Se fue la pequeña

88

Peque
por Paty Leiva
Lo que más me emocionó, además de verla de cerca y de poder haber llevado a mi hijo, fueron el entusiasmo de la gente y el dedicado montaje de la compañía Royal de Luxe.

Estoy totalmente de acuerdo con una de las opiniones del post anterior, donde mencionan esa falacia que dice: “a la gente no le interesa la cultura”. Una vez más queda en evidencia que los medios subestiman al público. Y eso me da mucha rabia. Estoy más que aburrida de la frase “esto es lo que le gusta a la gente” cada vez que muestran mierda en la televisión abierta. Si la gente mira los asquerosos estelares, y a los fomísimos comediantes trillados es solo porque en las casas se suele prender la tele y lamentablemente eso es lo que ponen.

Ojalá algunas de las cabezas poderosas paren las antenas o se dejen asesorar correctamente como para cachar lo que “realmente le gusta a la gente”. La gente alucina con el arte! Entiéndanlo de una vez.

Se acuerdan de las colas para ver las fotos de Un tal Doisneau en Bellas Artes?, de que las entradas del Cirque du Soleil se agotaron altiro?, de los domingos repletos en las exposiciones de Parra, Cartier-Bresson, Andy Warhol, y Los 3 de España?… Considerarán la cantidad de gente que participa en cuanto concurso de fotografía, poesía o escritura hay? Se acordarán de los 4 días en que medio Santiago siguió el recorrido de La Pequeña Gigante en busca del rinoceronte escondido, solo para apreciar la belleza de un montaje de primer nivel y disfrutar de un espectáculo puro, armónico e inspirador?

Pues yo creo que les conviene tomarlo en cuenta.

20 COMENTARIOS

  1. Concuerdo en que el espectáculo es precioso y de un dedicado montaje y profesionalismo de la compañía, digno por lo tanto de ser visto.
    Pero lo que me llama la atención de tu texto, ese habito de referirse a la gente, como algo externo ¿acaso uno no es parte de la gente?,la gente no son los otros, eres tú, yo y él. Si se asume así no es necesario interpretar lo que la gente quiere, sino representar y otorgarle voz a nuestros propios intereses.
    Lo otro, es que me parece un poco mucho, un tanto generalizante asumir que la “gente alucina con el arte”. Hay en este montaje mucho de show, de espectaculo, de festividad, de carnaval y eso no se puede desconocer.

  2. de hecho, quizas creyeron que pasaría lo mismo, y se toparon con que el 2% (o más) de la ciudad el día del final.

    Chile es un país hecho con y para el surrealismo y el hiperrealismo. Es cosa de ver que lo de las micros parecía normal, “chuta el manso accidente” – “lo causó un rinoceronte gigante que se escapó de Africa” – “ah, ojalá hagan algo por atraparlo”

    saludos!

  3. me quede pensando un poco, cuando venia de vuelta de hacerle fotos a la muñeca verde. me cuesta no ser negativo. y es que pienso en la cantidad de personas que estaba en la ciudad y no aprovechó la oportunidad de ver este espectáculo.100 mil personas, de 5 millones (exculpo al santiaguino estresado compulsivo que cuando se acaba la tensión habitual, parte en busca del stress playero).
    pienso tambien en la señora lisiada que el show se transformó en ver a la turba pasar encima de ella. pienso en el gordo que ‘perdió’ su cámara de fotos. pienso en la gente que alegaba por el taco. pienso en las 100 personas que hubieran asistido si la muñeca hubiera sido un títere de 1 metro, las 100 del viernes, porque el domingo no habria llegado nadie. pienso en la versión chilena de la muñeca caminando en vitacura con polera de piñera, para las próximas elecciones. me pregunto entonces, será que no vemos esto con frecuencia porque en realidad nos supera, será que no estamos preparados. qué triste.

  4. aunque también pienso en los enanos que pudieron participar de esto, sus caras de asombro, sus historias improvisadas explicando sus versiones de la historia…quizá ellos corran mejor suerte. después de todo, nunca es tarde para salir del vicio.

  5. increíble como el estado de ánimo de esta ciudad cambia con un poco de alegría…… en el sur los carros alegóricos son muy comunes… he visto montajes mas grandes en pueblos muy pequeños…sin tanta parafernalia claro.. que bien hace el arte.

  6. lo más lindo, aparte de que todos salimos a la calle, cuando a veces se nos olvida que eso deberíamos hacerlo siempre, es la ficción rara que se produjo con todo esto. si nos parecía que fuera un gigante de verdad… como que gulliver hubiera llegado a la ciudad sin puerto. los carabineros, los medios, todos, dijimos “hoy la niña se duchó, hoy la niña comió helado, el rinoceronte no sé qué…”. esto no fue un espectáculo como “peces” (parece que muy bonito) o como las apestosas fiestas de la cultura de la concerta… sino que aquí vino una niña, de 6 metros y durmió en nuestras plazas por 3 días.

