Cine Las Lilas (R.I.P.)

172


por Paty Leiva

Hace un par de años que saqué esta foto de mi querido cine Las Lilas. Hoy ya está desierto, hace unos días, buscándolo en la cartelera me di cuenta de que el momento había llegado. Se viene el “nuevo proyecto inmobiliario”. Por mucho que alegaron los vecinos no hubo caso. Que tristemente obvio.

Me acuerdo que tomé esta foto para que no me pasara lo mismo que con el también desaparecido cine El Golf, que tenía una boletería preciosa, pero mi recuerdo ya es borroso.

Me encantaba ir al cine Las Lilas, nunca había aglomeraciones y tenían las mismas películas que en las multisalas. Además, acompañaba armónicamente a la plaza con su arquitectura. Pero bueno, está demostrado que la armonía poco le preocupa a las “ciudades en crecimiento”.

COMPARTIR
Artículo anteriorFeria de las pulgas en Providencia
Artículo siguienteTrece

17 COMENTARIOS

  1. Mi sentido de pésame para todas los vecinos de Las Lilas que hicieron o están haciendo su inversión en su casa. Seguramente eligieron el barrio por sus características, entorno, servicios y para ello debieron esforzarse y endeudarse quizas hasta treinta años. Toda una vida.

    A diferencia de lo que sucede con los grandes inversionistas, donde hemos aprendido todos que no debemos cambiarles las reglas del juego, la inversión de los ciudadanos comunes y corrientes (como tú o yo) no la protege nadie. A nosotros si nos pueden cambiar las reglas del juego y destruir nuestro barrio, por más inviables y/o invasivos que sean los proyectos.

    Comprendo perfectamente a los vecinos del barrio Las Lilas, que se suma a la lista de tantos otros barrios de nuestra capital, a la cual le han borrado su historia.

    ¿Cuales son las reglas? ¿Existen los planes reguladores o caen fulminados ante los proyectos inmobiliarios? ¿Cómo puedo decidir donde voy y quiero vivir, donde quiero envejecer, donde quiero que crezcan mis hijos?

    Nadie protege TÚ inversión.

    Para que estas cosas no sigan pasando la solución me parece que pasa por nosotros. Hay que tomar acción y participar. Por tanto, es tiempo de organizarse y emprender proyectos que den fuerza a los intereses ciudadanos.

    Un brindis por el Cine Las Lilas. Que la monstruosidad que hagan arriba, sirva de símbolo para que en Chile surja, de una vez, la opinión pública.

    Salud!

  2. Pablo, creo que más que surgir la opinión pública, que siempre ha estado, es que los chilenos nos tenemos que poner más responsables a la hora de votar. La gente de Providencia votó al milico Labbé que es un tipo capáz de no sacarle la basura al centro cultural de España en una semana por el tema Pinochet-Garzón o de meter presa a una dueña de casa por no arreglar el antejardín y por supuesto, darle la pasada al grupo Penta para que hagan lo que quieran y así cortar más impuestos por metro cuadrado.

  3. Cata,
    Si bien en la política hay gente más capaz que otra, no creo en los políticos. Cada bando debe negociar con el otro para gobernar (basta ver la constitución del Congreso). Por tanto, no se deben a sus votantes. No pueden cumplir los programas, porque tienen que transar. Y en el juego de transar y transar, llevamos 15 años.

    ¿El Congreso tiene alguna posibilidad de no seguir repartido en dos?. Ninguna. Mientras haya Ley Binominal. Tendrán que seguir transandose los intereses de los ciudadanos.

    Pero lo que es más grave, es que de repente, se dieron cuenta que sino podían velar por los intereses nuestros, sí podían velar por los propios. Ahí está la trampa. Ambas coaliciones hace rato que están haciendo los negocios en conjunto (que es distinto de taparse entre ellos sus problemas, porque todos tienen tejado de vidrio). Los políticos no les conviene que esto cambie. No le importa tu plan regulador, no le importa si quieres vias para bicicletas, no le importan tus intereses. No te necesita.

