Andar en micro es de lo mejor…

275

Micro
por Mallory Knox
Andar en micro puede ser una pesadilla o un viaje inolvidable, pero pocas veces una situación indiferente, porque muchas cosas pueden pasar, desde una pelea entre el escolar que muestra su pase y el micrero, que de paso a quién no le pasó, hasta el transito de miles de personajes anecdóticos de nuestra capital: el hombre de la mano gigante, el ciego que no es ciego, la señora que canta canto lírico y así tengo una lista interminable de personajes y es que todos los días me movilizo en micro, la mayoría de las veces para no pagar dos pasajes (micro + metro), es que no vivo cerca de la estación y el resto de las veces porque prefiero, es lejos mucho más entretenido que el metro.

Y en ese viaje capitalino cosas impensables me han pasado, como reírme a carcajadas junto a todos los pasajeros porque por fin un payaso me hizo reír, lo hubiera llevado al festival de viña, al terminar su show no hubo quien no le diese unas monedas, el tipo era en verdad comiquísimo. O que un tipo se pusiese a abrazar a todos, luego de haber dicho algunas palabras sobre la paz en el mundo y la humanidad, sacando algunas lágrimas de emoción, incluso a mí, porque él no pedía plata sólo un gesto de los pasajeros, así como un profeta del 2000, adaptándose a las condiciones actuales y entregando su discurso en la micro.

Por el lado de la música, la mayoría de las veces frunzo el ceño cuando veo subir la zampoña y el charango, justo cuando estaba en la mejor canción de mi discman (aún no evoluciono con un iPod), obligada a parar la canción porque no voy a escucharla y por una cosa así como respeto. Pero, ha habido veces que me han sorprendido, los hip-hoperos con esas letras bien de la pobla cantando en contra de la vieja y el viejo cuico y frente a ellos y después, pidiéndoles monedas o el viejito seco para el acordeón.

Y así, el viaje en micro puede ser toda una sorpresa uno nunca sabe qué pasará, pero de que pasa algo pasa y eso puede cambiarnos el ánimo pa’ llegar a la pega o a la casa. Cuéntense una buena ahora…

21 COMENTARIOS

  1. Uy ! el de la mano gigante, la primera vez que me lo tope iba en mi auto conversando con mi copiloto y con la ventana abajo.. de repente miro hacia afuera y veo esa tremenda mano, la verdad quede helado, le pasé una moneda de puro impresionado. Me agradeció con el pulgar hacia arriba (el grande)

  2. Qué susto! Sí lo he visto… además tiene otros problemas aparte de la mano, pero para qué ahondar más en el tema… a mi me ha tocado cada personaje en la micro tb. Hay una mujer que se sube y canta “La Catalina” y es como muy extraña física y mentalmente, onda le falla heavy… todo el espectáculo es hipnótico por decir lo menos, también está el estudiante de teatro que se sube con su personaje de un tatita que es todo él convertido como en títere. Una vez oí “Pin Pon” en versión reggae seguido por los “3 Chanchitos! jajajajaj NOTABLE!

  3. lo más chistoso que me ha tocado es un rockero que cabeceaba y saltaba con su guitarra por el pasillo de la micro y cantaba aguuudo…lo mejor. Se parecía a Gil, ese del grupo de Lane de Gilmore Girls.
    También me ha tocado un ciego que no sé si es ciego, pero es un corremano cerdo. Y a los payasos los odio!!

    Como sea, prefiero mil veces andar en micro (las amarillas eso sí, las nuevas tienen muy pocos asientos) que en metro o taxi: se puede mirar por la ventana, escuchar música sin que nadie te moleste, leer, mirar revistas…

  4. no hay que temerle a larealidad, es asi y punto… yo viajo siempre en micro es mitransporte diario a todos lados, de hecho la que mas tomo es justamente la de la foto, la 226, que pasa cada 20 min. y por tercera fila, osea hay que correr para no llegar tarde….

  5. UPS que buen tema las micros.

    Haber si de viajes en bus o en micros creo que tengo hasta doctorados, lo mas cómico de todo es que entre mas viajo en micro mas me gusta, lo mejor de todo es que si se trata de asaltos creo que voy contra todas las estadísticas ya que nunca me han asaltado.