  7. sí fue bien curiosa la forma de hablar sobre la pequeña y el rinoceronte como si fueran de verdad, demasiado especial.
    En todo caso por muy bonito que sea un espectáculo me parece demasiado paternalista decir que es casi una obligación apreciarlo y que si no no estamos preparados…

  8. Saludos a Claudia (el primer comentario) tienes toda la razón. Gracias por tus palabras, entre tanto asentimiento……NICE!

    saludos
    desde rio de janeiro
    hot hot heat!

  9. “Se acuerdan de las colas para ver las fotos de Un tal Doisneau en Bellas Artes?, de que las entradas del Cirque du Soleil se agotaron altiro?, de los domingos repletos en las exposiciones de Parra, Cartier-Bresson, Andy Warhol, y Los 3 de España?… Considerarán la cantidad de gente que participa en cuanto concurso de fotografía, poesía o escritura hay? Se acordarán de los 4 días en que medio Santiago siguió el recorrido de La Pequeña Gigante en busca del rinoceronte escondido, solo para apreciar la belleza de un montaje de primer nivel y disfrutar de un espectáculo puro, armónico e inspirador? ”

    Completamente de acuerdo con todo el parrafo anterior…y era lo que les comentaba a mis viejos ayer que alucinaron los 3 dias con la pequeña gigante..
    es verdad, la gente tanto joven como de edad o quizas mayor, quiere cultura…como no va ser posible tener mas de estos espectaculos, no siempre tienen que ser compañias extranjeras y tan fabulosas como la royal de luxe, pero quizas, obras de teatro callejeras, fesivales de fotografia, etc que no pasen desapercibidos, que tengan la misma cobertura periodistica que la que tuvo la pequeña gigante…
    espacios culturales en medio de la monotonia de la gente que camina dia a dia por el centro sin mirar el alrededor, de detenerse quizas un momento a mirar el alrededor, a mirar los cuadros de pintura, las exposiciones, etc…

    Creo que muchos quieren cultura, pero falta el habito y eso solo se hace con la practica y quizas con programas que vayan dejando de lado la farandula que por mas rating que entregue no es lo que se necesita…..

    saludos!

    pd: a mi no me sono “tan” externo el texto…me gusto

  10. Para mi, la Pequeña Gigante demostró en su potencialidad máxima la esencia del teatro callejero – llegar al imaginario colectivo de manera sencilla y sutil, con la oralidad y la visualidad.
    Y en cuanto a la discusion si la obra fue demasiado “espetacularizada” o no, creo que son necesarios estos eventos de enormes proporciones y gran repercusión para generarse la atención acerca de la importancia del arte y de las actividades culturales en una ciudad. Por ejemplo, en São Paulo, sólo despues de megaexposiciones de arte con colas tremendas y gran polémica es que se ha empezado a invertir más en ese tipo de evento.
    Lo único que yo lamento es que no se haya divulgado el espetáculo y el festival Stgo a Mil en Brasil (y creo que en otros países de latinoamerica tbién). Hubiera sido una excelente oportunidad de divulgarse lo que se pasa en Chile.

  11. uf que dificil dar un lectura a esto..son muchas las aristas. desde lo más concreto, haber presenciado el desborde de una ciudad completa me parece absolutamente increible. Es que en realidad se nota a través de eventos como este, o recordemos también hace algunos años, (independiente de la proyección crítica de ambos trabajos), pero se nota que de alguna forma a los chilenos nos hace mucha falta tomarle el peso a lo que hacemos. Es decir, estamos tan encerrados, que la única manera que tenemos de lograr ver y participar desprejuiciadamente de algo tiene que ver con un evento de envergadura mediática. Cuando será el día que nuestros actores (considerandolos muy buenos) y artistas visuales se comprometan a crear desde la SIMPLEZA y el desprejuicio.
    Dejen de anteponer el velo crítico o social a sus trabajos… las cosas que de verdad son vistas, que de verdad emocionan por su belleza dejan de manifiesto el compromiso con la simpleza, como en el caso de esta fábula llena de magia.

  12. fue emocionante todo lo que pasó con la pequeña… la gente estaba tan compenetrada con la muñeca y era divertido escuchar(nos) hablar de ella, tal como dice sur, como si fuera de verdad.
    es lindo que haya gente que haga este tipo de cosas, enormes y sin fines prácticos, sólo por agradar, alegrar y embellecer las ciudades y las vidas. gracias royal de luxe!

  13. lo lindo de esta muñeca es q nos volvio a todos niños, que creimos toda le historia y la seguimos de creca para saber si atrapaba al rinoceronte… por eso muchas gracias royal de luxe!!!!

    p.d: si alguien sabe el nombre del grupo q cantaba plis q lo diga.. gracias

  14. increible la muñeca!!! la fui a ver el viernes y aluciné todo el fin de semana, siguiendola en internet, tv y diarios.

    me llamó mucho la atencion lo expresiva de su cara, y el hecho que sea de madera y no de plastico le da un aire especial.

  15. conmovio a los mas inesperados.
    Hasta mis papás que rara vez van al centro, se fueron el sábado en la noche dp de un matrimonio a ver a la muñeca, muy embalados!!! estaban alucinando con todo esto y con ver que a las 3 o 4 de la mañana la gente iba en familia hasta con coches a ver a la muñeca como si fuera de dia!

Dejar una respuesta