Transantiago

35

Trans

Por Lupe Gómez

Hoy traicioné a mi querido “pata’e goma” subterráneo porque no aguanté la tentación de subirme a las nuevas mega micros tipo cuncuna. Me subí a una hora bastante poco congestionada así que lo pasé chancho. La gracia es irse parado justo en el circulito que articula la unión entre “vagones” para sentir un leve movimiento fantasilandiesco. Muy amables los caballeros choferes, uno que manejaba y otro que me recibió la plata del pasaje –aunque me demoré como 2 cuadras en encontrar mis monedas, y cuando me empezó a dar un poco de vergüenza, sonriendo me dijo que me tendrían que llevar gratis–.

COMPARTIR
Artículo anteriorCortos de mujeres
Artículo siguienteCarteras… billeteras…

1 COMENTARIO

  1. Me declaro huasa total. Cuando empezó la costanera norte la evité lo más q pude y aún no me da confianza, pero reconozco q es útil. Ahora nuevamente mi sentimeinto de huasa me corroe y aún no me subo a esas micros oruga porq me da la sensación de q en cualquier momento se va a quedar atascada en alguna parte, eso si me subí a esas fuccias, q son parecidas a los metro buses. buena la micirto fuccia, pero igual no me atrevo a subirme a las verdes/oruga, adémás q dicen q paran como mil años en el paredero y eso me haría llegar aún más tarde a mi pega y eso si q sería muuuucho.

Dejar una respuesta