    Pasando al tema de los personajes, creo que el humorista del que hablas fue el mismo que me toco a mi, ya que desde los años que he viajado en micro ha sido el único que me ha hecho reír, y creo que al resto de las personas también, ya era hora de que se subiera alguien con gracia, también recuerdo una galla de unos 20 años estudiante de teatro que hizo un monologo donde era imposible no darle un aporte. Así como también hay otros a los cuales dan ganas de darles unas monedas con tal que se bajen.
    Creo que te falto hacer el comentario de los típicos que se les ha muerto un familiar o bien tienen una enfermedad Terminal, que lejos son las personas con mas suerte del mundo ya que los ves a los años y aun gozan de buena salud, y es ahí donde piensas en que la calidad de la salud publica ha mejorado o bien nunca estuvieron enfermos o quizás también san expedito se decidió a trabajar full time.

    Dentro de las anécdotas que recuerdo esta de la una galla regia que se sube a la micro y se sienta justo a mi lado, venia muy cargado, así que como buen caballero le ofrecí ayuda, finalmente termine cargando una caja de torta, la cosa es que al poco andar ella se durmió, pero tan profundamente que hasta roncaba todo el mundo la miraba y se sonreían, muchos pensaban que venia conmigo así que yo me hacia el loco y miraba para otro lado y aplicaba un suave codazo, para ver si de algún modo respondía, pero no pasaba nada, ya quedaba muy poco para tener que bajarme y ella seguía durmiendo aumentaron en intensidad mis codazos pero nada de nada, le hable y nada, hasta que por esas cosas del destino el chofer freno bruscamente lo que hizo que ella despertara, como también hizo que yo no me pudiera sostener un chocar con la caja de la torta la cual seguramente quedo mas que aplastada, la cosa es que le dije, aquí me bajo cuídate y que estés bien, chao.

  6. ay! el de la mano gigante se cayo encima mio en una frenada de la micro y me rompio una maqueta camino a la universidad … me dio rabia y pena, pero que le iba a hacer, asi que llegue con mi maqueta en pedacitos a hablar con el profe, por suerte me la perdonaron!

  7. Andar en micro es re entretenido, viajo todos los dias prácticamente 4 veces. Me han pasado miles de cosas, pero lo que más recuerdo ahora, porque fue realmente impactante es el de un caballero que se sube a la micro y empieza a contar su trágica historia, de que estaba enfermo y no tenía ocmo alimentar a su familia y bla. bla, bla; la cosa es que en un dos por tres dice “es que estoy enfermo de la hernia” y paf! se sube el chaleco y era una cosa gigante!!!!, del porte como de dos pelotas de futbol; y no se lo bajaba nunca…., lo peor es que yo justo en esos precisos instante iba comiendome una manzana, y me dio tanto asco que me dieron arcadas…., trataba de mirar a otro lado, pero esa imagen era demasiado traumente, miraba al resto de los pasajeron y todos miraban por la ventana….para no ver tal, perdón por lo que voy a decir, pero era una asquerosidad. Al final se bajó y volví a respirar.
    Bueno eso y otras muchas cosas más he visto en los miles de viajes que realizo en el año.
    Me encanta viajar en micro…

  8. cuando estaba en la u viajaba harto en bus y en ese tiempo hubo un brote heavy de meningitis… la cosa es que después aparecían llamados a los pasajeros del bus x del recorrido no sé cuanto para que se hicieran examinar…
    ah! yo también he visto al señor de la mano grande, en la costanera…

  9. Vivo en el sur, sin embargo debo viajar a Santiago con mucha frecuencia.

    No me ubico muy bien en la ciudad por lo que debo trasladarme de un lugar a otro en taxi, lo que significa un gasto enorme…

    En una oportunidad le pedí a una amiga que me deje en la micro que debía tomar para ir a la consulta del médico que visito cada vez que viajo…

    Me subí y noté que un hombre, sentado unos asientos más adelante, se daba vuelta y me miraba… me miraba insistentemente…luego de un rato sentí temor, la situación era incómoda y extraña,las miradas eran cada vez más insistentes, pensé que estaba exagerando, que me estaba “persiguiendo”.