    Los políticos de ambos bandos vienen haceindo negocios en conjunto y tenemos asegurado ese futuro mientras no ingresen nuevas fuerzas políticas que le den frescura a esto. Acá se está produciendo consanguinidad. Se necesitan genes nuevos.

    Por eso creo que la cosa pasa por que cada uno mire su entorno. Veo que es lo que le gustaría cambiar y tome acción para lograr lo que quiere. Las soluciones no llegarán solas.

    La opinión pública a mi parecer, corrsponde a la réplica de los temas de agenda que permean los medios. La gran mayoría de estos proviene de una sola tendencia. Por tanto, son bastante sesgados.

    En realidad, no me corresponde esta vía para hacer una tesis. Mis disculpas, pero me preocupa mi país y la percepción que de él tenemos

  4. pablo, eres algo de batman?
    encuentro super interesante que discutamos estos temas. me siento afortunada porque vivo en santiago poniente y dentro de todo me parece que en esta comuna se han aplicado criterios de restauración y conservación de patrimonio arquitectónico. Es más se está transformando en un foco cultural muy entretenido. Y me imagino que esto responde a un proyecto especifico y a un grupo de personas que se la jugaron por que asi fuera.
    Ahora tu planteas que la solución pasa por nosotros y cata dice que por eso mismo hay que fijarse por quien uno vota.cosa que me parece cuerda. Pero tu tampoco crees ellos, entonces de que manera podemos nosotros, los simples ciudadanos hacernos escuchar.
    oh!! Y ahora quien podrá defendernos????

  5. antes de mudarme a vivir al sur, alcancé a ser vecina del barrio las lilas, habitando la casa de mi papá y de mis hermanos.
    antes, todos, vivíamos en la reina y decidimos cambiarnos de barrio justamente por eso… por el barrio!!!
    alcancé a ser parte del grupo que se manifestó tajantemente y activamente en contra de este proyecto de penta, pero debo admitir que nos debemos haber visto ridículos al lado de los magnates inmobibliaros y de los poderes de la alcaldía.
    estoy de acuerdo con la discusión que plantean sobre nuestra participación y opinión respecto de estos hechos, pero como les decía, los interesados en que este tipo de cosas al parecer son los menos, o son muy pocos los que lo manifiestan. la actividad del ciudadano como tal está en decadencia. a casi nadie se le ocurre pedir que le devuelvan su ciudad.
    creo además que en este tipo de cuestiones no importan nada ya que santiago es una ciudad que se está moviendo con el poder del dinero y frente a ello, lamentablemente, hay poco que hacer.
    ahora vivo en el sur, en un campo, sin planos reguladores, sin cuentas de luz ni agua, pero sin cine. una cosa por otra.
    mi papá y mis hermanos están muy tristes por la perdida así como varios vecinos más.

  6. El mercado es cruel y a veces destruye esos recuerdos de infancia en pro de generar nuevos proyectos.
    Ahora hay que reconocer que el cine estaba bastante deteriorado, tenía un aspecto decadente, era incómodo y no estamos hablando del “cinema Paradiso” precisamente.

  7. ay pepeeeeet………..

    anyway, sólo nos queda rendirnos ante los poderes fácticos? contesta batman.. que podemos hacer los ciudadanos?

  8. Aquí Batman.
    Pasa que entramos a sumergirnos en temas a los que pueden tener un sinfín de posturas/aristas y podemos llegar a no terminar nunca. No pretendo ser última palabra, sí pretendo la discusión.

    Marie Paul,
    Santiago Poniente se salvó – por ahora – de las garras del mal entendido progreso. Los ojos de los inversionistas están en los suelos de mayor plusvalía. Por suerte, un legado de la historia de la ciudad quedó perdida, fuera de ésta. Sin embargo, todo plan de restauración aún cuando se hayan invertido millones, serán arrollados por las inmobiliarias en la medida que les empiece a ser conveniente a los empresarios.

    A Valparaíso le pasa eso. Lo declararon patrimonio en su casco histórico, pero la noche antes se aprobó la construcción de un edificio. – El último día, a última hora -. Después se las dieron de “patrimonialistas” y decidieron declarar a otros diez cerros como lugares de conservación histórica; esta vez por cuenta del país y no por la Unesco. Claro que esta vez también, aprobaron, también la noche antes, 10 edificios más.

