¿Educación sexista?

36

 The image “http://zancada.com/wp-content/imagenes/ninos.jpg” cannot be displayed, because it contains errors.

Por Cathy

A propósito de un articulo que salió en la Revista Mujer de La Tercera, el domingo 6 noviembre, Hijos de su madre, de una psicóloga norteamericana, Peggy Drexler, quien dice que los niños formados sólo por la madre son mas autónomos, centrados, –lean el artículo completo, que está interesante– me volvió una pregunta que se siempre me ha dado vueltas y nunca nadie me la ha podido responder. Se trata de por qué creemos que a los hombres hay que construirles una identidad masculina.

Yo creo que, efectivamente, la educación es sexista y a favor de la mujer; a nosotras nunca nos dicen cuando chicas: eso no se hace porque es de hombre. Tenemos plena libertad de jugar con muñecas y también de jugar fútbol, o a las bolitas o con las herramientas del papá. Después, si una arregla un enchufe, es chora porque se las arregla sola y a nadie se le ocurre pensar que cuando grande va a ser ahombrada o poco femenina. A nosotras nadie nos repite sin cesar "eso no lo hace una mujer", como sí se lo repiten a los niñitos si por casualidad se les ocurre jugar a las muñecas con su hermana, o si tienen curiosidad por saber como se cose un botón ¡horror!, “este niño va a ser gay” es lo que piensa todo el mundo.

Entonces, los pobres niños están siempre bombardeados por "eso no es de hombres", "los hombres no lloran", pero sí deben ser buenos para los puñetes, para el fútbol, ojalá desde chicos hablen de minas, … ¡qué carga más atroz! Quisiera pensar que eso ha cambiado, pero desgraciadamente creo que no, por eso es que el artículo que menciono al principio me pareció interesante, porque al postular que los hijos (hombres) son emocionalmente más centrados cuando son educados sólo por su madre, nada más, y sin padre presente en la casa , me hizo replantearme mi incógnita de siempre, aunque yo pienso que la presencia del papá es fundamental para el niño (o niña).

¡Qué difícil es ser padres! Aunque todo se hace con mucho amor… Por eso que mi abuela decía que tener nietos era lo mejor: “Puro amor sin ninguna responsabilidad. ¡Para eso están los padres!”

COMPARTIR
Artículo anteriorUn cafecito
Artículo siguienteArribo en Roma

11 COMENTARIOS

  1. yo leí una vez en alguna parte que ya no me acuerdo cual era, un tipico estudio de la universidad de “no-se-que-sigla” en el cual habian dejado a una cantidad de niños y niñas pre-esoclares jugar con lo que quisieran, o incluso, le habian ofrecido muñecas a los hombres y camiones a las niñas. Y el resultado fue: los hombres se inclinaban mas hacia juguetes tipo camiones y las niñas hacua juegos mas maternales o femeninos. Por lo tanto concluyeron que la educacion no influye en las preferencias de cada niño.

    A si que creo que no es necesario decirle a un niños “eso es de hombre”, el ser hombre lo lleva en los genes. Y si no lo trae, bienvenido será un hijo gay.

    Ademas los hombres si lloran. Los tontos no lloran.

  2. sí, es cierto. pero también es verdad que las mujeres tenemos más libertad para hacer lo que queramos (en general no?), vestirnos con lo que se nos ocurra, trabajar en lo que se nos antoje (o no hacerlo), estudiar lo que nos venga en gana. y en eso nuestros compañeros hombres no corren la misma suerte. culturalmente están condicionados a un montón de cosas que los reprimen y ahí es que aparecen las voces de “pórtate como hombre”
    si vivieramos en una sociedad matriarcal sería tan diferente todo…

  3. Todo aquello que restringe a los hombres y se da por sentado como una libertad en las mujeres se compensa cuando llega la preadolescencia y las mujeres deben ser “señoritas castas” y los hombres tenemos todas las libertades sociales al respecto. Ahi nadie nos enseña a tener una identidad femenina del recato.

  4. es cierto, pero yo no diría “se compensa” porque no estamos viendo quién gana en las represiones o libertades impuestas. por favor, don pepet…

  5. yo no lo veo tan así… de hecho me parece que durante la adolescencia es cuando lo imposición de ser bien machito se vuelve más dura, debido a que esa exigencia, durante esa edad, viene impuesta por los mismísimos congéneres.
    es en la adolescencia, en las primeras fiestas de curso, adentro del camarín de las clases de gimnasia, que toda la boludez por el niño “bien hombre” se vuelve más terrible.
    hace poco hablé de estos con algunos amigos y me confirmaron lo duro que puede resultar a un chico ser “poco hombre” durante la adolescencia, sobre todo cuando se está en los clásicos colegios de puros hombres donde las imposiciones vienen de tus mismo compañeros, del bacán de la clase.

Dejar una respuesta