    Pero, me di cuenta de que la situación era realmete anormal cuando la señora que estaba sentada a mi lado me dijo “es extraño que ese hombre la mire tanto, mejor bájese ahora mijita”…la micro se detuvo, se estaba bajando un hombre y le pedí que “simule que andábamos juntos”, una vez abajo, le pedí que me dejara en un taxi…

    Espero no tener que andar nuevamente en micro…

  10. los monstruos que conducen las micros amarillas me obligaron a dejar de tomarlas por la posibilidad de que un agradable paseo con musica incluida se convirtiera en un viaje suicida, por ahora las cambie por la verdes con toda su fria modernidad y altura mas humana, y esos ventanales panoramicos que nos convierten en observadores priveligiados de la ciudad, viva el transantiago

  11. Lo mejor, un grupo de jazz guachaca que me toco en la micro: trompeta, uno de esos tambores grandes y creo que algo con cuerdas tambien. Tocaron “Tequila”, pero en vez de gritar Tequila! al final del riff, decían “Pipeño!” Notables, les di como luca de propina. Así es un agrado que hayan musicos ambulantes.

  12. LO PEOR: ENCONTRARTE CON LA GARRA BLANCA O LOS DE ABAJO EN UNA MICRO, ESO ES TERRIBLE, TE COGOTEAN AHI MISMO, CORREN MANO, GRITAN ORDINARIECES, TE TIRAN TUFO A TRAGO Y TODO QUEDA HEDIONDO A YERBA. TERRIBLE, UNA PESADILLA QUE NO SE LA DESEO A NADIE DE ESOS KUMAS D MIERDA

  13. uf… que bien por todos que les guste tanto andar en micro, lo que es a mi, a estas alturas de haber andado toda la vida en micro, me agota, estar durante practicamente 2 horas diarias y si no mas arriba de una micro… mal, ya mi capacidad de asombro ante los personajes se evaporó y simplemente a veces me siento perdiendo mi preciado tiempo…

  14. eh tenido las mil y una noche arriba de las
    microsshhhhhh, pase muchos momentos de alegria
    y trizteza en ellas….
    hace como ya un año que no ando en micros ahora
    antes de pegarme la paja de un recorrido que dura 20 en auto y una hora en micro , ovio
    prefiero el papu….

  15. Uf. no se cual de los dos micros son peores.
    Si las amarillas o las del transantiago:

    Amarillas:
    – con choferes sicopatas (recuerdo una vez en que el chofer se fue haciendo headbanger¡¡¡ mientras escuchaba iron maiden a todo volumen¡¡¡ yo pense que moririamos todos.. (por suerte no), – gente haciendo sus necesidades en la micro¡¡¡¡ (la primera vez que vi eso casi me mori del asco, ademas de la clasica gente vomitando)
    – los clasicos chantas inventa enfermedades (y que te insultan si no les das nada) lo mejor una vez un tipo que se subio haciendose el enfermo mental (con tics, hablando muy mal, con el brazo como paralizado) y cuando termino su colecta se despide con un “chao socios, yo me bajo aca2 (pero dicho perfectamente) y se baja estirando el brazo “paralizado” (hay que ser muy caradura). .
    – la gente que te OBLIGA a aceptarles sus parche curitas o las leseras que venden, a mi me cargan porque no las quiero comprar, entiendo que es su pega pero que tambien respeten mi decision de no aceptarlas asi como yo respeto su discurso. Mal.

    Transantiago:
    – las micros llenisimas, sin amortiguaciones y con cero posibilidad de ventilacion.
    – con misera cantidad de asientos (hay gente que viaja tres horas a su trabajo y que lo tiene que hacer de pie, muchas veces para llegar a trabajos en que tiene que trabajar de pie y de vuelta, lo mismo). Una vez se subio una vendedora ambulante y saco su piso¡¡ y se sento en la micro no màs…¡¡¡
    – NO VEO LOS LETREROS¡¡¡ La letra es demasiado pequeña. 🙁
    – los choferes no conocen sus recorridos. me ha psado ya varias veces de preguntarle por calles y no tienen idea.

    En verdad, las micros es lejos lo peor que tiene Santiago. LEJOS:

  16. uf!!!!! genial…alguien mas que escribe sobre el nunca bien ponderado viaje intercomunal..jajajjaja genial… me han pasado mil cosas arriba de una micro… y es cierto … cuantas vidas, historias, dramas, alegrias y demaces hay en una micro… cuantos de nosotros arreglamos elmundo sobre una de ellas o bien en 2 pf!! jajja
    genial

  17. jajaja! muy weno también el viaje hacia un carrete con como 7 amigos en la parte de mas atrás. Se sube una mina rica y cagó, o cantando. Tomando de esas mamaderas rancias tibiecitas wn ooh! jaja .. extraño esas micros. También cuando faltaban monedas el tío podía ser buena onda, pero antes, te preguntaba ¿y pa onde vai? .. etc..

    Micros amarillas .. Las Extrañamos!!

Dejar una respuesta