A Nigeria le duele su petróleo

108

Nigeria
por Sur

El drama que vive África ya no es misterio para nadie. En el continente negro se concentra la más devastadora y cruda pobreza que pueda existir. El hambre, la falta de luz, agua y medicamentos, las enfermedades como plagas y las guerrillas internas arrasan con toda posibilidad de progreso.

Pero a diferencia de otros países africanos, Nigeria (país de 130 millones de habitantes) tuvo un soplo de esperanza que se desvaneció gracias a políticos corruptos y empresarios extranjeros: en 1956 se produjo el primer descubrimiento de petróleo en el delta del Níger, lo que, a lo largo del tiempo, llevó a Nigeria a ser el séptimo país exportador mundial de crudo. Todos pensaron entonces que el país ahora lo tenía todo para salir de su pobreza, pero el progreso anunciado nunca llegó.

Por el contrario, el país se volvió víctima de lo que fue su ilusión. La llegada de las grandes empresas de petróleo (Shell, Total, Agip y Chevron) no sólo produjo la externalización total de las riquezas, sino que también acabó con el alimento básico de las familias nigerianas, el pescado, debido a décadas de constantes derrames de crudo a las aguas, y además se ha incrementado la violencia de grupos rebeldes armados.

Estos nigerianos se han organizado en grupos paramilitares a partir del odio y la impotencia de ver que se roban su país protagonizando asaltos, ataques y secuestros contra profesionales del petróleo para intentar alcanzar algún peso entre tanta abundancia.

Las compañía petroleras, después de 50 años de extracción, siguen buscando las formas –populistas y simplistas- de simpatizarle a la comunidad, pero todos los intentos han sido fallidos, por lo tanto han optado siempre por corromper a los jefes de los pueblos, con lo que logran derechos de perforación e intervenciones sin los estudios de impacto ambiental necesarios, además de manejar a los tribunales que se encuentran plagados de demandas contra las industrias.

Adónde va entonces toda la plata del oro negro? A bolsillos personales de políticos que acumulan riquezas en el extranjero. Se saquean institucionalmente todas las ganancias que recibe el gobierno local (entre el 55 y el 60%), mientras cada nigeriano sigue luchando por sobrevivir día a día con menos de 1 dólar. Entonces así, cómo no rebelarse?

La Nacional Geographic realizó este reportaje en su edición de febrero donde se recogen los testimonios de quienes viven este drama. “Cuando alguien pierde las esperanzas, queda abatido y elegirá entre pelear o dejar este mundo”, dice un nigeriano. Los habitantes del delta se sienten engañados. No tienen nada cuando podrían tenerlo todo.

La ONU, la Organización internacional de Derechos Humanos, catedráticos del primer mundo, ya declararon que se debe frenar urgentemente las injusticias si no se quiere llegar a extremos de violencia y corrupción aun peores, pero a nadie de los principales interesados le conviene escuchar.

Como dice un joven africano en el reportaje “Cuando la situación del delta amenace con convertirse en otro Oriente Medio, entonces el mundo finalmente intervendrá”. Pero claramente, ya será demasiado tarde.

Link y fotografía: national geographic

COMPARTIR
Artículo anteriorPescados y Mariscos
Artículo siguienteLa furia de Britney

5 COMENTARIOS

  1. Es realmente impresionante, pensar que grandes corporaciones y gobiernos puedan hacer lo que quieran con la vida de las personas… y lo peor es que a esta altura casi todo el mundo está al tanto de aquella situación y nada mejora!

  2. De que estas corporaciones hacen lo quieren es algo que se sabe hace mucho tiempo, el problema es que en países africanos la impunidad es total, están tan alejados del mundo, a nadie les interesa si total no es mercado para nadie, no les compran zapatillas, televisores ni celulares, entonces qué le va a importar a los países lo que pase con ellos. Así de crudo es, aunque cueste entenderlo.

  3. La foto esta buenisima y grafica certeramente la situación de Nigeria. El Progreso y la pobreza material, espiritual, social de su gente…. Puta el hombre blanco que es penca!

Dejar una respuesta