Qs
por Mariana y punto

Me gustan no sólo porque son un símbolo del verano (snif) sino porque encuentro que son muy lindos. Y más que eso, creo que son demasiado estilosos y se han mantenido así por mucho tiempo, porque pese a que por ahí se ven en la playa un par de quitasoles Coca-Cola o lo que sea, en su mayoría siguen siendo muy distintos entre ellos: los de un color, las palmeras, los floreados, los clásicos con una raya de color y una blanca…

Tal vez será porque uno compra el quitasol en un bazar en la playa que siguen siendo tan bonitos incluso los que son kitsch, a diferencia de las sillas de playa clásicas que ya casi están desaparecidas y de los invernales paraguas que ya no pueden tener estampados más feos, mal gusto que afortunadamente no ha afectado a los bellos quitasoles.

Además que un quitasol es algo tan simple, pero a la vez llena de colores la playa y es un objeto de decoración al aire libre, en espacio público y que cambia todos los días. Me fascinan.

5 COMENTARIOS

  1. Viví muchos años en Iquique, donde aprendí que el quitasol fuera un tema súper necesario en cuanto a la estética playera. me compré en esos años uno que me ha acompañado x mucho tiempo es enorme, de muy buena tela y gruesa y con decorado de flores chiquititas azules…un encanto…mis toallas son en esas tonalidades y hasta el bolso combina.
    Además que permiten delimitar tu espacio en el territorio playero

  2. ooohhh
    a mi me encanta reñaca tipo 4 de la tarde e ir por la autopista camino a viña y ver hacia atras llenoooo de paraguas!
    es hermoso!

    saludos!

  3. Yo amo unos estilo miami vice que hay en naranja con verde y como amarillo con azul y son como palmeritas rodeando un centro naranjo o amarillo, los tienen que haber visto alguna vez, son lo retro undercover porque siguen siendo cotidianos, fijense.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.