    Entonces uno piensa. Estarán protegiendo un lugar de conservación histórica o un lugar para que nadie más pueda construir y así puedan vender más caros los departamentos que ellos mismos están construyendo, aliados con privados. (ni pretendo contestar esa pregunta).

    Sur, se cansó de pelear por su barrio.

    A alguien de otro barrio de Santiago le importó realmente lo que le pasaba a Las Lilas. Pedro de Valdivia Norte lucha también por una motivación propia. Y justamente son de la misma comuna. ¿Por qué no se apoyaron?.

    En todo Chile pasa igual. Lo que le ocurre al del lado no es problema mío. Entonces habiendo motivaciones similares, se mantienen los esfuerzos atomizados. Si no se juntan esas energías nunca habrá fuerza.

    La solución está en nosotros en la medida que comprendamos que nadie (ninguna autoridad) va a velar por nuestros intereses. En muchos paises más avanzados que el nuestro existen grupos de ciudadanos que han adquirido fuerza y los políticos han tenido que tranzar. Pero cuatro personas de la plaza de Las Lilas no causan el ruido suficiente como para parar una obra, que es nefasta para toda la ciudad, sólo porque no encuentra eco en el resto de los santiaguinos.

    Los medios nos ciegan. Nos hacen creer que el mercado es cruel. Lo será, pero nosotros tenemos que hacer que existan reglas donde el que tiene más plata no tenga derecho a cagarle la vida a las demás persona.

    Aparte los medios logran que estemos cada uno preocupado de lo propio. Individualismo. Aún cuando podamos tener la misma preocupación que el del lado, no alcanzamos a darnos cuenta que pudimos haber hecho algo juntos. No hubo tiempo. Estando desorganizado el resto, es más fácil reinar. Eso hace el modelo, el cual debe corregirse.

    ¿creen ustedes que alguna candidatura puede cambiar esto?….¿?…..yo no lo creo

  9. Batman, Sur y los demás lectores:

    Quizá yo sea uno de la Liga de la Justicia, y por no tener un barrio particular donde vivir, haya luchado por mantener el cine en su lugar, puesto que era un espacio dado al romanticismo. Perfecto ambiente, poca gente, buenas películas, una plaza amabilísima y a pocas cuadras de una heladería muy buena (República de Cuba con no sé qué calle). Todo el entorno hacían del lugar algo fantástico. Derivamos en una lucha política, o más bien, de intereses, puesto que la política ya no existe en nuestro país, y en el mundo queda muy poca. Vemos la chuchoca que son los politiqueros y los pactos y las ganancias que obtienen entre ellos.¿Qué podemos hacer? ¿Opinión pública? ¿No votar? ¿Intentar manifestarnos de alguna forma? ¿Recurrir a algún súper héroe? En un país sin identidad y con ciudadanos sin identidad, es bien poco lo que uno puede resistir al invasor. Comentar esto, conversarlo, discutirlo y reflexionarlo nos puede ayudar a movilizarnos un poco. El cine Las Lilas es un punto en el espacio, como lo fue El Golf…no dejemos que desaparezcan.

  10. la heladería está buenísima. tienen sabores ultra novedosos (té verde, aceite de oliva, palta…)
    la recomiendo ampliamente.
    queda en república de cuba con las dalias. y sobre las dalias hay una panadería imperdible e irresistible llamada sabor de buenos aires.

  11. pablo… aclaro que no me cansé de pelear por mi barrio. la verdad es que aburrí de stgo y de las pocas energías que tenía para seguir ahí.

  12. Con las dalias, gracias sur. y stgo no es nua porquería de ciudad, pero cansa, sobre todo si has tenido la experiencia de vivir fuera.

  13. es una pena lo de la plaza, el cine todo su alrededor. De hecho vivo a una cuadra y me molesta que se pisotee de tal manera a la gente. Pero es una realidad, lo único que nos queda es seguir luchando….

Dejar una respuesta