Un cafecito

68

The image “http://zancada.com/wp-content/imagenes/cafe.jpg” cannot be displayed, because it contains errors.Por Paty Leiva

Salir a tomar café con las amigas es para mí uno de los grander placeres de la vida. Tomando café he hecho –y recibido– las más grandes confidencias junto con las más cotidianas banalidades. Siempre se agradece ese espacio informal, con la extensión de tiempo que una quiera darle, puedes estar o no a dieta, puedes tomar con o sin cafeína y casi en cualquier parte, o sea, es lo más flexible que hay, un mero pretexto para conversar.

Punky, nos vemos en Starbucks 😉 

COMPARTIR
Artículo anteriorMadonna forever
Artículo siguiente¿Educación sexista?

14 COMENTARIOS

  1. Para conseguir la codiciada planta del café los portugueses en su período de bonanza comercial en el siglo XVII, decidieron planificar su robo.
    Las opciones eran robárselas a los holandeses que fueron los primeros en comercializar el café a gran escala produciéndolo en sus colonias y comprandolo a productores con contratos exclusivos. O a los franceses quienes ya habían robado las plantas a un barco mercante holandés y comenzarona a producirlo en la Guyana francesa.
    Los portugueses encargaron al seductor Victor Melo Palheta la empresa.
    Este hombre sedujo a la esposa del gobernador de Guyana y tras un tórrido romance se encargó que el gobernador supiera la infidelidad de su esposa aportando el mismo las pruebas.
    Antes de irse le pidió a su amante que le regalara esas plantas que tantos recuerdos de ella le traían para que llevándoselas a Brasil el pudiera llevarla en su corazón siempre.
    Ella sin saber las consecuencias de su acto romántico entregó varias plantas y semillas a Melo Palheta.
    A su llegada a Brasil y gracias a su ingenio se plantan los primeros cafetales en las cercanías de Sao Paulo, trasnformando a Brasil en el mayor productor mundial hasta el día de hoy y echando a perder el negocio a franceses y holandeses gracias a la inocente esposa del gobernador de Guyana.
    El café es verdaderamente fascinante ¿les gusta alguna variedad en especial?

  2. volvió a sacar la voz don pepet! tanto tiempo, pensé que se había borrado para siempre…
    a mí no me gusta ninguna variedad de café, aunque me encanta el olor a café, pero esa cosa dulzona y amarga no me parece agradable.
    a mí me gusta el té, de preferencia verde, con vainilla, durazno o rosas.

  3. Para mí el favorito es un café con una pizca de confidencias, mezclado con la risa y la amistad, que lejos, son la mejor mezcla que uno pueda desear.
    Saludos!!!

  4. A eso vinimos.
    A Viena a tomar café.
    Pretexto para estudiar, para conversar, para comer un pastel, para oir conversaciones ajenas, para inventar textos, escribir boludeces y planear eventos futuros. Pero por sobre todo, el café es el momento de la verdad. No me lo explico aún, pero así es.
    Nos gusta el café en sí, nos gusta el proceso de prepararlo hasta que salga olorcito, de escogerlo pensando en alguien y de tomarlo con calma. Con mucha calma.
    Cuando nos juntamos a por un café?

  5. una vez me tome el cafe mas caro del mundo , en el cafe florian en la plaza de san marco en venecia, pero fue lo mas romantico de mi vida

  6. A los amantes del café puedo recoemndarles algunas variedades que pueden encontrar en Whittard:
    Monsoon Malabar: Rememora el sabor del café que viajaba en los Clippers rumbo a Inglaterra pasando por los monzones y humedeciéndose levemente. El sabor se perdió con los transportes modernos y para reeditarlo este café se deja en la India a la intemperie.
    Jamaica Blue Mountain: Una delicia de producción muy limitada traída de las zonas altas de Jamaica con cuotas de no más de 300 kilos por productor cuesta caro pero es una variedad fina de acidez interesante por su tostado suave.
    Guatemala Elephant uno de los granos más grandes de la variedad arabiga, de menor potencia y sabor muy redondo y equilibrado.
    Old Brown Java el cual es enterrrado por años para que adquiera sabores terrosos.
    Paso a comentarles que según las revistas italianas de alta costura (tema que quizás por aquí interese) los cafés más caros del mundo hoy en día se pagan en la galería Vittorio Emmanuele II y en las calles Spiga y Montenapoleone en Milán durante la semana de la moda en Septiembre. Así que si quieren pagar un café carísimo y poder contarlo a sus nietos deberán cambiar el romanticismo de la “Serenissima República de San Marco” por el glamour de las modelos y los diseñadores.

  7. Para evitar tener que hacer mi propio blog de café les dejo un último dato fundamental para aquellos que están o que vayan a ir a Viena.
    La gran tradición vienesa del café nació gracias al sitio de la ciudad por el sultán turco Kara Mustafá. Un soldado polaco que ayudo a Sobieski a levantar el sitio fue premiado co lo que quisiera del botín turco y él eligió los sacos de café con los que fundó el primer café en la ciudad. Su nombre era Kolschitzky y abrió el café “la botella azul” donde acompañaba el café de medialunas que recordaban la victoria sobre los turcos.
    Si quieren tomarse un café por la ciudad imperial buenas opciones son:
    Frauenhuber de los más antiguos data de la época de Mozart.
    Hawelka la meca del café bohemio.
    Haciendo honor a su nombre el pequeño Kleines lugar de la farándula vienesa y si les interesa psicoanalizarse junto a una tacita de la preciada bebida el que frecuentaba Freud es Landtmann.
    Que disfruten.

  8. Muy buenos cafés pueden compartir en
    – Café Vinilo, en el Cerro Alegre
    – Café Sn Telmo, enfrente del H. Militar
    – Café Santiago, José Miguel de la Barra

    Hablo más bien del líquido que va adentro. Sugiero que vayan poco a poco quitando la dosis de azúcar en sus cafés. Por consiguiente, la elección de sabores, que no hacen más que encarecer la infusión y alejarte de la fórmula que se ha gestado en la mezcla del grano.

    Analogamente, y diciendo esto no quiero encontrar enemistades, es lo mismo que a un Gran Reserva echarle soda.

    Los invito a que se atrevan. Senza zuchero!. La mejor forma de encontrar en el sabor, lo que ya te está diciendo el aroma.

  9. toda la razón Pablo, me ha costado pero ya voy en una cucharada, quiero hacer como mi amiga Trini que se lo toma solito, se aprecia mejor el sabor, y de paso, se ahorran calorías…

Dejar una respuesta