Puro pasto

42

Piececitos
Por señorita

Primavera en Buenos Aires. La gente anda por todas partes, algunos buscan sombra y algún lugar con aire acondicionado, y otros más valientes buscan pastos al sol.

Las plazas están llenas de gente tomando sol como si estuvieran en la playa. Sillitas de playa, bronceadores, botellas de agua, toallas y un despliegue de hombres y mujeres de todas las edades, en busca del tono fascinante.

El ponerme en bikini a tomar sol en una plaza, no está dentro de mis códigos de santiaguina, pero como “donde fueres, haz lo que vieres” he decidido adoptar ciertas costumbres –muy sanas por lo demás– porteñas y pasar los calores de esta ciudad tirada en el pasto.

3 COMENTARIOS

  1. siempre he encontrado una maravilla ese hábito, me encantaría que lo hicieramos acá en Santiago, pero da como lata que todo mundo se te quedaría viendo como bicho raro o como en exhibición, pero también, si no se empieza a a hacer alguna vez, nunca va a ser visto como algo normal.
    Podríamos empezar ahora, o no???

Dejar una respuesta