La muerte buena onda

Publicado el Viernes 21 de octubre de 2005 | 29 comentarios | Archivado en : DECORACIÓN, DISEÑO

Altar
Por Paty Leiva

Se acerca el día de muertos (el 1 de noviembre) y si en algún lugar la muerte es fiesta, ese lugar es México. Ese día, los vivos recuerdan y celebran a sus muertos, rindiéndoles una especie de homenaje al recordar su existencia junto con sus gustos por los placeres de la vida.

Seguramente han visto esas clásicas caricaturas de “la calaca”, la mismísima muerte en forma de clavera en los grabados que hizo el célebre José Guadalupe Posada alrededor del año 1900.

Esta alegre manera de conmememorar a los difuntos es muy interesante y entretenida. La diseñadora Natalia González de la Universidad Finisterrae incluso se mandó una tesis sobre “El día de muertos”, ahí pueden encontrar una amplia investigación si se interesan por el tema. Hay hasta comida especial para ese día. Así como hacemos el pan de pascua para la navidad, en México se prepara el “pan de muerto”. Es como un bizcocho más bien seco y azucarado. Rico. Si se quieren afanar, en este link encontré una receta bastante clara, pero si prefieren comprarlo hecho, encárguenlo a Chayo y Emilio, que hacen antojitos mexicanos a pedido y te los van a dejar a la casa (tels. 2438516, cel. 09 8428452).

Debido a lo familiares que son para mí todas las tradiciones de ese país que tanto quiero, todos los años pongo un altar en mi oficina, adornamos un rincón con papel volantín picado de colores, las fotos de nuestros muertos, velas, calaveras de azúcar, flores y todo tipo de ofrendas (cigarros, comida, música, trago, etc.). Lo más importante es dejar servido un vaso de agua, “porque vienen con sed del más allá”. Y es super choro porque todos traían sus fotos de la abuelita, de los parientes, del perrito, e incluso habíamos incorporado a las fotos de la Víctor Jara, Carola Fadic, Luca Prodan, Bolaño, Jim Morrison, Bob Marley, Kurt Cobain, Robert Palmer. A Elvis no lo pusimos, porque Elvis no ha muerto.

No se si este año lo ponga, porque donde antes trabajabamos 10 personas, ahora trabajamos 2, y de hecho en las tardes me quedo yo sola… mmm, bueno, me quedaría con ellos…. mmm, bueno, por eso no se si lo ponga. Me fascina esta visión de la muerte, me parece sana y lúdica, pero el respeto no se lo pierdo por nada del mundo.

Deja tu comentario