Pedaleando en Florencia

36

Florencia
Por: Lis

En un día tranquilo, con algo de nubes y sol, preparo un desayuno poderoso ya que hoy tomaré mi bici y recorreré la parte de alta de la ciudad. A eso de las 11:00 de la mañana cruzo el Puente Beccio (lugar de deleite de aquellas mujeres que valoran las joyas caras).

Llego a una esquina, doblo a la izquierda por la orilla del rio y comienzo la subida a lo que sería muchos años atrás, la residencia de Miguel Angel. Una humilde morada regalada por sus auspiciadores los Medici. Ya en el lugar, se puede entender la inspiración que motivó a este maestro ha hacer todo lo que creó.

Por mi parte, y con el firme propósito de cumplir mi misión para Zancada, llevo en mi mochila un block y todo lo necesario para ilustrar unas acuarelas, me ubico en excelente posición dominando desde la altura tan bella ciudad, como para enamorar hasta el más frío de los seres.
Se me acercan unas alemanas y compartimos unos minutos el paisaje, mientras pinto pausadamente, como queriendo dilatar y extender el instante.

Y como todo lo que sube baja, inicio la bajada pedaleando a toda velocidad y gritando como loca de alegría. Mi recomendación, nada de lo que les diga vale, tienen que venir.

2 COMENTARIOS

  1. “ponte” vecchio………comparto la belleza de esta ciudad siempre ha sido mi favorita desde niña. No sólo las joyas caras o preciosímas, también la encuadernación, papelería, zapatería, cueros en general y los guantes, cómparte unos, es increíble el rito que tienen para cuando te los pruebas!!!!!!!!!

    Me encantaría estar ahora ahí… pero hace mucho frio?

Dejar una respuesta