Historias de cine

59

Cinema
Por Paty Leiva

A veces pasan cosas en el cine, desde las típicas discusiones para hacer callar a la gente que comenta la película como si estuviera en el living de su casa, hasta cosas más extrañas (o inoportunas)…

Cuando fui a ver Obsesion (de Jeremy Irons y Julliette Binoche) al cine Normandie, se cortó la luz justo en la parte en que el hijo pilla a su novia con su propio padre y está a punto de caer por las escaleras!

Fabián fue a ver El señor de los anilos parte 1, y la película empezó sin audio. Cuando fue a ver la parte 2 (Las dos Torres), tembló. Un año después, en la parte 3 (El retorno del rey), empezaron a sonar alarmas de incendio.

Otro amigo, Felipe fue a ver una película a un rotativo del centro, a mitad de la proyección se pararon dos locos y gritaron ” al final se mueren todos!” y tal cual, al final de la película se murieron todos…

Isabel me contó que cuando fue al cine a ver Flores de acero –un clásico cebollón–, llegó la Unidad Coronaria Movil a rescatar a una viejita a la que le dio un paro con tanta tragedia!

10 COMENTARIOS

  1. Yo me acuerdo que cuando fui a ver Nikita de Luc Besson, la película se quemó (sic) cuando faltaban 2 minutos para terminar, justo cuando él tiene que leer la carta que nikita le deja. Plop!. Años más tarde pude ver los últimos dos minutos cuando por fín pude encontrar la película para arrendarla.

  2. Fui a ver Cenizas del Paraíso. Era el Cine Arte de Viña, por lo que se podrán imaginar que estaba VACÍO. Pero a poco empezar la película aparece a mi lado alguien que quiere pasar más allá de la butaca H-10 (que es la mía..), recojo las piernas y pasa y se sienta a mi lado. Todo el cine para ella y se sienta a mi lado. No pude mirarla, si ok, me pasé de nerd, pero no la miré. Termina la película y se trataba de aquella niña que desde que entré a la universidad veía pasar por los patios en dirección a los laboratorios del tercer piso. Con decir que cuando pasaba frente a mi con su delantal blanco, me dolía el pecho. Ella estaba sentada a mi lado, solos ahí. Yo me paré y me fui y hasta el día de hoy lo recuerdo con vergüenza. Estoy convencido de si la gente se dejara llevar más seriamos todos bastante más felices. Shame on me!

  3. Me acordé de cuando Homero Simpson dice a la salida del estreno de El regreso del Jedi, con una fila enorme de fans:
    -“Recórcholis Marge, quién iba a pensar que darth Vader era el papá de Luke?”
    A mi no me ha pasado nada extraordinario, por lo general me quedo dormido en las montañas rusas. Una vez si, cuando vi perros de la calle en el clásico Normandie, se quemó el rollo exactamente cuando le Tim Roth reconoce que es el policia encubierto. Pense que era una licencia de autor. Un saludo desde mi blog.

  4. pero rodrigo!! ser sensato no significa ser TAAAAN sensato!!!!!!!!!
    ahí, solitos los dos y nada, ni una sonrisita cómplice… y si se te sentó al lado..
    escuchaste alguna vez eso que dicen que a la oportunidad la pintan calva?

  5. te lo explico igual como me lo explixcó un profesor de latín en la universidad.
    la oportunidad era una diosa o mensajera de los dioses, o algo así (me ataca un alzheimer post universitario) que era representada por una mujer calva, con un mechón en la frente (boñita…). la idea es que cuando pasaba Oportunidad, tenías que agarrarla del mechón aquel y ser rápido, pues si estabas desatento, se te pasaba la oportunidad. por eso el dicho de la calvita aquesa…
    así es que a no pajaronear, que se nos pasan las oportunidades…

Dejar una respuesta