Mala suerte

42

Por Mariana y punto

Cuando chica compraba y leía cada semana la revista Topolino, sobre todo las historietas del pato Donald. Y resulta que el pato Donald tenía muy mala suerte, cosa en la que, por cierto, yo creo absolutamente. No es que crea que uno no puede incidir en su propia vida, de hecho creo que sí, pero también creo en que hay gente que tiene buena suerte, gente que tiene mala suerte, y gente normal con rachas de buena y mala suerte temporales.

El pato Donald, como decía, es de los que tiene mala suerte siempre, y recuerdo en particular una historia que grafica todo lo que pienso que significa la mala suerte: como los sobrinos del pato Donald estaban seguros de que la mala suerte de su tío no era tal, sino pura sugestión suya, deciden regalarle un telescopio y hacerle rezar a una estrella que, se supone, era su estrella de la buena suerte. Así, Donald la miraba y le rezaba todas las noches a su estrella. Por esos días tuvo una cueva impresionante, claro que hasta que mientras miraba por el telescopio le tocó ver cómo su estrella explotaba. Por más que le explicaron que la estrella hace años que había explotado, que eso de la estrella de la buena suerte lo habían inventado para que se sugestionara a tener éxito y que su mala suerte no existía realmente, Donald nunca les creyó y volvió a su desgraciada vida habitual.

Otra buena y representativa historia sobre la suerte la vi en Seinfeld, cuando Jerry decía que en su vida todo se equilibraba, y entonces como George encontraba un trabajo más que decente por primera vez en la vida (en los Yankees), a Elaine le empezaba a ir peor que nunca, todo por el equilibrio de Jerry, obvio.

En cuanto a historias personales, puedo mencionar que tengo una prima holandesa con demasiada buena suerte, que se ha ganado como 3 pasajes de avión y además cuando vino a Chile y jugó unos raspes juraba que siempre se ganaba. Lo que es yo me identifico más con el equilibrio de Jerry Seinfeld pero con cierta inclinación hacia la mala suerte. Como sea, aunque creo que yo tengo harto que decidir de mi propia vida, creo también en las casualidades y en la suerte, buena o mala.

9 COMENTARIOS

  1. Sip, la suerte ayuda… y harto, yo siempre he creido que los proyectos resultan con 70% de trabajo, 20% de habilidad y 10% de suerte, lo que no es menor. En cuanto a los juegos de azar el 50% es suerte y el otro 50% es azar.

    H.-

  2. También es verdad eso de que cuando la mala suerte viene, se viene con todo! Yo estoy teniendo un mes hórrido.. sin ir más lejos, anoche cuando llegué a la casa, prendí la tele para evadirme un rato y ¡sorpresa! tengo sonido perfect… ¡pero de imagen nada! Se me kemó la tele. así de simple… y ahora más encima tendré que presupuestar un arreglo/compra de tele que antes no tenía siquiera pensado… ¿qué tal?

  3. Tienes razón en que la suerte es algo que uno no puede controlar, aunque no creo que haya gente con más suerte que otra, quizás depende de la forma en que algunos enfocan su vida y la importancia que le dan a ciertos hechos (aunque evidentemente, hay sucesos que no hay cómo encontrarles el lado positivo). Además, a veces algo que consideramos que nos ha resultado mal, trae como consecuencia cosas mejores, que no huebiésemos conocido, si no fuera por ese hecho fortuito que en un principio nos pareció fatal…lo siento, soy una optimista sin remedio.

  4. Creo que se trata del equilibrio de la vida, onda si no fuera por las malas rachas quizás no valoraríamos lo bueno que tenemos, o no aprenderíamos nada de la vida. A veces el lado oscuro de la fuerza que vive en mí me hace pensar que hay personas que nacieron con una estrella estampada en la frente y a las que la vida siempre les sonrie y los odio en secreto, pero con el tiempo veo que todos tenemos nuestros dramas y periodos tristes y bueno quizás si no fuera por el sufrimiento seriamos malas personas, o personas huecas sin aspiraciones reales, como Paris Hilton quizás ajaja.

  5. Yo creo en la Ley de Murphy “Si algo tiene que fallar, falla”, es por eso que siempre ando súper preocupada de los detalles, y de los imprevistos que pudiesen suceder. Como esto es poco sano mentalmente, y sobretodo angustiante, sólo lo aplico a mi trabajo, en el resto de mis cosas me entrego a mi suerte, y si me va mal, asumo no más. Soy de las que creo en la estrella de cada uno, he visto a gente que siempre le va bien en todo y es su suerte no más, y hay que aceptarlo. En mi caso particular, siempre me han costado las cosas, aún las mas simples, pero me río de mi fatalidad y como no es nada nuevo, le echo pa delante no más.

  6. yo creo en la causa efecto o sea por causa de la ley de murphy tengo mala suerte y vice versa.
    Soy de las que nunca me resultan las cosas perfectamente como las tenia planeadas, siempre pasa algo insolito que hecha a perder algo por eso lo unico que me quede es revisar y re-revisar lo que hago, cosa que si algo falla sea el mal menor

  7. EL PENSAMIENTO CREA! Por eso la gente que cree en Murphy….generalmente tiene mala suerte. Mientras que aquel que es más desprendido son los que generalmente los llaman “gente con suerte”.
    Todos tenemos las mismas chances de tener “suerte” o no, la diferencia esta en que solo hay que pensarlo, pero pensarlo de manera positiva, porque en el momento en que se cruza el pensamiento negativo…este siempre pesa mas que el positivo y por eso siempre los resultados son menos favorables.
    Ya saben a PENSAR POSITIVO y acuerdense siempre . “EL PENSAMIENTO CREA” 😉

  8. toda la razón rubia! los suertudos son los que creen que les va a ir bien o al menos, no piensan en que les va a ir mal. los que andan menos preocupados de la posibilidad del fracaso, tienen más opciones de “ver” las oportunidades que tienen al frente y, como consecuencia, tomarlas y aprovecharlas.

  9. Creo que uno tiene en la vida que elegir ser siempre positiva, más que por una cuestión de opción, por una cuestión de “que no queda otra”…hay que tener claro de que no todo depende de uno,y por más que nos mentalicemos en forma positiva, no nos vamos a restar del dolor y las pérdidas propias de vivir. Es por eso que debemos crear situaciones positivas precisamente porque son las negativas las que van a venir sin que las llamemos.

Dejar una respuesta