Top Gear

52

Tg
por Paty Leiva

Nunca, jamás en la vida, pensé que me quedaría pegada viendo un programa de autos. Como en mi casa todos los hombres se interesan en el tema, de reojo fui cachando Top Gear, un programa inglés que es demasiado entretenido. La fotografía, las locaciones, la estructura, la edición y el ritmo lo hacen único en su tipo. Estos tipos realmente saben hacer televisión.

Por ejemplo, en un episodio de la última temporada muestran en increíbles escenarios “al auto más rápido del mundo”: el Bugatti Veyron. Lo testean y el conductor va comentando desde el auto. De música de fondo ponen los soundtracks de Drácula y del Episodio I de Star Wars, los cuales van subiendo de volumen según la intensidad del momento. La edición intercala imágenes en blanco y negro con colores levemente saturados y tomas que muestran a la preciosura en cuestión´ por dentro, por fuera, de lejos, de cerca… Al final el tipo queda loco, casi mareado, con la garganta seca y con lágrimas diciendo que eso es lo más rápido que alguna vez podrá andar en la vida. (ver video).

Luego, entre los tres animadores comentan en un estudio con público en vivo y tiran la talla, todo sobre autos, por supuesto. Lo entretenido es que –por lo que se ve– no tienen compromisos con las marcas porque elogian o critican a todos según sus propias pruebas y opiniones.

La guinda de la torta es cuando invitan a una estrella a probar un auto. El famoso entra a una ranking de invitados según el tiempo que hacen. En esta ocasión, el invitado fue Hugh Grant, y después de conversar animadamente en el estudio, lo muestran manejando y lanzando garabatos en la prueba donde, según la lista, superó la marca de Ewan McGregor.

Por el cable lo transmite el canal de la BBC el domingo por la mañana. No puedo creer que estoy recomendando un programa de autos.

COMPARTIR
Artículo anteriorMurió Anna Nicole Smith
Artículo siguienteJuegos de mesa

5 COMENTARIOS

  1. Este post me recuerda cuando era chica que a falta de hermanas mujeres me hice fanática de un juego de cartas que tenían mis hermanos, cada carta traía la foto de un auto y todas sus características no me acuerdo mucho pero al que le tocaba el mejor auto ganaba…tanto así que terminé sabiendo cuantos caballos de fuerza tenían cada modelo.

  2. Je, je,je … te aseguro que fue Zz el culpable de este nuevo vicio.

    Cuando chico iba a la FISA a buscar catalogos de autos para hacer collages en las piezas.

  3. Los autos tienen muchas lecturas. Te pueden fascinarpor mecánica o por simple estética. Así que con la influencia correcta, no es descabellado que te terminen gustando.

Dejar una respuesta