En la Alameda

36

Perrojuicebox-1
La foto es de Juicebox, la tomó en la Alameda mientras este perrito ayudaba a los pinguinos!!! No dejaba de ladrar, y le lanzaron un chorro directo a la cara.

Al fotógrafo lo detuvieron por ayudar a un tipo herido, lo amenazaron y cuenta que: “al rato el mismo paco me cachó tomandole fotos y ahi ya se termino de calentar y me agarró, me mando LOS “lumazos” en las piernas… estuve dos horas arriba… no estaba haciendo desordenes… y me soltaron, porque cacharon q habia llamado abogado y todo… al resto de los flaites los subieron a un “carro celular” y se los llevaron… el paco en cuestion, el que me pego al subir, pidio disculpas… tambien mintio en su parte, puso q me detuvo por “desordenes”… asi q un mayor, q se dio cuenta que la cagó, me dijo q tenia hasta el lunes pa decidir si tomo acciones legales o acepto una disculpa formal de la institucion.”

Gracias Juicebox, te felicito por tus fotos.

COMPARTIR
Artículo anteriorVolver
Artículo siguienteRevistas en París

3 COMENTARIOS

  1. Siempre los pacos son los malos, los que empiezan, los que provocan, los que cometen excesos.
    Hay una buena parte de la población que, aunque luchamos por la democracia en su momento, ya estamos hartos de que con motivo de cualquier cosa, un grupo de tipos hagan bolsa la ciudad -que también es nuestra-, pongan en riesgo a la gente y finalmente hagan escándalo porque se fueron detenidos. Por supuesto que hay errores manteniendo el orden, pero se debe velar por la mayoría.
    Si alguien cree que soy un facho por mi comentario, debo añadir que soy socialista…

  2. Si hay algo que Odio es el abuso de poder.

    Gracias por destapar estas cosas, porque a todos nos sirve poner en su real lugar, el rol que debe cumplir la fuerza pública.

    La derecha conservadora ama el castigo, la reprimenda, la opresión, porque se siente insegura. Entonces siempre hay chilenos que defienden todas las atrocidades que se cometen.

    Y cuando transversalmente se entiende una acción como un exceso, entonces ahí se habla que fueron casos aislados y que no fue la institución. Es decir, no puede ser más pragmático.

    No comparto todo lo que dice G, en el comentario anterior. Cuando se hacen concentraciones masivas, la misma gente que se juntó para reclamar sus derechos es la más interesada en que no entren infiltrados. Hay situaciones en que la gente puede y ha podido reducir a estos infiltrados con el repudio dgeneral, sin embargo, la sobrereacción de carabineros, que aún tienen rezagos de otros tiempos echan todo a perder, incluído el objeto por el que la gente se reune.

    Hay fórmulas, no necesariamente la violencia es el camino.

Dejar una respuesta