable, pero si hay que ser firme y no dar tanta confianza. Finalmente al parecer lo que funciona es un trato seco y formal, que no es lo que me hubiese gustado. Pero finalmente si no te pones firme las “perras” son las demas. Basta que la gente “de confianza” te haga un par de mariconadas y ya tienes que empezar a endurecerte, sino, las cosas no funcionan.

  13. Creo que soy la amorosa. Me gusta tratar a la gente bien, saludar a todos y sufro cuando me hablan mal o me gritonean, pero tuve una experiencia en que me tocó trabajar codo a codo con la perra y ella tuvo bastante más éxito que yo. Fue muy penoso y le guardo muy poco cariño a ese lugar, más encima era mi primer trabajo. Finalmente ella también salió de esa pega y fue por las malas. Cuando me enteré no pude sino sonreir y sentir que sí existía la justicia.

Dejar una respuesta