Momentos con aroma a café

93

Cafeana
Por Ana Paula do Brasil
Habrá bebida más simbólica que el café? Por lo menos para mi, no. Tomar café va mucho más allá del simple acto de beberlo.

Si estoy en la oficina, puede significar “necesito 5 minutos fuera de mi sala sino me vuelvo loca”. Si todavía es temprano, puede significar que necesito una carga extra de energía para que mi día rinda. Si necesitamos tener una conversa particular, sea en la pega, sea con un amigo, el “vamos a tomar un café?” puede ser una buena manera de empezar la charla. O, para los que fuman, tomar un café es como un ritual pre-cigarro.

El café también siempre estuvo muy relacionado con el trabajo, y no sé si es por vivir en una ciudad que respira trabajo, que mantengo una relación tan, digamos, íntima con esta bebida.

Bueno, pero a parte de cualquier razón o simbología implícita, saborear un buen cafecito es siempre un placer.

COMPARTIR
Artículo anteriorDilatadores de placer
Artículo siguientePecker

16 COMENTARIOS

  1. Oh, el café es una de mis más grandes debilidades, sobre todo los espressos. Se ha hecho ya parte de mi rutina despertarme con una taza da café bien cargado (o ice coffee si el día es caluroso) , ritual que acompaño con leídas de diario y envíos de emails.
    Cuando me junto con amigas, también es un must infaltable.

  2. Ayer me tomé un café capuchino gigante y exquisito con mucha crema y chocotate granulado espolvoreado, acompañada de dos de mis mejores amigas y realmente lo disfruté!!

  3. “Capuchino a la vienesa (Cappuccino alla viennese)  –  En la misma taza del capuchino se tira un café doble y se recubre con abundante crema fresca batida y se espolvorea con canela y cacao amargo. El verdadero capuchino a la vienesa estaría compuesto de 1/3 de chocolate caliente, 1/3 de café expreso, 1/3 de crema batida puesta arriba y espolvoreado con canela y cacao.”

    http://www.pasqualinonet.com.ar/la_preparacion.htm

  4. Unos cafés muy ricos para cuando no hay tiempo de sentarse en una mesa de cafeteria, son los nescafé de maquina que venden en algunos almacenes, hay dos tamaños valen entre $300 y $600 y hay varios sabores, todos con harta espuma.

    Mi preferido es el vanilla latte

  5. pucha a mi no me gusta el café, nada que hacer me cae medio mal, asique un dia decidi que fumar era suficiente vicio… eso si disfruto de su aroma, pero yo soy del té y otras hierbas……

  6. creo q el café aparte de ser un acompañante del desconectarme del ritmo del día……es una buena excusa tb. para una buena conversación…..me parece q el café desprende un aroma muy sensual….es capaz de neutralizar mi paldar…pero ese neutralizar se convierte en un placer palplable y gustativo……demasiado genial el café….no lo cambio x nada….sobre todo con algo dulce para acompañarlo.

Dejar una respuesta